Desvergüenza electoral

Por Venezuela Real - 21 de Julio, 2006, 10:51, Categoría: Electorales

Gerardo Blyde
El Universal
21 de Julio de 2006

EN COLOMBIA se aprobó una Ley de Garantías Electorales que prohibió al presidente/candidato Uribe utilizar el poder y los recursos públicos para su campaña a la reelección. En Brasil a Lula se le prohibió participaren la inauguración de cualquier obra pública durante los meses que dure la campaña electoral en la cual aspira ser reelecto. En Estados Unidos al Presidente se le prohíbe usar los bienes públicos cuando se presenta a la reelección; incluso su comando de campaña debe sufragar los costos de su movilización tales como el combustible del avión presidencial o cualquier otro gasto en que se incurra durante la campaña electoral para la reelección. En Venezuela el ministro de Información tiene la cachaza de decirnos a los venezolanos que él presidente seguirá participando en todos los actos de inauguración de obras que se realicen durante la campaña electoral; que su programa dominical, pagado con el dinero de todos los venezolanos y transmitido a través de la señal del canal estatal, no constituye ningún ventajismo y que luego que el presidente Chávez regrese de su periplo por medio mundo, continuará sus emisiones durante toda la campaña.

LUEGO QUE TODOS hemos visto cómo en toda oficina pública se disfraza a cada funcionario con la respectiva franela roja y la inscripción tanto del apellido presidencial como de la frase "diez millones"; luego que vemos que en varios edificios públicos se coloca de manera descarada una foto gigante con la cara del Presidente; luego que no hay actividad del gobierno que no se use para hacer promoción del candidato que aspira a la reelección, por sólo recordar algunos ejemplos, el mismo ministro nos informa que las finanzas de esa campaña (que comenzó hace meses) será sufragada por rifas y contribuciones especiales de amigos. Nunca nos habían visto a todos tamaña cara de pendejos como en esta ocasión. Ante tanta evidencia que a diario se exhiben todos los medios, en todas las oficinas públicas, en cada calle o carretera de nuestro territorio, ante el grosero uso de los recursos públicos para favorecer al candidato a la reelección, merecíamos un mínimo de respeto del ministro Lara al que guardar un discreto silencio hubiera bastado. Ya es muy fregado ver a diario todo este abuso, bajo la inacción complaciente de la Contraloría General de la República, como para tener que calarnos que nos restrieguen lo imbéciles que este gobierno nos considera a todos los venezolanos.

¿CUANTOS JUICIOS adicionales a los que ya tienen se les habrían abierto ya a Leopoldo López o a Henrique Capriles si se les hubiera ocurrido uniformar a los empleados municipales con los colores de Primero Justicia, o colocar un foto-afiche de Julio Borges del tamaño de siete pisos en alguno de los edificios municipales; o a Juan Fernández, el alcalde de Los Salias, si se le ocurriera colocar una ceja gigante en la carretera Panamericana sobre el edificio de esa alcaldía; o quizá a Gustavo Marcano se le ocurriera invitar a Borges a acompañarlo en cualquier acto en donde inaugure cualquier obra en Lecherías, municipio del cual es alcalde? ¿Cuántas inhabilitaciones más les hubiera dictado Russián? ¿Cuántas imputaciones por peculado o malversación de fondos públicos hubiera ordenado Isaías?

ES CIERTO QUE EXISTE un completo silencio constitucional respecto de si el Presidente debe o no separarse del cargo mientras está en campaña electoral; es cierto también que la Ley del Sufragio nada dice al respecto, y nada podía decir porque cuando fue redactada no existía la reelección inmediata. Pero no es menos cierto que cualquier campaña electoral reclama equilibrio, reclama pulcritud en su financiamiento, reclama no utilización ni de recursos públicos ni de funcionarios públicos en la misma. Este gobierno ha mezclado los recursos públicos con los recursos del partido; ha mezclado a los funcionarios públicos (como el ministro) con los cargos del partido y la vocería del partido. Ya no se sabe cuándo declara el partido MVR o cuándo lo hace el gobierno. Terminaron siendo la misma cosa: todos, partido y funcionarios, pagados con el dinero de todos los venezolanos. En la campaña, ¿el ministro Lara será vocero del candidato o vocero del gobierno? Y la misma pregunta la podemos hacer para cada funcionario que cobrando un sueldo público se lance a hacerle campaña a Chávez para su reelección.

Allí están vigentes las normas penales que señalan que los bienes públicos no pueden ser malversados, y ello incluye a Venezolana de Televisión, a Radio Nacional de Venezuela, a los recursos presupuestarios asignados para campañas institucionales a cada ministerio , gobernación, alcaldía, instituto autónomo u oficina gubernamental, y también incluye el salario que cada funcionario público devenga para cumplir su trabajo que no es hacerle campaña a Chávez. Al menos guarden un apenado silencio, bajen la mirada con alguna vergüenza y no nos crean tan desgraciadamente ignorantes como para aguantar tanto.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog