La coyuntura monetaria (y III)

Por Venezuela Real - 28 de Septiembre, 2006, 21:25, Categoría: Economía

 Nota: el economista y director del BCV insiste en lo necesario que se hace que la intermediación financiera se vuelque hacia la inversión productiva en vez de la inversión en papeles del gobierno. Pero no se atreve a plantear la necesidad de que el gobierno colabore a crear un entorno de respeto jurídico propicio a la inversión del sector privado.

D. F. Maza Zavala
El Nacional
27 de Septiembre de 2006

En artículos anteriores de esta serie sobre dinámica monetaria puse de manifiesto que la afluencia extraordinaria del ingreso petrolero, mediante el gasto público interno, que es su vehículo de transmisión, es el factor determinante del flujo de dinero que, de uno y otro modo, circula en la economía. A estos efectos, el gasto público comprende, además del que realiza el gobierno central, el que desembolsan las entidades regionales y municipales, la industria petrolera y entidades y fondos autónomos del Estado. Una categoría que es útil en el análisis es la que resulta de agregar al ingreso fiscal petrolero el obtenido por medio de la tributación propiamente tal y deducir el gasto público en el exterior para obtener lo que puede calificarse como gasto público interno neto, que es la variable estratégica que impulsa el crecimiento económico, pero también puede fortalecer las presiones inflacionarias si no se le administra con racionalidad y eficiencia.

Dos mecanismos principales se han diseñado y puesto en práctica para regular los efectos expansivos no deseados del ingreso petrolero:

Primero la retención, fuera del torrente circulatorio, de las divisas que no sean utilizadas para los pagos necesarios al exterior (servicio de la deuda externa, importación, rendimientos de la inversión extranjera, tarjetas de crédito, transferencias personales y familiares y otros), para lo cual se ha decidido modificar la disposición histórica de la venta obligatoria de las divisas petroleras y del crédito público externo al Banco Central, así como la limitación de la acumulación de reservas monetarias internacionales según lo determinado por el nivel adecuado de éstas; las divisas que no ingresan por los conceptos indicados al instituto emisor son depositadas en un fondo creado al efecto (Fonden) y también en otros fondos (Pdvsa, Bandes, Ministerio de Finanzas), de tal modo que los activos en moneda extranjera poseídos por el sector público, fuera del BCV, montan actualmente a más de US$ 20.000 millones.


Segundo, el control de cambio que persigue moderar la salida de divisas evitando la "fuga de capital". Este último mecanismo debe operar como un instrumento ahorrador de divisas, aunque tiene por efecto mantener en manos del público dinero que, de otro modo, se convertiría en divisas.

Un tercer mecanismo sería, desde luego, ajustar el gasto público interno neto en dos sentidos: a.lograr una relación óptimamente entre la oferta monetaria y el producto bruto interno (monetarización); b.establecer una composición funcional del gasto entre el aplicado a inversión real y social y el requerido para el sostenimiento corriente del estado (en concordancia con el principio constitucional de invertir la mayor proporción posible del ingreso petrolero, sería deseable que el gasto corriente público fuese financiado con ingresos tributarios).

Podrían determinarse dos balances: uno entre ingreso petrolero e inversión, otro entre tributación recaudada y gasto corriente; de este modo, el ahorro público se canalizaría a la inversión. Por supuesto, también procedería la determinación del balance externo entre ingreso de divisas obtenidas por el sector público y el gasto en el componente importado de la inversión pública, lo que permitiría apreciar un ahorro externo en activos en moneda extranjera, acumulable en el BCV (reservas propiamente tales), y otros activos externos del instituto, en Fonden y otras entidades del Estado. La creación de dinero por el BCV está limitada por las disposiciones vigentes en materia cambiaria y otras que regulan aquella magnitud. En el análisis habría que incorporar la creación de dinero secundario por parte de la banca de depósito, mediante el crédito, que está regulada por las normas sobre encaje mínimo obligatorio y la fijación de tasas de interés activas y pasivas según facultad del emisor. Lo deseable es que el sistema financiero, en lugar de mantener una voluminosa cartera de inversiones en títulos públicos, destinara sus disponibilidades al crédito aplicable a la inversión, la producción y ciertos renglones del consumo; en todo caso, la base del potencial de créditos privado y público del sistema financiero es la oferta monetaria, que debe estar bajo el control del gobierno (gasto público) y del BCV. La demanda monetaria procedería de las necesidades de transacciones no especulativas, ya que los parámetros pertinentes (tipo de cambio, tasas de interés, tipos y tasas de impuestos) no propiciarían la especulación.

La conexión entre la dinámica monetaria y financiera y la referente a la economía real (inversión, producción, empleo, consumo, ahorro) resultaría de una efectiva coordinación macroeconómica integral (no sólo a nivel del Estado, sino también de la inclusión del sector privado), que permitiría mantener las condiciones favorables para el equilibrio entre la oferta y la demanda globales efectivas, lo que requiere que las necesidades de importación se ajusten a la evolución de la producción interna. Una economía petrolera, como la venezolana, que percibe cuantiosos ingresos externos y, de una u otra manera, genera poder adquisitivo en función de esa circunstancia, no puede prescindir, en la medida necesaria, de la importación para lograr el ajuste real de las variables de producción, inversión y consumo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog