Lo que dice Chávez que Fidel le dijo

Por Venezuela Real - 5 de Octubre, 2006, 11:20, Categoría: Política Nacional

Manuel Malaver
El Mundo
04 de Octubre de 2006

Un dato y un consejo dice Chávez que le dijo Fidel Castro en su última conversación telefónica y, si bien es cierto que no sorprenden por archiconocidos, creo que merecen comentarse por lo que aclaran sobre el actual estado de ánimo, no del emisor, sino del receptor.

Fíjense que Castro no sólo anuncia su retiro o muerte ("yo ya puedo morir tranquilo, porque la revolución cubana ya no depende de mí"), sino que de seguida, como leyendo un guión o más bien cumpliendo una petición que en algún momento pudo sugerirle el venezolano, pasa a recomendarle que no debe morir, que tiene que vivir, que es esclavo de la vida, "porque la revolución bolivariana depende de que tú vivas".

Y es en este tramo que el relato se vuelve sospechoso por lo que tiene de orden, de imposición, mandato o ley bajada del líder máximo, del héroe, del semidiós que en trance de transfiguración o muerte llama al heredero, al único que puede continuar sus pasos, y le dicta lo que debe hacer so pena de poner en peligro la revolución nacional y mundial.

¿Y cómo negarse, cómo decirle que no a Fidel, o cómo decirle que sí para no cumplir, cómo apartarse del consejo del segundo revolucionario en mantener flameando las banderas del socialismo aun después del colapso del imperio soviético (el otro es Kim Jong-Il, el dictador de Corea del Norte), y que muere, no porque a los 80 años es lo que espera a cualquier mortal, sino por su esfuerzo en propinarle la estocada final al capitalismo, el imperialismo y los Estados Unidos?.

Y aquí es donde reforzamos la suspicacia de que la conversación pudo o no haber tenido lugar, o si lo tuvo, no fue en los términos y contexto que afirma el teniente coronel.

O, lo que es lo mismo: que Castro dijo, no que le dijo, sino lo que Chávez quería oír. Porque es que si algo ha caracterizado la vida política de Chávez es precisamente su tendencia a no jugarse la vida, a escabullirse cuando las circunstancias le imponían el sacrificio supremo, con seguidores que habían sido arengados al combate, y se exponían a perder o ya habían perdido la vida.

Recordemos a este respecto el 4 de febrero de 1992, cuando el hoy presidente de la República encabezó un golpe militar, pero cuidándose de no estar en las primeras líneas y corriendo a rendirse justo en el momento en que el resto de los comprometidos aspiraba a continuar por que les parecía que el triunfo estaba a la vuelta de la esquina.

También se vio la noche del 11 de abril de 2002, con un líder de la revolución abandonando su puesto de combate en el palacio de Miraflores para presentarse imprudentemente a unas conversaciones desde donde pudo ser derrocado y mandado al exilio.

De modo que el consejo de Castro, si es que lo hubo, no fue dirigido a un líder de la revolución demasiado imprudente, a uno que tan pronto siente el olor a pólvora toma armas y equipos y se pierde por el campo esperando encontrarse con el enemigo para hacerle morder el polvo de la derrota.

Decirlo, sí, prometerlo también...pero sin que hasta ahora ni amigos ni enemigos se hayan encontrado con ese jefe impertérrito que avanza por las líneas sembrando el asombro y el terror entre quienes presencian tamaña muestra de coraje.

Que es un detalle en la vida del comandante en jefe de la revolución bolivariana que deben haber observado sus propios seguidores, quienes serían los primeros perjudicados si se ven envueltos en aventuras como la guerra asimétrica, o trasladados a otros países a dar la vida por la revolución, mientras el mentor, maestro y ductor simplemente se dedica a hacer discursos o comentarios por radio y televisión.

Y pienso yo si no sentirá Chávez alguna presión entre la gente que lo rodea para que la próxima vez sea diferente, se decida a dar el pecho y sea el primero en ofrecer su vida en el altar de la patria.

Pero por si las moscas, por si las circunstancias lo imponen, ya salió Chávez a decir que él quisiera, pero que Fidel no lo deja, que no es que sea cobarde, sino que obediencia al mandato o ley bajados desde el propio patriarca de la revolución, tienen que ser cumplidas aun arriesgo de lucir una etiqueta deshonrosa.

Y así no quedará más remedio que prepararse para la próxima estampida, ya sea que venga por la guerra asimétrica, porque algún país extranjero invada a Venezuela o porque Manuel Rosales gane las próximas elecciones.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog