Marxismo en la Unefa

Por Venezuela Real - 1 de Octubre, 2006, 11:17, Categoría: Política Nacional

Editorial
El Nacional
30 de Septiembre de 2006

Hay noticias que dan pena, y esas son paradójicamente las que le dan la vuelta al mundo. Noticias que hacen quedar mal a los países, que los presentan como gente que cultiva el ridículo con gran esmero, sin darse cuenta de los pasos que dan. Que consideran con envanecimiento, e incluso con orgullo, que están abriendo caminos para la redención de la humanidad. Que, dicho con palabras menos académicas, se "la están comiendo". Esto viene a propósito del anuncio con bombos y platillos de que en la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada se dictarán cursos de marxismo y leninismo para ilustrar a los honorables diputados a la Asamblea Nacional. Esto sencillamente raya en el escándalo.

Primero, la Universidad de la Fuerza Armada no puede con vertirse en el instrumento ideológico del régimen. Por sus características, porque es el centro de formación de los oficiales de la Fuerza Armada, y porque como tales deben ser preservados de estos doctrinarismos dogmáticos. Eso es lo que pauta la Constitución vigente. No se trata de prohibirles a los oficiales que conozcan las diversas escuelas del pensamiento político a través de la historia, se trata de otra cosa distinta.

Lo que se pide es que la Unefa no sea el centro del pensa miento marxista-leninista. O castrista-estalinista. Esta es una deformación del papel que debe cumplir esa universidad, que debería centrarse en la formación de un venezolano integral, dotado de un pensamiento abierto y moderno. Su papel no es, por otra parte, el de formar diputados, que sólo alzan las manos para decir amén a Miraflores.

Pero, en todo caso, las prioridades de los honorables parla mentarios no son tales doctrinas. Harían mejor con estudiar materias como la geografía de Venezuela para que se asomen a lo que sucede en las extensas regiones de Guayana, abandonadas a la buena de Dios, como lo señaló uno de los generales que concurrió esta semana a la propia Asamblea Nacional.

Según las noticias de la prensa, procedentes de fuentes ofi ciales, ese entrenamiento ideológico tiene que ver con los planes oficiales del establecimiento en nuestro país del "socialismo del siglo XXI". ¿No será más bien comunismo del siglo XIX? Porque esos materiales ideológicos forman parte del basurero de la historia. Los estrategas de la revolución bolivariana, desde el jefe máximo para abajo, suelen hablarnos de "socialismo" para no ponerle al sistema que pretenden implantar el nombre que le corresponde, o sea, comunismo puro y simple, como el que impera en Cuba desde hace medio siglo.

Este es un asunto que no puede dejarse al margen del deba te presidencial, pues el 3 de diciembre es eso lo que los venezolanos nos vamos a jugar. ¿En qué país vamos a amanecer a la vuelta de la esquina, si no se toman en serio estos adelantos por entregas que nos vienen haciendo desde el Gobierno?

Según las fuentes, los diputados, como si obedecieran a una orden superior, acudieron solícitos a inscribirse en la Unefa para obtener diplomados, maestrías y doctorados. Tres grados que se traducirán en merecimientos, según la mística revolucionaria. Probablemente en el futuro se les pida a los ministros que tienen que ser doctores en marxismo-leninismo para poder optar a esas altas posiciones de la revolución.

Parece que viviéramos en dos países diferentes. Uno en el cual la gente común y honesta se esmera en cumplir las leyes y la Constitución, y otro donde unos representantes del Gobierno se esmeran, a su turno, en violarlas. La Unefa no puede ser el centro marxista de Venezuela. No es esa su misión. Como institución adscrita a la Fuerza Armada debe resguardar los perfiles de la Fuerza Armada.

Lo que pasa por dentro de esa institución castrense se adivi na desde afuera cuando, por ejemplo, se despliegan afiches gigantescos con la imagen del jefe supremo de la revolución, nuestro Kim Il Sung criollo. Probablemente ya se estén ofreciendo becas en el mundo para venir a estudiar marxismo-leninismo-castrismo-estalinismo en el país de Simón Bolívar. Como bien lo dijo el gobernador Porras, de Mérida, los juramentados del Samán de Güere no se alzaron para estudiar a Mao, Lenin o Marx, sino a los héroes venezolanos. Y esos, según Porras, están en el olvido.

Hay noticias que le dan la vuelta al globo y nos hacen que dar a los venezolanos como habitantes de una tierra donde lo ridículo es endógeno. Que los diputados al Parlamento de la República se inscriban en masa para ser adoctrinados no deja de ser un récord digno del Libro de Guinnes. Lástima.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog