El Hacedor de la paz

Por Venezuela Real - 26 de Julio, 2006, 11:17, Categoría: Política Internacional

Paulina Gamus
Venezuela Analí­tica
26 de julio de 2006

La modestia y la capacidad de medir las proporciones del ridículo sonfacultades que cada vez se alejan más del presidente Chávez. Creerse unsuperdotado es en muchos casos arrogancia, sobreestimación, pero propalarloa los cuatro vientos es síntoma de que algunas tuercas están flojas.

¿Imagina alguien a George W. Bush, el presidente del país más poderoso delmundo, anunciando que viajará a unos cuantos países para conseguir la pazmundial? Pero el jefe de Venezuela no se va por lo bajito, acaba de emprender unviaje del que supuestamente regresará con una corona de olivo en la testa ycon una paloma de la paz -de oro- en las manos.

Veamos como ha sido el preámbulo de esa gira triunfal en pro de la paz delmundo. Para hacerle la competencia y dejar varios kilómetros atrás a KofiAnam, el presidente Hugo Chávez ha dado pasos de vital importancia: hainvitado a Venezuela (y ha pagado sus gastos con nuestros dineros) arepresentantes partidos comunistas de cincuenta países. Es decir que elgobierno se autocalifica o se cuadra con la ideología comunista, lo que sinduda lo aleja de una cantidad de naciones democráticas del mundo actual.

Comunismo y democracia son como vinagre y aceite. Casi al mismo tiempoVenezuela, gracias a los méritos acumulados, ha sido admitida comoobservadora en la Liga Árabe. Aparte de la numerosa colonia de ese origenque vive en el país, desconocemos cuáles son las coincidencias entreVenezuela y los países que conforman esa Liga. Aunque ahora que recordamosalgún iluminado del gabinete se refirió hace un tiempo, a los ocho siglosque los árabes dominaron a España y a lo mucho que se les pegó de esacultura a los venezolanos descendientes de conquistadores españoles.

Semanas antes el Presidente anduvo por África explicando a los mandatariosde ese sufrido continente, los vínculos que nos unían y como es natural lomucho que debíamos odiar a Estados Unidos. Como Chávez hace un manejo suigeneris de la historia, no se le ocurrió ni rozar a los países europeos quecolonizaron al África y que son en gran parte responsables de los sufrimientos que hasta hoy padece.

Cuando ya estaba a punto de lanzarse a su epopeya pacifista, estalló elconflicto armado del Estado de Israel contra el movimiento terroristaHizbollah, asentado desde hace décadas en el Líbano. El presidente Chávez seextrañó en una primera alocución -nada menos que ante el estamento militar-de que Israel reaccionara de manera tan contundente por apenas un soldadosecuestrado. Hizo entonces la comparación con los secuestros que realizanlos grupos terroristas colombianos: ¿acaso si uno de esos grupos secuestra aun soldado venezolano vamos a bombardear a Colombia? La manipulación de loshechos y la ignorancia forman una mezcla altamente venenosa. En primer lugarno es un soldado, son decenas de venezolanos los que han sido secuestradospor los narcoterroristas colombianos sin que el gobierno mueva una paja.

Esos grupos son dueños y señores, hacen y deshacen a sus anchas en diversasciudades fronterizas y el gobierno tampoco mueve una paja. Secuestran ymatan a la hija de un coronel del ejército y el silencio se cierne sobre elcaso, ni la familia pide justicia.

La vida de un soldado israelí tiene el mismo valor que la vida de cualquierotro ser humano, la diferencia -y eso es algo que ni Chávez ni muchos otrospueden comprender- estriba en que cada joven israelí, hombre o mujer, estáobligado a ser soldado tres años de su vida. Por consiguiente cada familiaisraelí tiene cuando menos a uno de sus miembros cumpliendo servicio militarEn un país tan pequeño es imposible que el dolor de los padres que pierdena su hijo secuestrado o muerto en combate, no afecte a los demás.  Y estonos conduce al valor de la vida humana en Venezuela. Cada fin de semana losmedios, con las limitaciones de la censura, informan de los setenta, ochentao cien muertos por ajustes de cuentas entre bandas delictivas, fuego cruzadoo enfrentamientos con policías. Esos muertos, pobres en su gran mayoría ycasi todos adolescentes, no tienen rostro, ni nombre. Basta con catalogarlos como delincuentes o azotes de barrio para que haya una suerte de asentimiento general a sus asesinatos. Nunca se sabe quiénes fueron los asesinos, nunca se informa sobre qué hacen los fiscales y  jueces en esos casos, son muertos sin dolientes. Jamás en sus siete años de gobierno, Chávez ha dicho una sola palabra sobre esa matazón que ya forma parte del paisaje nacional. ¿Puede creer alguien que los civiles que han perdido la vida en el Líbano le duelen más que estos compatriotas que mueren todos los días? Y, por otra parte ¿a quién se cree que irán dirigidos los disparos mortales de los fusiles Kalachnikov, recién importados por el gobierno para ser entregados a las milicias juveniles?

Después de esa primera alusión a una guerra que ha sido provocada por elgrupo terrorista Hizbollah y que se desarrolla entre ese grupo y un Estadosoberano y democrático, como es Israel; han sido otras cuatro o cinco lasveces que Chávez ha expresado sus opiniones condenatorias de Israel, nacióncon la que Venezuela mantiene relaciones diplomáticas. Esto ha dado pie,como siempre, a que los loros parlanchines que lo rodean vayan mucho másallá. Los medios de comunicación oficiales y oficialistas, periodistas delproceso, conductores de programas de opinión, periódicos y pasquines,cómicos de pacotilla, alcaldes que no son capaces de tapar un hueco nirecoger una bolsa de basura; se han lanzado al alimón en una campaña deimproperios y calumnias contra Israel, con saña cargada de odio antijudío.

Usan la palabra sionista como si fuera un insulto para cubrirse con lamáscara del antisionismo, cuando sionismo es el movimiento de liberaciónnacional del pueblo judío que hizo posible la creación del Estado de Israel¿Cómo se puede entonces ser antisionista y no ser antijudío?

Nunca, ni en las más pavorosas pesadillas pudimos imaginar que semejanteconducta podría provenir de un gobierno venezolano. Los grupos extremistasque abrigaban esos sentimientos y los difundían, en los años 70, eran unaminoría que hacía un daño limitado. Ahora son gobierno y desde allí mueventodos los hilos y recursos del poder para desatar esa campaña sistemática deodio cuyas consecuencias son impredecibles.

¿Esa es la paz que buscará Chávez en su gira internacional? ¿La del apoyo a Hizbollah cuyo objetivo central es destruir a Israel? ¿La del respaldo al presidente Ahmadinejad de Irán, quien cada dos por tres amenaza con liquidar a Israel? París bien valía una misa, pero parece que un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU requiere de mucho más: de una alianza con el lumpen de las naciones.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog