El discreto encanto de la disidencia

Por Venezuela Real - 15 de Junio, 2006, 15:34, Categoría: Política Nacional

Por Elizabeth Ostos


Especial para El Nuevo Día. Tras sus reuniones con George W. Bush y con Condoleezza Rice, María Corina Machado sabe lo que es ser temida y acosada por el autoritarismo de Hugo Chávez.

"Porque queremos vivir en libertad y en democracia, estamos arriesgándolo todo" (Omar Veliz/ Especial para El Nuevo Día)

 CARACAS - Hace cuatro años pocas personas conocían a María Corina Machado. Ni en Venezuela ni fuera de este país sudamericano. El torbellino político criollo la catapultó a la fama, junto a un grupo de jóvenes profesionales, en su mayoría ingenieros, quienes fundan la asociación civil "Súmate".

 Precisa y concreta, María Corina dice que esta agrupación nace en el año 2002, momentos en los cuales la democracia de Venezuela languidecía. "Sin experiencia política previa, un equipo de profesionales, a iniciativa de un amigo, Alejandro Plaz, nos organizamos en torno a cómo bajar la fuerte presión que había en el país en aquel tiempo... Sentíamos una angustia profunda pues la creciente tensión social que había en nuestro país debía ser canalizada y, si no se hacía, podía generar violencia y enfrentamientos".

 Y precisamente, el bajar los niveles de conflictividad política y social era la tarea inicial de los fundadores de "Súmate". ¿La herramienta? La Constitución bolivariana de Hugo Chávez, el controversial presidente venezolano. "Las válvulas que permitían, en aquel momento, drenar la presión social en mi país estaban, precisamente, en la Constitución, promulgada en 1999 la cual incorporaba una herramienta de participación ciudadana poderosísima: la convocatoria a referendo mediante la iniciativa popular", relata María Corina.

 Así surgió "Súmate", como movimiento ciudadano que organizó la recolección de firmas entre el universo electoral local, primero para convocar a un referendo consultivo, otra novedad de la Carta Magna, y que pretendía preguntar a los venezolanos si estaban de acuerdo con la permanencia de Chávez en el poder. Este esfuerzo fue el primer eslabón de la cadena que hizo la conexión entre la organización y miles de ciudadanos descontentos con su gobernante. Las autoridades electorales rechazaron esta iniciativa, al argumentar que la normativa sobre los referendo no estaban reglamentadas.

 Sorteando impedimentos de tipo legal, los fundadores de "Súmate" organizaron un equipo nacional a la espera de la normativa del revocatorio presidencial. María Corina y Alejandro Plaz asumen la vocería pública de la organización, mientras un voluntariado prepara la logística de la nueva recolección de firmas, a principios de 2004.

 "Soy ingeniero industrial y ejercí mi profesión en una empresa automotriz, como personal de planta. Luego me integré como voluntaria durante ocho años en la creación y gerencia de una asociación sin fines de lucro llamada "Fundación Atenea", en donde atendíamos a niños en situación de abandono, maltratados o separados de sus familias temporal o definitivamente. Luego, me integré a la organización", dice Machado.

 Conocida es la historia de las 3,400,000 (la ley exigía 2.5 millones) que recolectó "Súmate". Más del 45% fueron objetadas por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, por presuntas irregularidades de forma y de fondo. Nuevamente se activó el voluntariado y a fuerza de persistencia se logró convocar el referendo revocatorio al mandato de Hugo Chávez.

 El desenlace de este proceso forma parte de la historia política latinoamericana: el dudoso, para muchos, triunfo de Chávez, la discriminación y persecución a los firmantes, el acoso judicial a la disidencia, la estabilidad basada en la mano dura...

 La oficina de Machado, ubicada al este de Caracas, es un torbellino. Son las 10 de la mañana y ya ha sostenido varias reuniones de trabajo.  Su espacio personal está tapizado de fotos familiares y algunas de las muchas caricaturas que le ha dedicado la prensa. Varias de ellas hacen alusión al cerco judicial al cual está sometida la directiva de la organización, a propósito de la apertura de un juicio penal por traición a
la Patria.

 "Este
juicio está pendiente y además hay cuatro nuevas acusaciones en nuestra contra. Suponemos que seguirán surgiendo; para nadie es un secreto que en Venezuela se ha criminalizado la disidencia y se está  usando al sistema judicial como un mecanismo para intimidar y perseguir. Pienso que el presidente Chávez no necesita tener a cinco mil presos en las cárceles de Venezuela. Con tener a algunas personas emblemáticas presas o perseguidas dentro y fuera del país logra ese efecto de atemorizar al resto de la población. Definitivamente, en Venezuela hay miedo de protestar, de disentir y hasta de expresar una opinión contraria al Gobierno", dice, convencida, María Corina.

 El grupo enfrenta una posible de 16 años si es culpable de conspiración para la destrucción la forma republicana de Gobierno. Al respecto, la líder civil señala: "Esta organización recibe donativos de instituciones de todo el mundo. Estamos siendo juzgados por el financiamiento que nos dio el Fondo Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), entidad que recibe fondos del Congreso de los Estados Unidos. Son $31,000 que invertimos en dictar 24 talleres para educación ciudadana. Todas nuestras pruebas y la documentación que demuestra esta inversión, detalladamente, fue rechazada en los tribunales penales".

 Machado reconoce que tiene miedo de ir a la cárcel, -"¿quién no tiene miedo en la Venezuela de hoy?", reflexiona en voz alta, - al tiempo que sostiene: "Yo creo que alguien que ame la libertad no puede estar preparado para perderla. Precisamente porque queremos vivir en libertad y en democracia en "Súmate" estamos arriesgándolo todo. Yo tengo tres hijos, una niña de 14 años y dos niños de 12 y 11 y ellos son la principal razón para seguir luchando, quiero que ellos crezcan en mi país, que vivan en una nación libre, en donde todos tengan las  mismas oportunidades y puedan vivir en paz".

 Se emociona al máximo cuando dice que siente una enorme culpa cuando en algunas ocasiones no ha estado al lado de sus hijos en momentos importantes: reuniones en la escuela, fiestas, en los partidos de fútbol, en visitas al médico. "Les he explicado que esto forma parte de mi trabajo y que luchamos por la democracia y al mismo tiempo ellos ven que su mamá es acusada de conspiración, entonces ellos se preguntan, '¿por qué a ella? ¿por qué a mi mamá?' Esto me genera angustia y preocupación. Siento una gran presión".

 En estos momentos, el equipo que lidera María Corina Machado se prepara para otra quijotesca tarea: unir a los 16 (hasta el presente) candidatos de oposición a la presidencia de Venezuela, en torno a unas elecciones primarias. "Según las encuestas de opinión pública, los venezolanos, todos, quieren vivir en armonía, en un ambiente de inclusión social. Además, quieren un nuevo liderazgo distinto al de Chávez, sin que esto implique volver al pasado. En el ámbito opositor, siete de cada 10 entrevistados exige a un líder único para contraponerlo al actual presidente en los comicios de diciembre de este año y el mejor método de escogencia es la convocatoria a unas elecciones primarias".

 Señala que desde hace varios meses "Súmate" ha recibido la presión de diversos grupos de la sociedad civil para que se organice la logística de unas primarias. "Es la única manera de seleccionar a un candidato único que pueda exigir, con fuerza, a las autoridades comiciales de Venezuela la organización de elecciones limpias. Aquí el voto no es secreto y nosotros tenemos pruebas para demostrarlo. El sistem electoral de este país no es transparente y la normativa que existe no se respeta. En una democracia no es suficiente que existan elecciones; hay que hacerlas pulcramente y esta legitimidad de origen debe mantenerse en el ejercicio del poder. Una democracia debe respetar a las minorías y a los disidentes; esto no pasa aquí".

 "¿Qué si Chávez nos tiene miedo?", responde, sorprendida, María Corina. "Ni a mí ni a "Súmate". Creo que el presidente le tiene terror a los ciudadanos organizados: a los sindicatos, a los gremios, a los medios de comunicación, a la Iglesia. Por eso son obstáculos a los que hay que destruir. La persecución y las agresiones contra iniciativas claramente democráticas nos dan más razones para seguir trabajando. Lo importante de todo esto es, como decía mi papá, que podamos dormir tranquilos y para eso se requiere de una conciencia tranquila y yo la tengo, así como todos los integrantes de esta organización. Sabemos que estamos haciendo esto por nuestro país, por nuestros principios y obviamente por nuestros derechos. En "Súmate" queremos construir democracia y es absolutamente falso que queremos derrocar a Chávez; él no es nuestro referente porque nuestro trabajo lo proyectamos a largo plazo".

 Con modestia asegura que, para nada, se siente una celebridad en Venezuela, aún cuando no pueda hacer muchas de las cosas que antes hacía, "me encantaba subir el cerro (montaña) Ávila de Caracas y hacer ejercicios. Tengo demasiado trabajo pendiente. El poco tiempo libre que me queda se lo dedico exclusivamente a mis hijos".

 También aclara que no quiere ser presidenta de Venezuela: "Lo he dicho claramente. Ese no es mi rol. Yo soy María Corina Machado, una ciudadana más, soy una profesional y madre que quiere vivir en democracia y aportar todas sus posibilidades, su experiencia y energía en favor de la libertad de su país. Quiero vivir en Venezuela y quiero que mis hijos crezcan aquí. No me voy a ir".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog