La hora de las pruebas para un liderazgo en ciernes

Por Venezuela Real - 10 de Agosto, 2006, 13:49, Categoría: Política Nacional

ROBERTO GIUSTI
El Universal
10 de Agosto de 2006

Por primera vez en años la oposición venezolana ha recibido un aliento de aire fresco. A despecho de todos los obstáculos, la tenacidad y buena voluntad de la dirigencia se ha impuesto a la pequeñez de los intereses mezquinos y Manuel Rosales emerge no sólo como candidato unitario de la coyuntura electoral sino como líder de un amplísimo espectro político e ideológico.

Un paso que costó demasiado pero un avance, al fin, dirigido a la reunificación del inmenso movimiento político que, desde el fatídico 15 de agosto de 2004, se encuentra disperso, desorientado, sometido a la inmovilidad y al desengaño. Ahora el político calculador que es Rosales deberá demostrar sus dotes de liderazgo para vencer la mayor cantidad de dificultades nunca antes enfrentadas por un candidato de oposición.
 
La primera tarea es reconquistar la fe perdida en una parte sustancial del electorado que rechaza el gobierno de Hugo Chávez y reunirla con el sector participacionista. Para lograrlo tendrá que presionar para una variación sustancial en las condiciones impuestas por el CNE, de manera que los remisos recuperen la confianza en el sistema electoral. Y eso sólo será posible recuperando la calle, reconstituyendo el victorioso movimiento de años anteriores y presionando, con esa fuerza, al Gobierno y al CNE. En otras palabras, Rosales tendrá que vencer la abstención e imponer unos comicios limpios "con la pequeña ayuda de mis amigos".

Luego aparece el fantasma del Conde. Un recién llegado que vino a complicar las cosas y cuya clientela electoral se encuentra a lo largo y ancho de todo el abanico electoral. El Conde debe ser neutralizado al máximo para reducir al mínimo las pérdidas que su lanzamiento provocarán en las filas de Rosales. De lo contrario, todo estará perdido.

Al sortear todos esos valladares comenzará, entonces, su verdadera pelea. La que tiene cazada con Hugo Chávez, su ventajismo y sus recursos. Obligado, como está, a sacarle una buena tajada de su clientela natural, ayer el gobernador mostró algunas cartas. El salario para los desempleados y la tarjeta de débito con fondos de hasta un millón de bolívares, Rosales ofrece un populismo democrático e inclusivo, en contraposición al populismo clientelar y excluyente de Chávez. Una diferencia sustancial estriba, sin embargo, en su oferta de repartir tierras sin invadir o confiscar la propiedad privada, garantizando, además, que los beneficiarios serán dueños de sus predios y no el Estado, como ocurre actualmente.
 
Una propuesta no exenta de atractivo sumada a otras que, por contraste, con los fracasos del gobierno chavista (vivienda, salud, inseguridad) pueden torcer lealtades que Chávez considera irreversibles. Está claro, las tareas de Rosales no lucen nada llevaderas. Su campaña será sufrida y dura. Entre otras razones porque Chávez lo detesta. Y al final, de llegar al llegadero, vendrá el round extra. Cómo hacer para que el hombre entregue.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog