Como nudo que se deshace

Por Venezuela Real - 23 de Agosto, 2006, 12:08, Categoría: Electorales

Antonio Cova Maduro
El Universal
23 de Agosto de 2006

ASI HA SUCEDIDO con el asunto de la elección venezolana. En efecto, sin que todavía las "condiciones" se hayan aclarado, ni mucho menos resuelto los espinosos asuntos que angustian a todo aquel que anhele una elección lo más transparente posible (chavistas incluidos, porque ven, y temen, las implicaciones futuras que una elección "chimba" pudiere suponer) se ha generalizado la tendencia a concurrir a las elecciones presidenciales de diciembre, corriendo, incluso, los riesgos que nadie ignora.

El "proceso" histórico que condujo a que ese nudo se deshiciese vale la pena estudiarlo, porque es una prueba fehaciente, si falta hiciere, de que cuando los riesgos son reales y muchos, pero coinciden varias cosas, las soluciones son posibles. Así, la combinación de la persistencia de la imagen que las encuestas transmitían sobre cuál protagonista era el que la población parecía preferir; unida a las dificultades, básicamente políticas, que unas elecciones primarias confrontaban, deshicieron, como el agua a un duro terrón de sal, el cúmulo de reales dificultades para llegar a un "acuerdo" sobre la candidatura única de la oposición, del vasto mundo que la conforma.

EL SABADO PASADO miles de manifestantes, venidos de todo el país, donde abundaba gente del pueblo y la siempre constante clase media modesta muchos de ellos identificados públicamente con los diversos partidos que se enfrentan al régimen se dieron cita en la caraqueña Plaza Morelos para, desde allí, acompañar al candidato Manuel Rosales, y a los que declinaron sus legítimas aspiraciones, al acto de inscripción en la sede del CNE.

Era la primera vez, desde los gloriosos días del 2002 y 2003 que salían, en tal número y con tan renovada esperanza a librar esta nueva batalla. Es también la primera vez que tienen un líder que los guíe y un propósito para lanzarse a la calle, que en alguna medida recuerda la abrumadora presencia de los días gloriosos. Pronto, igualmente, deberán reeditar los afanosos trabajos que en los mil ámbitos de la sociedad civil hicieron florecer. Era como si hubiese concluido ya la hibernación: los que siempre estuvieron allí, una vez más han vuelto a las calles, para angustiada sorpresa de quienes les suponían muertos.

Que con esperanza se hayan puesto en pie para emprender esta nueva y fatigosa tarea, que tengan ahora algo de lo que adolecían: un liderazgo claro y un propósito concreto, no puede escamotear los riesgos que esta lucha que ahora emprenden, presagia. Son muchos y muy variados, pero acometerla juntos y con un caudal que no hará más que crecer le da un aspecto y un cariz totalmente diferente.
ANTE SI TIENEN dos opciones, como ya dijimos la semana pasada. La primera, la que utilizaron los iraníes en la primera elección de Hatamí: acudir en masa a las elecciones para mostrar y hacer valer su fuerza. La otra: al unísono retirarse si el diagnóstico de una trampa mortal se hiciere inocultable. En ambos casos, el peligro es fragmentarse en mil pedazos, donde cada uno se refugie en su acción individual y confunda "sus" principios con la única razón ética valedera, negando el valor crucial de una "acción política" conjunta. Su férrea unidad les dotaría de una fuerza tan titánica que ningún régimen y menos uno tan desgastado como éste que padecemos puede arriesgarse a enfrentar.

EL VALOR DE ESA FUERZA unida se hará palpable el día siguiente de las elecciones. En ese momento comenzará lo realmente importante. Será entonces cuando la reciedumbre y disposición al sacrificio del liderazgo opositor brillará espléndida. Ellos tendrán que convocar y sostener al pueblo para que asuma las luchas heroicas que salven a la democracia. Los ejemplos de Ucrania, Zimbabwe, e incluso del "hermano" López Obrador en México estarán entonces en la mente de todos. O eso, o eclipsarse para siempre.
Para ese momento estelar todos los que adversan esta pesadilla y han resistido sus sobornos y sus "cantos de sirena", deben estar preparados y dispuestos. De ello depende su éxito y la salvación de nuestra democracia.

IN MEMORIAM. El jueves 17, luego de una extenuante lucha, volvió definitivamente a la Casa del Padre una gran venezolana. Thaís Aguerrevere, como la conocimos quienes tanto la quisimos y cuya ausencia sentiremos, siempre estuvo presente en las grandes obras y los grandes momentos de la Venezuela contemporánea. Nunca una queja, un "no puedo", un "búsquense otra" salió de su boca. La entera disposición a todo lo que su presencia ayudara fue la marca distintiva de su carácter. Quienes recibieron sus enseñanzas en la UCAB y la UNIMET supieron de sus dotes: ¡maestra siempre! Y quienes con ella compartimos aventuras y proyectos la recordaremos por el tiempo que nos quede, mientras la alcancemos en la eternidad.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog