Un Señor llamado Bolívar

Por Venezuela Real - 31 de Julio, 2006, 9:59, Categoría: Prensa Internacional

Gonzalo Maldonado Albán
El Comercio - Quito
31 de Julio de 2006

…la apropiación política que Hugo Chávez ha hecho con la figura del Libertador. Para impulsar su agenda populista, el Presidente venezolano ha tratado de mimetizarse con Bolívar, mencionándolo sistemáticamente en sus discursos o haciendo apariciones públicas junto a retratos del "Caraqueño Mayor". Fidel Castro -a la cabeza de la izquierda latinoamericana- también ha manipulado las nociones políticas de Bolívar.

Casi siempre, aquellas lecturas son interesadas y buscan manipular el pasado para servir propósitos políticos específicos. Un ejemplo paradigmático de aquello es el de Simón Bolívar, cuyo nacimiento conmemoramos el pasado 24 de julio.

En un principio, la figura del Libertador fue capitalizada por la derecha más recalcitrante de América Latina. Por ejemplo, los cortesanos del dictador el venezolano Juan Vicente Gómez, utilizaron los pensamientos de Bolívar sobre un presidente vitalicio para justificar su aventura autocrática. Otros pensadores de derecha, como el colombiano Miguel Antonio Caro, llegaron a proponer para América Latina un orden político teocrático, donde iglesia y Estado fueran una sola cosa, todo esto en nombre de los "ideales bolivarianos", que propugnaban fuertes nociones de orden y disciplina.

De más reciente data es la apropiación política que Hugo Chávez ha hecho con la figura del Libertador. Para impulsar su agenda populista, el Presidente venezolano ha tratado de mimetizarse con Bolívar, mencionándolo sistemáticamente en sus discursos o haciendo apariciones públicas junto a retratos del "Caraqueño Mayor". Fidel Castro -a la cabeza de la izquierda latinoamericana- también ha manipulado las nociones políticas de Bolívar.

Durante décadas reclutó a intelectuales serviles para que presentasen el pensamiento del Libertador como una versión anticipada o proto-moderna de los ideales marxistas.

Lo paradójico de todo esto es que Karl Marx aborreció siempre de las ideas y de la figura de Simón Bolívar, a quien retrató como un militar pretencioso y cobarde -le bautizó como el "Napoleón de las retiradas"- que fue utilizado por la Corona británica para apoderarse de lo que en ese momento pertenecía a España.

Literatos como García Márquez tampoco pudieron apartarse de la tentación de usar la figura de Bolívar para imaginar un héroe a imagen y semejanza de sus gustos políticos. En "El general en su laberinto" -una novela bellamente escrita- el autor colombiano compone un retrato de Bolívar sospechosamente parecido a la imagen romántica que se ha creado sobre el "Che" Guevara o sobre el propio Fidel Castro.

El culto de los héroes es una fe peligrosa, porque uno corre el riesgo de caer en el integrismo. Quienes ceden a la pasión de adorar u odiar a determinados personajes históricos van a ser presa fácil de manipulación política e intelectual. Nosotros, los latinoamericanos, somos proclives a este riesgo con el caso de Bolívar.

Lo que hizo y pensó el Libertador es digno de estudio y reflexión. Pero extrapolar sus ideas o acciones como si fueran lecciones literales para el presente es erróneo y maniqueo.

Antes que como héroe o villano, a Bolívar debe entendérsele desde su realidad histórica. Sólo así vamos a ser capaces de apreciar su legado, al margen de intereses políticos o sociales de coyuntura. Por eso deberíamos empezar a tratar a Bolívar como un señor que peleó contra el coloniaje español y nos dio nuestra primera libertad.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog