VIAJAR, VIAJAR, VIAJAR

Por Venezuela Real - 31 de Agosto, 2006, 21:42, Categoría: Política Nacional

TalCual - Editorial
31 de Agosto de 2006

Al concluir su vista a China, el presidente Hugo Chávez declaró "Yo no ando pidiendo votos para un puesto en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas" y se encargó él mismo de comentar esta declaración asegurando que su visita a la República Popular China "no tiene por finalidad solicitar votos, ni apoyo para el Consejo de Seguridad".

Estas intempestivas palabras de Chávez confunden pero al mismo tiempo pueden dar luces sobre aspectos decisivos de su personalidad y el gobierno que ha logrado imponernos. Confunde, sí, tanto a quienes lo siguen como a quienes lo adversan, dentro y fuera de nuestras fronteras, pues si alguna certeza teníamos todos respecto a esta nueva odisea tetracontinental es que nuestro Ulises se arriesgaba a ella para conseguir ese preciado apoyo de parte de los gobernantes visitados. Es el propio Chávez quien nos ha sembrado esa convicción, gracias a sus prédicas sobre la absoluta necesidad de derrotar al imperialismo que maniobra para imponer el representante de otro país en el alto organismo de la ONU y con la escogencia del momento de las fechas y el itinerario del viaje. Y ahora resulta que no, que él no anduvo buscando votos por ninguna parte, que sólo fue a encontrarse con los mandatarios de los países visitados para entrevistarse con ellos "de igual a igual".

Pero si Chávez no ha ido a buscar votos ni el apoyo de los chinos o los rusos para su causa –que, por supuesto, para él es la causa de la nación–, si sólo ha ido, como él ha declarado, para dialogar de igual a igual con los interlocutores escogidos, cabe pensar también que esto ha sido así en todos aquellos viajes que le han tomado 400 de los infinitos días de su gobierno.

Cabría, entonces, pensar que Chávez viaja por viajar, que el presidente de Venezuela, como otros grandes personajes de la historia, es víctima de esa rara dolencia que los psiquiatras han bautizado dromomanía. Del actual presidente de Venezuela se habría apoderado, quién sabe desde cuándo, esa extraña pero bien determinada manía de abandonar espontáneamente los lugares donde se trabaja de rutina para emprender cualquier género de viajes por otros espacios y ocuparse de otras cosas.

Más allá, pues, de la confusión, estos recientes viajes de Chávez nos permitirían comprender lo que ha sido su actividad mayor y más consecuente como gobernante:
viajar, viajar, viajar.

No obstante, amen de que siempre hay una popular resistencia a creer en los trastornos mentales de los gobernantes, el que se invoque la manía o la obsesión para explicar la incuestionable tendencia de Chávez a estar en otra parte que donde sus electores lo necesitan, tampoco explica mucho. Pues habría que saber de dónde le viene esa manía. Y aquí sí que las hipótesis se vuelven serias: la manía de viajar en Chávez echaría sus raíces no en trastornos de ningún género sino en su firme convicción de que él está destinado a transformar el mundo y no sólo la nación donde le tocó nacer. No se ocupa, en consecuencia del socialismo en su país, sino del Socialismo en el siglo XXI. Así como el espacio donde libra sus menores escaramuzas, no lo circunscriben fronteras nacionales, sino ideologías globales.

Pero, lamentablemente, el común de la gente no comprende la grandeza de esos delirios.

Piensan unos, sus adversarios, en lo mucho que le cuestan al país y otros, sus compañeros de gobierno, en que vale la pena imitar al jefe supremo. Y a ellos también les da por viajar, viajar, viajar.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog