Hasta luego Ali Rodríguez, no olvidamos

Por Venezuela Real - 12 de Septiembre, 2006, 14:02, Categoría: Política Nacional

Juan Fernández
11 de Septiembre 2006

Al Sr. Ali Rodríguez, llamado también el Comandante Fausto,  por su participación en la Venezuela de las guerrillas, de los secuestros, etc., lo conocí cuando existía el Congreso Nacional y fungía como  diputado,  miembro de la Comisión de Energía y Minas.

En ese entonces  el Presidente de la Comisión era el diputado Avila Vivas y fuimos a presentar el Proyecto Hamaca, hoy en día denominado Ameriven, e inicialmente conformado por las empresas Arco, Phillips, Texaco y PDVSA. En esos encuentros, hasta un almuerzo con colegas de la industria tuvimos  con Ali Rodríguez, oportunidad de diálogo que nos permitía entender sus observaciones a los contratos, amparados en el articulo quinto de la hoy derogada "Ley que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos".

Para ese momento recuerdo que su mayor observación se relacionaba con la participación de PDVSA en la discusión de los contratos, pues eso era función del Ministerio de Energía y Minas y no de PDVSA, el ámbito de la industria era operar, refinar y comercializar.  

Como cambian las posiciones Sr. Rodríguez,  hoy tenemos un enredo monumental  con el gobierno Bolivariano, del cual usted tiene una gran responsabilidad, se cobran y se dan el vuelto, no hay distinción entre Ministerio y PDVSA.

También viene a mi memoria su objeción en lo relativo a la inclusión de  ir al arbitraje internacional sujeto a las leyes venezolanas, en el caso de una disputa donde no se llegase a un acuerdo entre las partes, este planteamiento constituía una garantía para los inversionistas, frente al sistema judicial venezolano debilitado y que no generaba confianza y el cual actualmente, de acuerdo a la realidad nacional, esta hoy en su etapa más crítica gracias a esta llamada Revolución.

Igualmente recuerdo el regaño publico de Alí Rodríguez a los demás miembros de la Comisión, porque según él actuaban sin leer los documentos, solo siguiendo las instrucciones de levantar la mano (cualquier parecido con la realidad de la AN es pura coincidencia).

Fue así como conocí al Dip. Rodríguez Araque. Posteriormente, en diversas oportunidades, visitó las instalaciones de Corpoven, antigua filial de PDVSA y, con la llegada del gobierno del Teniente Coronel (Comandante Petrolero) Chavez, comienza a ocupar cargos de mucha importancia dentro del régimen, Ministro de Energía y Minas, en la Secretaria General de la OPEP, como presidente de PDVSA, Canciller y según las últimas informaciones será ahora embajador en Cuba, una especie de despedida política.

En su permanencia en el Ministerio, comenzaron a perfilarse unas relaciones muy tensas entre PDVSA y el MEM, de hecho la Presidencia de Roberto Mandini, la situación que se presentó con Héctor Ciavaldini, fueron muestra de ello y hacían ver como muy difícil el funcionamiento, los lineamientos, las políticas de la principal industria del país. Allí comenzó el rompimiento de la estructuras operativas, meritocráticas, comerciales, etc. de PDVSA. Hasta un número importante de Directores del Ministerio, hoy todos botados, actuaban de forma poco usual con PDVSA, gente con años de relación se veían en situaciones muy difíciles. Recuerdo las decisiones de corte de producción, que no son nada fáciles, pues involucran aspectos técnicos de producción, pero por otro lado aspectos comerciales, para que la cesta diera el máximo valor. De hecho la disputa de Lyondell con PDVSA surge por los cortes de producción, demanda que por cierto gano Lyondell y costó mucho dinero a todos los venezolanos.

Pero Ali Rodríguez se fue para Viena y dejó en el Ministerio como Director a su pupilo Bernardo Alvarez, hoy embajador en Washington, y así no perder esa cuota de participación de su partido en las altas esferas del gobierno, el PPT (por eso aquello de la PPTSA), organización política minoritaria, pero que sin embargo tenía prácticamente los ministerios claves del gobierno.

Luego, en Abril del 2002, por los sucesos en que nos vimos involucrados los trabajadores petroleros, donde actuamos en defensa de la Meritocracia y de la institucionalidad de PDVSA, viene la decisión de traer al Sr. Ali Rodríguez, de vuelta a Venezuela como presidente de esta empresa, decisión de la que fui testigo, ya que participé en el diálogo que se dio entre Diosdado Cabello, la Gente del Petróleo y la Gerencia de la empresa, y donde se tenía el sentimiento que este Sr. Rodríguez, podría ser un factor positivo dentro de la empresa, que ayudaría a resolver la situación tan compleja que vivía, contando con el apoyo de una junta directiva integrada por profesionales conocedores del negocio. Este nombramiento  fue bien visto en un principio por el personal de la empresa. Pero la decepción llegó rápidamente, el individuo vino sólo con una intención política, sin conocimientos reales del negocio, sólo con una inspiración de complacer a la revolución y a su comandante,  generó y dejó problemas, deficiencias, que se continúan incrementando con el actual Ministro Presidente.

Durante su estancia en PDVSA, tuve la oportunidad de intercambiar con el Comandante Fausto, individuo del que puedo decir que no mira a los ojos, que no gustaba de reuniones en grupo, con un discurso político falso, solo de la boca para afuera, que hablaba de  la pobreza como el mayor de los problemas que tenemos y que debíamos resolver, y en la acción destruía a PDVSA y permitía a través de negocios el enriquecimiento de unos pocos.

Pero a este supuesto revolucionario, que lucha por la justicia social, por la igualdad, por la honestidad, se le cae la careta, no le importa PDVSA ni le importa Venezuela, solo le importa la Revolución y el poder. En esos días de conflicto dentro de la industria y reunido con él, le advertí de la problemática que se veía venir por la situación interna de PDVSA y del país, ante lo cual me dijo: "Si tiene que haber sangre, sangre habrá, nosotros no hemos llegado hasta aquí para irnos, nos quedaremos, hemos esperado 40 años por esto". Entonces según la ideología del llamado socialismo del siglo XXI, se sigue aplicando el principio revolucionario de que el  fin justifica los medios, no se tiene conciencia, ni importa el valor humano de la gente, sólo la Revolución; pero eso sí la Revolución con los bolsillos llenos de dólares.

Como ahora pareciera que son los últimos tiempos de su carrera política, su año sabático, en La Habana,  puede ser  que el  Comandante Fausto reflexione y piense en todo el daño que le ha hecho a miles de familias, en todo el daño que le ha ocasionado a la industria petrolera venezolana.  Así que comandante hasta luego, sin  olvidar todas sus tropelías, por las que algún día tendrá que rendir cuentas y con la convicción de que la situación que vive nuestro país tiene que cambiar y será la gente unida la que logrará ese cambio, y le quitarán las máscaras a quienes disfrazados de demócratas desean controlar todo en nuestras vidas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog