EL BANANERO BOLCHEVIQUE ... y su rumbo totalitario

Por Venezuela Real - 31 de Julio, 2006, 10:44, Categoría: Política Nacional

Emilio Nouel V.
31 julio de 2006

Para cualquier observador medianamente conocedor de la situación políticavenezolana, no debería haber duda acerca del rumbo que pretende seguir el gobierno en lo sucesivo.     

En el Grupo La Colina, hace dos años, decíamos en un trabajo llamado "La caracterización de Chávez, el gobierno chavista y el chavismo” que el régimen en desarrollo se asemejaba a lo que algunos autores tipifican como "democracia autoritaria". El rasgo principal de ésta es que a pesar de su origen electoral, tiene una práctica contraria al equilibrio y autonomía de los poderes públicos, utiliza política y selectivamente los tribunales de justicia, exacerba el centralismo, y ahoga de manera progresiva las manifestaciones de la sociedad civil, manteniendo las apariencias de un sistema democrático. Decíamos también que aquel podía derivar hacia un modelo totalitario de nuevo cuño, en el que se combinarían un colectivismo económico marxista con un neofascismo militarista en lo político. (Por cierto, la semana pasada, en CONINDUSTRIA, F. Fukuyama hacía observaciones parecidas sobre Venezuela)

Sin embargo, el enfoque de La Colina fue criticado por los que alegaban que estábamos ya frente a un sistema totalitario, sin reparar en que difícilmente podía defenderse esta posición habida cuenta de la existencia aún de muchas libertades, aunque en creciente restricción. Lo que en aquel momento veíamos como tendencia probable, hoy parece perfilarse con mayor fuerza. Las recientes acciones políticas y económicas de cerco de la sociedad y los proyectos de leyes en discusión impulsadas por el gobierno están marcando aceleradamente un derrotero desquiciado en que quieren meternos.

A partir de una acción sostenida y calculada, progresivamente el país ha ido involucionando desde una democracia en crisis socavada y/o dinamitada en sus cimientos mediante una operación deliberada de demolición de las instituciones, hacia una suerte de autoritarismo militar fascista con tendencias cada vez más pronunciadas de estatización económica,  conculcación de los derechos humanos, imposición de un pensamiento único y corrupción del Estado constitucional de Derecho.

La velocidad de este proceso degradante de la democracia ha dependido de varios factores, entre otros: de la resistencia que el cuerpo social, principalmente, sus sectores democráticos, ha opuesto a esta deriva amenazadora y angustiosa; de las presiones internacionales, de la proverbial incompetencia del chavismo y de las distintas ópticas y divisiones a su interior.

Cuando los demócratas se han plantado unidos y resueltos ante los designios oscuros del autócrata, han retrasado aquel proceso; pero cuando por inmediatismo ha buscado atajos errática y torpemente, lo ha aligerado,  a pesar de la mediocridad imperante en el régimen. Y no han sido pocos los errores que desde estos sectores se ha cometido, propiciando mayores avances del peligro totalitario, siendo uno de los más notorios y nefastos,  el abandono de posiciones institucionales que aun siendo precarias no debieron entregarse de la forma suicida en que se hizo.

Si fueran necesarias más demostraciones de esta amenaza, allí están los discursos pronunciados por el presidente Chávez en su visita a Bielorrusia, país azotado por un tirano y un régimen fascista-comunista que se asemeja mucho al que se busca establecer en Venezuela. La sensación que tuvimos al oírlo fue la de experimentar un viaje en retroceso a las épocas de los discursos de los líderes del PC soviético bajo el gobierno de Breznev.

Definitivamente, Chávez y sus secuaces están viviendo un mundo que ya no es. El delirio ideológico militarista y guerrerista que padecen es sin duda patético. En Minks, vimos a un Chávez visiblemente excitado, en transe,  cual poseído de un espíritu -quizás el de Stalin-, que pretendía convencernos de que es mentira que el siglo XX fue el siglo del fracaso estruendoso del comunismo y el triunfo del capitalismo en todo el planeta. El siglo XX -vociferaba- "Fue el siglo de las revoluciones. De la soviética, de la maoísta, de la cubana.."

Aseguró, además, que ése socialismo no había muerto, que los ideales de aquellas revoluciones estaban más vivos que nunca, y que éstos son los que inspiran la revolución que encabeza en contra del imperialismo capitalista que lo acosa al igual que al déspota bielorruso Lukashenko.

No sabemos cómo habrá caído esta retórica anacrónica en una región que conoce en carne propia, literalmente hablando, las monstruosidades de la estafa comunista que hoy viene a ensalzar Chávez. Todo el mundo sabe,  máxime los países ex soviéticos, del fracaso social y económico de los regímenes construidos bajo la inspiración marxista que nada pudieron hacer frente a la competencia de las sociedades capitalistas democráticas y libres. Los ciudadanos que vivieron encerrados detrás de la otrora Cortina de Hierro,  no olvidan los horrores del socialismo, su miseria, la supresión de las libertades, los asesinatos y torturas en los campos de concentración. Y ahora resulta que un caudillo bananero viene a reivindicar estas atrocidades.

Rusos, checoslovacos, alemanes, polacos, ucranianos, lituanos, húngaros y  búlgaros, entre otros, al oír a Chávez deben haberse sobresaltado preguntándose si estaban en medio de una pesadilla del pasado o frente a una aparición infernal de un esbirro de aquellos que los sojuzgaron durante décadas de oprobio.

Mientras el neo-bolchevique bananero va por el mundo irresponsablemente comprando  líos que no nos incumben y que nos causaran grandes problemas, los venezolanos en general y los jóvenes en particular, seguimos de manera desenfadada enceguecidos con los espejismos del derroche de dinero petrolero fácil, la rumba y la apatía política, despreciando o eludiendo los riesgos que estamos corriendo y los peligros que se nos vienen encima.

Ojalá y ocurra un milagro de lucidez en nuestra dirigencia democrática, que le permita concretar acuerdos inteligentes, sólidos y duraderos frente a la gran amenaza que enfrentamos. Ojalá abandonemos los debates estériles, el inmediatismo y los mitos que ha alimentado parte de la oposición, para asumir con realismo y sinceridad las exigencias de la política. Y subrayamos esta palabra: POLÍTICA. Es la hora de los verdaderos políticos, no de los improvisados para el atajo, que nos llevarán a una frustración más.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog