"En tiempos de acuerdos el país ha caminado mejor"

Por Venezuela Real - 27 de Julio, 2006, 17:16, Categoría: Salud

Elizabeth Araujo
Tal Cual
27 de Julio de 2006

Coautor, junto a 34 investigadores, del libro Venezuela: un acuerdo para alcanzar el desarrollo , Marino J. González, investigador y profesor de la USB, cree que llegó la hora de que el gobierno asuma el rol dialogante y acoja las propuestas de otros sectores de la sociedad, aun cuando no coincidan en el modo en que debe crecer el país.

– ¿Cómo nació el libro?
¿Tenían clara la idea de investigar los problemas y concluir en una suerte de informe que inspirara debates y propuestas al país?
– Hace seis años, profesionales de varias disciplinas nos reunimos para buscar salidas a problemas como la pobreza y la sostenibilidad del desarrollo. En ese primer acercamiento coincidimos en tomar un tema que fuese importante para el país y al que pudiéramos dar respuestas, dada la experiencia en investigaciones previas. Surgió la idea de debatir cómo reformar la seguridad social; se incorporaron expertos de UCAB, USB, UCV, y salió una publicación que se presentó al país. Alguien preguntó: ¿por qué no damos otro paso y nos plantearnos temas generales desde la perspectiva de las soluciones? Así, en 2002 convocamos a un grupo más amplio de especialistas y empezó el dialogo que duraría meses y hasta años, en torno a varios ejes de coincidencia, siendo el principal que cualquier cambio que ocurriese en Venezuela tenía que ser en democracia.

– ¿Para qué un acuerdo social?
– Eso es lo novedoso: este acuerdo social surge del ámbito académico-técnico, con profesionales de distintas áreas, comprometidos con la docencia, la investigación o la asistencia técnica. Gente con participación pública, convencidos de que en las épocas en que Venezuela ha caminado mejor es cuando hemos estado de acuerdo. Cito dos ejemplos del siglo XX: el de 1936-1948. En 1936, saliendo de la dictadura de Gómez, se da lo que se llamó el Plan de Febrero, que tenía mucho que ver con la reconstrucción política del país. Pese a que el PCV estaba proscrito, hubo un clima de apertura, nacieron los partidos y el país maduró desde el punt! o de vis ta institucional. El otro momento fue a partir de 1958, muy condicionado por los errores del trienio y la dictadura de Pérez Jiménez. Allí hubo un acuerdo de partidos, en consenso con la Iglesia, el sector empresarial y sindical, que dura prácticamente dos décadas (6070). Ese es el valor del libro Venezuela: un acuerdo para alcanzar el desarrollo, porque trata de poner sobre la mesa iniciativas que permitan y favorezcan esos acuerdos.

– Estas propuestas van dirigidas al Estado como al sector privado. ¿Esperan en verdad que sean recibidas y aplicadas?
– Creemos que un gobierno democrático, que respete las ideas de los demás y se esfuerce en mejorar la calidad de vida de la gente, debe ser actor de primer orden de un acuerdo político. Aunque estamos preocupados porque sentimos que la actual administración, de alguna forma, no ha asumido este rol. Al contrario: en los países donde hay un mayor desarrollo democrático, son sus gobiernos los que convocan a la sociedad a debatir los grandes contenidos de la política pública. Las fuerzas políticas, económicas, sociales, académicas, todos los sectores organizados deben participar en este acuerdo. Por eso insistimos y seguiremos insistiendo en que para que eso ocurra, deben estar todos.

– En su caso, el área de estudio fue la salud, tema emblemático en la crisis social del país. ¿Cuáles son para usted los errores (de éste como de los anteriores gobiernos) más frecuentes y más costosos en ese tema?
– En el capítulo que me corresponde, analizo las reformas del sector. Los sistemas modernos de salud son aquellos que garantizan un adecuado servicio, indiferente de si la gente trabaja o no, si nació en otro país o si posee determinada condición social o económica. En! 1936, c uando se planteó este asunto, se optó por el modelo que da prioridad a las personas que trabajaban en el sector formal y se creó en 1944 el Seguro Social. Pero ¿qué pasó? Se separó, en los que eran financiados por la seguridad social y quienes recibían servicios a través del Ministerio de Sanidad. Esa diferencia es la que se trata de evitar en todos los países. La Constitución actual le da al gobierno posibilidad de integrar ambos financiamientos.

En el artículo 85, se establece que el financiamiento de un sistema de salud debe ser tanto fiscal como contributivo. Ya vamos para siete años y esa reforma no se ha hecho; sigue en discusión. Si se aprobara esa reforma produciría tres efectos perversos: primero no resolvería el tema financiero: el gobierno está pensando en un sistema de salud para sólo 20% de la población. Segundo: se elimina la descentralización de salud, que en los 90 constituyó un gran avance. Tercero, muy preocupante en esta ley, es que crea una institución pública que manejará todo el conjunto del servicio público. Para que podamos tener una reforma de salud coherente, debemos examinar este punto: ver hacia dónde van los financiamientos; que se respeten los avances en descentralización y que haya diversidad en las opciones para que la institución pública pueda concretar o vincular servicios que tengan diversas vías de prestación, tanto privada como pública.

– ¿No se arriesgan a que esta investigación sea vista como propuestas que provienen de la oposición, como una suerte de programa social en paralelo?
– En todo país democrático, moderno, las propuestas que se hacen para el debate deben ser tomadas en cuenta por el Estado; analizadas, discutidas, tomar de ellas lo que sea positivo, lo que ayud! e a mejo rar situaciones que deben ser mejoradas.

Hablamos de servicios en los cuales la conducción es fundamentalmente pública. Son ideas que deben motivar en las autoridades, en responsables en cualquiera de los niveles, el diálogo para establecer puentes. El ideal de querer una sociedad en desarrollo pasa por ver sentados en la misma mesa al Estado, fuerzas políticas, universidades y organizaciones prestadoras de servicios. ¿Para qué? para ver si la inversión publica que se está haciendo es efectivamente utilizada, si responde a los problemas planteados, si están mejorando los servicios, si generan mayor calidad. Ese es el tipo de acuerdo que hay que explorar. Llamar a las universidades y demás organizaciones que hagan en conjunto planteamientos técnicos o políticos que ayuden a resolver los problemas.

En esto consiste este acuerdo social, a partir de ahora abierto para el debate y los foros públicos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog