Malas señales

Por Venezuela Real - 20 de Septiembre, 2006, 11:50, Categoría: Prensa Internacional

Editorial
El País - Uruguay
20 de Septiembre de 2006

Son indicios que resultan preocupantes y al mismo tiempo ilustran una situación de creciente deterioro. Durante una reunión celebrada en Brasilia en torno a los derechos humanos, el delegado venezolano propuso aplicar a todo el Mercosur la dura ley de radio y televisión que está vigente en su país. El planteo no tuvo andamiento y ante la índole de esa propuesta, el delegado brasileño indicó que su país ya dispone de suficiente legislación en la materia, mientras el vocero paraguayo agregó que en el ámbito mercosuriano no debe haber la menor restricción a la libertad de prensa. En Venezuela no piensan lo mismo, aparentemente, porque dicha ley permite al gobierno aplicar grandes multas a los medios que manejen contenidos inapropiados, a juicio de las autoridades. Con ese criterio se investigó recientemente a una cadena de televisión privada, episodio en el cual la Comisión de Telecomunicaciones, que es un organismo oficial, opinó que esa red transmitía propaganda subliminal a favor del candidato opositor para las elecciones presidenciales del 3 de diciembre.

El dato se inscribe en un proceso hemisférico donde el papel que juega Venezuela, por lo menos a escala regional, no siempre parece prudente ni sensato. Ese país (que como se sabe es ahora un miembro pleno del Mercosur) ha propuesto últimamente formar un ejército único con las fuerzas de los cinco países del mercado común y también crear un banco estatal sudamericano, para sustituir las actuales funciones del BID. Tales iniciativas forman parte de la búsqueda de liderazgo del presidente venezolano, una figura cuyos gestos suelen apostar a la espectacularidad y el efectismo, entre cuyos planes de futu-ro figura otra reforma constitucional para admitir la reelección indefinida del primer mandatario, una idea que pondría en práctica en caso de ganar los comicios nacionales.

Acerca de los síntomas inquietantes para el ejercicio de la libre expresión, ciertos datos recientes se vinculan con otros hechos dramáticos ocurridos en el ambiente periodístico venezolano. A fines de agosto se produjo el asesinato a quemarropa del veterano periodista Jesús Flores Rojas, un profesional de 66 años que trabajaba como encargado de corresponsalías del diario La Región (en el estado de Anzoátegui) donde además publicaba una columna semanal en la que criticaba regularmente al actual gobierno. A todo ello debe sumarse que Flores Rojas era militante del partido Demócrata Cristiano (Copei), uno de los mayores centros de la oposición política en Venezuela. Ese día, el hombre bajaba de su auto junto a una hija delante de su casa y allí se le aproximó un individuo armado que le disparó ocho balas a la cabeza. La muerte del columnista mereció un severísimo pronunciamiento del Colegio Nacional de Periodistas de aquel país.

En ese comunicado, la entidad pidió que el crimen "no quede impune como tantos asesinatos que acontecen diariamente en la nación sin que sus actores reciban el merecido castigo de la Justicia". El presidente de ese Colegio declaró que el asesinato de Flores Rojas "es una conjura contra el derecho a la vida de un ciudadano y un flagrante atentado a la libertad de expresión, de información y de prensa" con el cual se busca "intimidar al gremio periodístico y lograr con esos actos silenciarlo". La muerte de trabajadores de la prensa y demás medios es un hecho frecuente en sociedades turbulentas como la colombiana o la mexicana, y en general es un fenómeno que suele darse para presionar a quienes ejercitan su oficio con un arrojo que fastidia a los centros de poder político o económico. El caso venezolano se agrega a ese cuadro.

Más allá de los hechos concretos, lo que conmueve al observador latinoamericano es la presencia de ciertos dirigentes cuyo estilo apuesta a un populismo que catequiza velozmente a los sectores marginales o sumergidos de la sociedad, manifestando un sigiloso desdén por los derechos, las garantías y aun las libertades del prójimo. Sin ir más lejos, y entre otras prevenciones que deberían tomarse, el periodismo tiene que estar atento frente a los indicios ya señalados, porque anuncian un clima enrarecido que debe denunciarse cuando todavía hay tiempo y cuando no están definitivamente perdidos los valores que parecen al borde del peligro.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog