Indicadores de productividad

Por Venezuela Real - 31 de Julio, 2006, 11:49, Categoría: Política Nacional

Cira Romero Barboza
El Universal
31 de Julio de 2006

EL RECIENTE TITULAR de un diario vespertino llama a la reflexión sobre nuestros criterios de valoración de resultados y qué entendemos por productividad: "Parlamento sigue en mora con sus metas legislativas. La agenda legislativa del primer semestre de 2006 se centró en reformas y convenios de cooperación". La noticia refería comentarios de un ex parlamentario, quien criticaba que sólo fue alcanzada 58% de la meta durante este período legislativo. El indicador de productividad utilizado era el número de leyes aprobadas.

Evaluar la labor del Parlamento por el número de leyes aprobadas, es equivalente a medir la nutrición del venezolano por el número de cucharadas en su boca en un período determinado. Lo importante no es cuántas leyes se aprueban !ojalá fueran poquísimas, 15 por período una por cada comisión permanente de la Asamblea! Lo relevante no es el número de leyes que se aprueban ¡por Dios!, sino el impacto positivo de las leyes aprobadas al desarrollo sustentable del país.

Al contrario de lo que resalta dicho titular, nuestra Asamblea aprueba demasiadas leyes sin concluir las evaluaciones integrales: cuantificación de costos y beneficios globales a la sociedad; análisis de las externalidades positivas y negativas de las mismas, escuchar suficientemente a los expertos y medir los costos de su implantación. Tales aprobaciones se sustentan en procesos de consultas públicas que sólo representan el cumplimiento de un protocolo formal y no real, acatando el Art. 211 de la CRBV. Las consultas, ejercidas generalmente a través del llamado "parlamentarismo de calle", sólo representa el inicio de la creación de esa institución que nos corresponde a todos crear. Las actuales consultas de proyectos de leyes poco tienen que ver con una consulta propiamente dicha. Es imposible consultar sobre un proyecto de ley sin que los consultados lo hayan estudiado profundamente; sin recibir respuestas a sus planteamientos; sin conocer a posteriori y con suficiente antelación, la versión que se lleva a segunda discusión y nuevamente consultada.
Contrariamente a lo afirmado en el titular, la Asamblea aprueba demasiadas leyes a unas velocidades inusitadas, sin poder concluir a cabalidad las evaluaciones necesarias, precisamente por esas absurdas presiones, como si la cantidad fuera más importante que la calidad. ¡Parlamentarios, necesitamos una ley para cumplir a cabalidad el 211... "ésa sí es ne cesaria". Todas las demás pueden esperar.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog