¿Estado democrático?

Por Venezuela Real - 22 de Junio, 2006, 11:36, Categoría: Política Nacional

Luis Ugalde
El Nacional - Jueves 22 de Junio de 2006

Venezuela es definida es el artículo 2 de la Constitución como un Estado democrático con pluralismo político, pero hay serias pruebas de que desde el poder se avanza para que deje de serlo. El mismo Presidente hasta el año 2031, o "hasta que la muerte nos separe" (más que Juan Vicente Gómez, pero menos que Fidel Castro) ; cambio de Constitución en 2007; la Ley de Cooperación Internacional (grave), la de educación estatista a las órdenes del partido-poder; otras leyes en el área de la cultura, de la economía etcétera. La lista es larga y comprende las diversas áreas destinadas a controlar todo desde el partido-poder. Actos judiciales de persecución política. ¿Seguiremos siendo Estado democrático con pluralismo político? En las elecciones y más allá, éste es el debate y la decisión en los próximos 12 meses.

La línea divisoria entre democracia plural y totalitarismo es el lugar y tratamiento que se reconoce a quienes no están en el poder. Para los totalitarios de todos los tiempos los demás son cucarachas que pueden tolerarse o ser aplastadas, según convenga. Para ellos la Constitución es un obstáculo, porque subordina el Estado a la defensa de "valores superiores" como son "la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad individual y social, la preeminencia de los derechos humanos, la ética pública y el pluralismo político".

El partidopoder quiere una nueva Constitución donde él (a nombre del Estado) esté por encima y por delante de todo, sin las debilidades "pequeño-burguesas" de la Carta Magna bolivariana. Ya los cinco poderes públicos son uno, en un concierto de sumisión y adulancia sin rubor. Las disidencias dentro de quienes apoyan al Gobierno se resuelven mirando al dedo de arriba y se acallan demonizando al disidente y fusilándolo moralmente.

El miedo, como densa niebla, sigilosamente va bajando de la montaña, cubriendo todo y penetrando hasta las casas. De ciertos hechos, incluso entre quienes parecen incondicionales del régimen, sólo se habla en voz baja y con los de mayor confianza. No tanto como lo que experimenté en Cuba hace 25 años, pero ahí vamos.

A partir de cierto punto de la concentración del poder, el pensamiento democrático irrita, y todo lo que sea opinión plural es un delito contra la verdad y la suprema causa oficial. Ya no se admite que puede haber diversos puntos de vista sobre temas discutibles.

Quien piensa distinto es lacayo del imperio, un vendido que no tiene derechos y sólo existe por un permiso temporal. Todos tienen que arrodillarse a beber en la única fuente estatal de vida: trabajadores, universidades, iglesias, empresas, medios de comunicación, educadores...

Quien siga pensando, haciendo y discutiendo por cuenta propia, será criminalizado y le pasarán factura; así en los demás avanzará la "sensata" autocensura y crecerá la necesidad de autoengañarse pensando "que pasar agachado" es más "sabio" que buscar pleitos con el poder. Hay miedos y silencios en las iglesias, en las empresas, en las universidades, en los medios de comunicación social, en los seguidores del Gobierno, en los pobres que mañana pueden ser sapeados" a causa de algún suspiro desahogo "indebido," y quedar sin la limosna gubernamental que necesitan para sobrevivir. Todos están empujados a ocultar rabia, humillación y coraje reprimidos, a inclinar la cabeza y a fingir fidelidad. Esta lógica lleva al poder a organizar las elecciones presidencias de manera no democrática, pero guardando las apariencias.
Este juego no es monolítico y no está cerrado, pues hay gente democrática en el gobierno y en la oposición, pero la niebla avanza silenciosamente penetrándolo todo: las leyes y las vidas.

El año 2006 puede ser, lamentablemente, un año electoral sin elecciones.

No entendemos que, en este clima de miedo, gente inteligente y bien intencionada defienda una elección primaria en la que ir a votar significa identificarse públicamente como opositor.

Creemos que la mitad de los empleados públicos y de los habitantes de La Vega o de Catia son opositores, pero es lógico que ni 10% de ellos (ni de los empresarios y profesionales dependientes) va a arriesgar su trabajo o contratos. Luego de la aplicación de las criminales listas de Tascón y Maisanta hay más miedo y sentido de riesgo.

  
¿Qué será de la oposición si por este miedo van a votar en julio menos de medio millón?

Borges, Petkoff y Rosales han tenido el mérito y acierto de hablar juntos al país y no pelear con los otros de la oposición.

No están en juego sólo unas elecciones, sino la vida y el futuro de la democracia plural y éste es el tema de campaña que une, y todos deben orientar más explícitamente sobre la gravedad del momento actual y la preocupación de 2007. ¿Habrá condiciones democráticas básicas para las elecciones? La unidad de los tres y de los otros está en liderar al país en un año de encrucijada donde nos jugamos un modo de vida y de libertad política. Es hora de dejar de servir a la derrota democrática con críticas cómodas a los "políticos", sin hacer nada. La campaña hasta el final será de evaluación de la gestión gubernamental, y, sobre todo, de decisión entre dos modos de sociedad y de vida: con Estado democrático y pluralismo político o con todo el poder concentrado en el Estado de partido único controlador de toda libertad.


 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog