La otra bandera de Brasil

Por Venezuela Real - 28 de Septiembre, 2006, 21:17, Categoría: Petróleo/Energía

 El ejemplo de Petrobrás es digno de tomar en cuenta. Su caracter empresarial, actuando de forma gerencial, en defensa de sus accionistas, le impide desviar su atención de sus objetivos fundamentales: aumentar la producción, tener utilidades, repartir dividendos, generar empleo y colaborar en el crecimiento económico del país. Lástima que PDVSA no marche por esos mismos derroteros.

Gustavo Roosen
El Nacional
27 de Septiembre de  2006

Los países tienen más de una bandera. Una es la oficial, otras lo son por la identificación que inspiran o por lo que expresan de su genio, su fuerza, sus riquezas o sus valores. En este sentido, Petrobrás es, sin duda, una bandera del Brasil. Así se deduce, por ejemplo, del orgullo con el que se expresaba recientemente de ella su presidente, José Sergio Gabrielli, ante un grupo de empresarios latinoamericanos.

Si hubiera que simplificar la imagen que Petrobrás quiere proyectar de sí misma habría que decir que se mira en primer lugar como una empresa, y luego como una empresa que responde de manera pragmática y equilibradas a intereses convergentes. El estilo, las políticas, pero también el comportamiento, las prácticas empresariales, se explican en función de estos dos parámetros fundamentales.

Su carácter de empresa se expresa, desde luego, en la definición de su misión y objetivos, pero también en su organización y en el celo por su autonomía empresarial. Penetrada de la idea de negocio y de la imprescindible dimensión internacional, su base de recursos no se limita a los que están dentro de las fronteras brasileñas; al contrario, se extiende allí donde hay oportunidades y donde su capacidad tecnológica y de negociación le pueden llevar. Así se explica la presencia en el Golfo de México, en Venezuela y en otros países. Así se explica también su énfasis en nuevos productos, especialmente nuevos combustibles no derivados del petróleo.

Su relación con el Estado no afecta su carácter empresarial. Este está más interesado en preservar esa condición empresarial, de cuya eficacia derivan claros beneficios, que de apartarla de sus fines para distraerla en el juego político. A la hora de las decisiones pesa tanto la voluntad del Estado expresada en el determinante 58% de las acciones con voto como el hecho de que 60% del patrimonio esté en las bolsas de Brasil, Madrid y Nueva York, en la cual por cierto figura como una de las acciones internacionales con mayor número de transacciones diarias. Comparten su junta directiva ministros de Estado como los Finanzas y de Petróleo con importantes empresarios del sector privado.

El segundo elemento que define la esencia de Petrobrás es la capacidad de responder tanto a los intereses del Estado como a los de los accionistas. Lejos de entenderlos como encontrados, los atiende como convergentes. El país aspira a una empre sa eficiente, que produzca dividendos, que le garantice el suministro de combustibles, que movilice la economía por la generación de empleo, que se constituya en ejemplo de relación con la comunidad y conciencia ecológica. Si esto se obtiene, el accionista, tiene la garantía de obtener aquello a lo que también aspira: dividendos. De esta misma convergencia de intereses se deriva una postura frente a la comunicación. Como empresa pública, asume el compromiso de la comunicación pública y de la transparencia. Es una manera más de acentuar en sus accionistas su sentido de propiedad.

Quienes han tenido la experiencia de negociar con Petrobrás saben que hay algo que la distingue: pragmatismo. Se trata de un sentido de realidad basado en el conocimiento del negocio, el seguimiento al mercado, la atención a los cambios de oferta y demanda, la acción de la competencia y el alcance de la innovación tecnológica. Son estos factores los que determinan sus planes de exploración, sus proyectos de refinación, el desarrollo de nuevos combustibles, siempre con la previsión del tiempo que dista del proyecto a la realización, de la innovación tecnológica a su desarrollo.

La planificación sobre estas bases explica la claridad en la orientación y simultáneamente el grado de flexibilidad para responder oportunamente a las variaciones. Este pragmatismo explica también su posición frente a circunstancias como las derivadas de vinculación con Bolivia o sus criterios para juzgar la viabilidad del gasoducto que uniría Venezuela con Argentina: disponibilidad de gas; impacto ambiental y ecológico, preservación de la Amazonía, relación entre los diferentes países por los cuales va a pasar, fortalezas económicas del proyecto.

Las dimensiones actuales de Petrobrás se comprenden mejor cuando se observa su proyección a futuro. El presupuesto de inversiones para el período 2007-2011 es de 87.100 millones de dólares, de los cuales 56% estará dedicado a exploración y producción, 26% a refinación, 9% a gas, 4% a petroquímica. Los resultados financieros arrojan para fines de junio 10 millardos de dólares en caja, con una utilidad de 6,5 millardos después de impuestos. Su programa de producción para el período 2007-2011 pasa de 2.403.000 barriles diarios a 3.493.000 barriles, un aumento de 7,8% interanual.

No hay duda de que Petrobrás es también una bandera del Brasil en crecimiento





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog