Fiasco en Chile

Por Venezuela Real - 24 de Septiembre, 2006, 17:13, Categoría: Política Internacional

Editorial
El Nacional
23 de Septiembre de 2006

Pocos jefes de Estado han sido tan cautos como el de Chile en el espinoso asunto de la candidatura de Venezuela al Consejo de Seguridad de la ONU. Interrogada sobre el explosivo discurso de Hugo Chávez en la Asamblea General, la presidenta Michelle Bachelet se eximió de hacer críticas al venezolano, pero en todo caso consideró necesario expresar su malestar por el hecho de que el tiempo, oficialmente destinado a debates sustanciales, se malgastara en agravios y violencias personales que no conducen a ningún resultado positivo para el mundo.

La gran mayoría de jefes de Estado o de los cancilleres pre sentes en la ONU prefirió evadir las preguntas directas que los periodistas les formulaban sobre el "estilo" (llamarlo estilo no es más que un chiste) del mandatario venezolano. Como es lógico y comprensible, nadie se atrevió a opinar sobre el escándalo provocado por el Presidente de Venezuela, quizás para no parecerse o igualarse con el protagonista. Lo cierto es que ellos sí escarmientan en cabeza ajena, como pareciera ser la moraleja de estos bochornosos episodios. Contra el proverbio, existe la realidad: nadie se atrevió incurrir en el mismo pecado.

A los vergonzosos episodios de la ONU y de Harlem hay que añadirle el encontronazo con México. En este caso el problema con los mexicanos es diferente: se trata de una intromisión en sus asuntos internos. De ahí que las respuestas oficiales sean perfectamente comprensibles. Gracias a Dios, el presidente Chávez desmintió una especie que corrió temprano entre la prensa, la de que viajaría a la cómica toma de posesión del gobierno del autoproclamado "Presidente legítimo", el derrotado Manuel Andrés López Obrador.

Habría sido una peregrinación al mundo de lo impredecible. Pero la Divina Providencia no nos ha abandonado del todo. No hay por qué perder la fe. El régimen bolivariano no reconocerá al presidente Felipe Calderón, pero tampoco se hará presente en las ceremonias de ascenso a ninguna parte del desubicado López Obrador. Aquí, en la Cancillería, confunden al Estado venezolano con una sucursal mexicana del oficialista MVR.

Claro que los despropósitos de la política exterior parecen ser el pan de cada día y, como quedó demostrado esta semana, le damos la vuelta al mundo cada 24 horas. No lo imaginó así, ni en sus grandes delirios, el escritor Julio Verne. Pero las chapuzas están por doquier: cuando no es el jefe del Estado, son sus improvisados embajadores. Nunca habíamos tenido tantos amateurs en el oficio diplomático. No olvidemos que existe una profesión que en la Universidad Central de Venezuela toma cinco años de aprendizaje. Ahora basta ponerse una franela roja y cargar un afiche del Che Guevara para ser jefe de misión diplomática.

Pero si la presidenta chilena logró salvarse de los periodistas de Nueva York, no pudo escapar a las impertinencias del embajador venezolano en Chile, Víctor Delgado. El funcionario armó la gran camorra con sus ataques a uno de los integrantes de la coalición de gobierno porque ese partido "había apoyado el golpe de Estado de abril" y se ha atrevido a cuestionar un posible respaldo de Chile al ingreso de Venezuela al Consejo de Seguridad.

Un comunicado de la Cancillería chilena expresó: "Apartán dose de toda práctica diplomática, el embajador de Venezuela se ha inmiscuido en asuntos internos del país en el cual actualmente se encuentra acreditado". En el texto se declara "el absoluto rechazo del Gobierno de Chile ante tales expresiones".

No es la primera vez que el embajador Delgado incurre en esta práctica contraria a los principios diplomáticos. De modo que no es una gaffe sino una intervención deliberada. Así, la diplomacia venezolana se va convirtiendo en un dolor de cabeza no sólo para los adversarios, sino también para los aliados.

En Nueva York, la presidenta Bachelet dijo: "El país que obtenga el apoyo de Chile tiene que regirse estrictamente bajo los conceptos y obligaciones de la Carta de las Naciones Unidas y tiene que verse no sólo como un país que está allí, sino también como un representante de la región". En estos términos, Venezuela no clasifica.

Interpretemos, finalmente, las palabras del ex canciller Igna cio Walker, quien habló con conocimiento de causa, y sabe como se bate el cobre: "Parece que Venezuela se esmera en que Chile no vote por ellos". Con esos embajadores amateur el puesto en el Consejo de Seguridad no está "al alcance de la mano". No importan las vueltas que el Presidente le haya dado al mundo. Tendremos, sí, el voto de Hezbolá.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog