La prensa y la violencia

Por Venezuela Real - 22 de Septiembre, 2006, 18:22, Categoría: Derechos Humanos

 NOTA:

Conozco a Paulimar desde que era una niña, amiga y compañera de toda la vida de mi hija menor. Juntas fueron al colegio, entraron a la Universidad y se graduaron de Comunicadoras hace pocos meses. Frente a mi computadora tengo la foto de las dos, felices, con sus diplomas en la mano.

He visto con admiración el crecimiento de Pauli, como periodista. Aceptó con entusiasmo, pertenecer al equipo de Política en El Nacional, con poco sueldo, horas imposibles, pero el orgullo de ser una verdadera periodista, reportera en la calle, con su valentía y su grabadora.

Hace dos noche la vi llegar, chiquitica, golpeada, maltratada, triste, asustada, pero con el orgullo de haber escrito su reportaje y esa nota pequeña, "Me pegaron con una botella", antes de regresar a su casa. Como una corresponsal de guerra, fue al periódico, a describir lo que había pasado, antes de tomarse un calmante y de curar los maltratos recibidos por parte de las mujeres chavistas.

Anoche, en "La Hojilla", pude ver a su agresora, presentada casi como una heroína, una luchadora, víctima de los "cabilleros de Rosales". Los conductores del programa, instaron al Fiscal a que se ocupe del caso y averigüe cuanto antes, quien lastimó a la insigne matrona. ¿Le interesará al Fiscal saber que esa ilustre ciudadana, cacheteó y pateó a una joven periodista que estaba simplemente haciendo su trabajo?


 Maruja Tarre



Editorial

El Nacional
20 de Septiembre de 2006

La cuestión es muy simple: al régimen las denuncias de la prensa lo atormentan, le provoca urticaria que se diga y se revele el incumplimiento de sus promesas y, desde luego, que se hable de su incapaci dad para resolver los problemas más urgentes de los venezolanos. De hecho, toda la violencia que se ha desencadenado en los últimos días no es sino el producto del rechazo oficialista a aceptar una rotunda verdad: no hay un área de la vida pública donde el régimen pueda demostrar fehacientemente que ha sido exitoso.

Es por ello que cada día recurre a los hechos de violencia para tratar de enmascarar la realidad, es decir, para desaparecer de la conciencia ciudadana el hecho incontrovertible de que la inseguridad aumenta en todo el país, que el costo de la vida se ha disparado y que la inflación no será derrotada este año. Pero más allá de esta constatación surge otra desgracia: la curva de las viejas promesas electorales cae en picada y el cumplimiento de esas ofertas ya no se cruzará en ningún momento del final de este mandato, que lleva ya más de ocho años perdidos.

Solamente el fiasco de las 100.000 casas por año ofrecidas al pueblo por el Presidente en su programa de gobierno, y que ya pertenecen al reino de la ficción, basta para inyectar una dosis de pesimismo entre el electorado. No se trata sólo de este régimen, sino de aquellos que le han precedido con la misma cantaleta y la misma falta de responsabilidad. Las diferencias con la cuarta República, que los bolivarianos vendieron como su plato fuerte, no han surgido por ninguna parte y, por lo contrario, seguimos transitando el mismo camino de frustraciones.

De allí que el enfrentamiento permanente del Gobierno con tra la prensa, ahora renovado contra las actividades electorales de la oposición en la calle, refleje el profundo miedo de los sectores oficialistas a que los adversarios comprueben y hagan público los huecos inmensos que marcan el sendero de la gestión bolivariana. El balance sería de terror.

Los medios de comunicación constituyen por ende el blanco preferido de los discursos presidenciales y por ello se arremete contra jóvenes periodistas, como Paulimar Rodríguez, de El Nacional, quien anteayer fuera agredida a golpes y patadas por las bandas del oficialismo. En el suelo quedó su grabador, que era la única arma que cargaba consigo: esa es la medida de la cobardía insertada en la revolución. ¿Qué diría de esto el Che Guevara, tan dado al enfrentamiento cara a cara, en igualdad de condiciones, y no en gavilla?

Pero todo esto obedece a la intención de introducir en la mente de los jóvenes y de los sectores populares que el enemigo no está ni reside en la realidad de sus miserias, sino en la perversidad de los periodistas, que no alcanzan o no quieren ver los progresos sociales o económicos del régimen. Ahora bien, ¿se puede hablar bien de lo que no existe, del engaño o de lo incumplido? Quien lo haga será un deshonesto.

La estrategia de hacer recaer sobre los medios y los periodis tas la culpa de la violencia en los actos de la oposición no resiste el menor análisis. Y basta con remitirse al lenguaje empleado por del Presidente de la República en la sede de las Naciones Unidas, donde estaban convocados decenas de jefes de Estado, para darnos cuenta que el problema no reside en la prensa sino que constituye la esencia del discurso bolivariano.

Ayer el Presidente venezolano volvió a insultar a su homóni mo estadounidense George W. Bush, y lo hizo en un país que ha sido lo suficientemente tolerante y democrático como para permitir que un extranjero llegue a su suelo en plan de llamar "alcohólico", "acomplejado" e "hijo de papá" a su mandatario, como si eso fuera una gracia o una morisqueta y no un insulto a su gente. Hay que aplaudir al pueblo de Estado Unidos por ser tan pacífico porque aquí, en Venezuela, no aceptaríamos una conducta semejante pues ello constituye un insulto al país y a sus ciudadanos.

Los insultos fueron proferidos en la zona neoyorquina de Harlem, donde nuestro Presidente había acudido a presentar "un nuevo programa de donaciones de petróleo para calefacción, con el que Venezuela quiere beneficiar a cerca de 1 millón de estadounidenses de bajos ingresos". El jefe del Estado venezolano dijo, entre otras cosas: "Pido a Dios que el pueblo de Estados Unidos elija a un presidente con el que se pueda hablar, con el que se pueda trabajar, y no a ese caballero que tienen ustedes, y que camina como ese vaquero, John Wayne. Ustedes tienen de presidente a un alcohólico".

 The End.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog