La conexión china

Por Venezuela Real - 21 de Agosto, 2006, 15:47, Categoría: Política Internacional

El Nacional - Editorial
21 de Agosto de 2006

El Presidente de la República anunció ayer que "en las próximas horas" viajará a China para darle curso a una serie de convenios de carácter económico.


Como todas las cosas de este Gobierno, el hecho de firmar acuerdos con una nación que está entre las más importantes del planeta (por su sostenida alta tasa desarrollo en los últimos años y por el crecimiento constante de su presencia en los mercados mundiales) se anuncia a los venezolanos como un simple viaje del mandatario de turno y no como un paso estratégico que buscaría darle peso, en el futuro, a la diversificación de nuestro mercado petrolero, si ello es deseable y posible.

En realidad, la imprecisión se ha convertido en la norma de este régimen y si de alguna manera se pensara en que estos viajes podrían significar bastante para los exportadores venezolanos, en vista de que ya los chinos se preparan para expandir su mercado de consumo interno en los próximos años, se habría preparado una agenda más sensata y ambiciosa.

De esa manera ha actuado el presidente Lula, de Brasil, que no ha dejado de firmar acuerdos económicos en todos los países que ha visitado, haciendo énfasis en la colocación masiva de productos brasileños. Así, no sólo ha hecho crecer la producción interna nacional sino que ha restado la cuota de mercado a las empresas europeas y estadounidenses.

Pero nuestro Presidente viaja con la mentalidad de un "ta’ barato, dame dos" y donde llega abre la billetera y saca la tarjeta de crédito para comprar lo primero que le muestran.

Desde luego que regresa a Venezuela cargado de baratijas y de cuentas de colores, porque los mandatarios de los países que visita lo ven como los conquistadores españoles veían a los indios caribes, y le cambian petróleo por etéreos apoyos políticos, por homenajes públicos y tribunas para su verbo incesante. En fin, cobran caro sus espaldarazos vendiéndonos aviones rusos, barcos españoles y no pare usted de contar.

Con China las relaciones han sido sino malas al menos caóticas: nada en serio y mucho en broma. Incluso pasamos más de dos años sin tener un embajador allá y mientras tanto anunciábamos que nos comprarían orimulsión y que estarían aquí para invertir en el desarrollo de campos petroleros.

Ni lo uno ni lo otro: los embarcaron con la orimulsión y luego cambiaron la política oficial venezolana con respecto a este tipo de combustible, parando las inversiones conjuntas ya programadas en esa dirección. No fue poco el malestar de las autoridades chinas porque esa falta de seriedad y así se lo hicieron saber a Pdvsa y a los integrantes del alto Gobierno.

Poco hemos cambiado a ese respecto. Ayer el Presidente de la República soltó esta perla en su espacio de radio y televisión: "Mañana, o quizá esta noche, saldré hacia China". Es decir que el jefe del Estado ni siquiera sabe la hora de salida ni cuándo deben esperarlo en Pekín las autoridades, al pie de la escalera del avión.

Según anunció el Ministerio de Información y Comunicaciones uno de los objetivos de la gira es la compra de buques petroleros de gran tamaño. "Necesitamos tener nuestra flota y no depender de otros para transportar un producto tan estratégico como el petróleo", advirtió el señor Chávez.

Desde luego que no dijo que llevar el petróleo lejos de nues tros mercados naturales se vuelve cada día un problema más grave. Dentro de su obsesión contra Estados Unidos no cabe la posibilidad de mejorar nuestras relaciones con este mercado cercano, y ahora considera que es necesario apertrecharnos de grandes buques petroleros que no alcanzan a cruzar el canal de Panamá.

Se trata pues de una política que no obedece a nuestros intereses sino a los de la sala situacional de Fidel Castro en La Habana. Como peones de esa guerra se nos aparta de lo que sí conviene a la prosperidad de los venezolanos.

Mientras la estrategia de La Habana nos involucra en un Mercosur que mira al Atlántico, sin posibilidades de gran expansión para el mercado energético de Venezuela, tanto Chile como Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y México se juntan en una comunidad dirigida al gran mercado asiático porque ellos sí tienen costas hacia el Pacífico, que es el nuevo polo de desarrollo económico mundial.

Lo que el presidente Chávez va a buscar a China es la bendición de las autoridades de ese país para que ocupemos un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU, que es el objetivo que quiere el gobierno de Cuba como regalo atrasado de cumpleaños para Fidel. ¿En qué clase de colonia ideológica nos hemos convertido a estas alturas del siglo XXI?.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog