Alianza militar Chávez-Morales despierta preocupación en Chile

Por Venezuela Real - 10 de Octubre, 2006, 14:33, Categoría: Temas Militares

Sergio Espinosa  / Andrea Sierra
El Mercurio - Chile /
El Nacional  (GDA)
09 de Octubre de 2006

El 26 de mayo, los presidentes de Venezuela y Bolivia firmaron un amplio y ambiguo acuerdo para construir más de 20 bases militares en la frontera que Bolivia comparte con cinco países, entre ellos, Chile. El pacto ha causado alarma en Perú y Paraguay. La comisión de Relaciones Exteriores del Congreso citó para mañana martes al canciller Alejandro Foxley y a la ministra de Defensa, Vivian Blanlot

A más de 4 mil metros sobre el nivel del mar, en medio de un a m b i e n t e agreste donde la temperatura puede llegar hasta 25 grados bajo cero en la noche y la vegetación es casi inexistente, el río Silala fluye silenciosamente desde el territorio boliviano hacia Chile, donde se junta con las aguas del río San Pedro y luego desembocan en el río Loa. Las condiciones extremas que reinan en la zona se han encargado históricamente de ahuyentar con rapidez a los pocos que se aventuran a pasar por ahí. Pero en el último tiempo las cosas han comenzado a cambiar.

Cerca del afluente cuyas aguas se han disputado Chile y Bolivia por más de un siglo, se levanta la única construcción en cientos de kilómetros a la redonda. Un puesto militar cuya construcción fue anunciada el 27 de agosto por el propio presidente de Bolivia, Evo Morales, y que albergará a una treintena de efectivos del Ejército. Una decisión que, en palabras del propio mandatario, busca "asentar la soberanía boliviana en la zona del Silala" y cuya construcción ya está prácticamente terminada.

Aunque las características del lugar no permiten albergar una unidad mayor -por los problemas de abastecimiento y conectividad que presentay el mes pasado La Moneda declaró que no opinaba sobre lo que Bolivia hiciera dentro de sus fronteras, el hecho no ha resultado indiferente para otros sectores.

Entre otras razones, porque es una pieza más de un complejo tablero de ajedrez en el que -afirman en círculos de inteligenciaMorales no está jugando solo. Detrás está la mano del presidente venezolano Hugo Chávez. Y la jugada puede tener consecuencias en Chile.

Palacio cableado

El 22 de enero pasado, Palacio Quemado se preparaba para recibir al primer indígena que asumía la Presidencia de Bolivia. Pero horas antes de que ingresara el recién investido Morales, la sede del Ejecutivo tuvo otra visita inédita. Personal de seguridad del gobierno venezolano inspeccionó exhaustivamente las dependencias del centenario edificio para asegurar que éste estuviera "limpio" de micrófonos o cualquier otra amenaza a la integridad del novel gobernante.

Una orden que había dado Morales, siguiendo la recomendación del propio Chávez, y que anticipaba la fuerte influencia que este último comenzaría a ejercer en el nuevo gobierno.

El más claro ejemplo de esa alianza se oficializaría cuatro meses después, cuando el 26 de mayo los dos presidentes firmaron un acuerdo de seguridad y defensa que -pese a las críticas de la oposición y la preocupación de los países vecinosestablece explícitamente la construcción de dos bases militares, pero la intención de Morales es llegar a un total de 24 a lo largo de los 6.918 kilómetros de línea fronteriza que Bolivia comparte con Perú, Brasil, Paraguay, Argentina y Chile.

El plan responde a la necesidad boliviana de revertir la vulnerabilidad que, por falta de recursos y escasa población en las fronteras, presenta el país para evitar la "invasión pacífica" de ciudadanos de países fronterizos, así como el contrabando de sus recursos naturales.

Aunque Venezuela anunció que la próxima semana detallará cómo y cuánto dinero destinarára para financiar las obras y equipamiento de las unidades castrenses, en La Paz calculan que el costo de las dos primeras bases será de 49,2 millones de dólares.

Pero hay otros aspectos más delicados. También considera el repotenciamiento del material bélico antiguo de las Fuerzas Armadas bolivianas, el mantenimiento de maquinaria pesada del Ejército y, más aun, el ingreso de tropas venezolanas a territorio boliviano para "gestión de crisis" y "desarme y control de armas".

El amplio margen de "cooperación" que incluye el pacto se ha convertido en el argumento concreto con el que los detractores de la influencia chavista en el gobierno altiplánico están denunciando el intervencionismo de ese gobernante en los asuntos internos de Bolivia.

"Este convenio es inquietante y riesgoso para la unidad nacional. Está redactado de una manera tan abstracta y general, que puede merecer diversas interpretaciones. Desde un acuerdo burocrático hasta la posibilidad de intervención militar directa de cualquiera de las partes en el territorio del otro", critica el senador del opositor Poder Democrático Social (Podemos) Carlos Bohrt, quien hace una semana solicitó al Congreso revisar el acuerdo firmado entre ambos países.

Esa misma ambigüedad que ha rodeado su contenido alimentó la controversia generada en algunas naciones vecinas.

Los vecinos gritan

Al contrario de Chile, Paraguay reaccionó airadamente apenas trascendió el acuerdo entre Caracas y La Paz, luego que Morales anunció que las dos primeras bases se construirán en el río Paraguay y en la frontera con Brasil. Desde artículos de prensa a editoriales y columnas de opinión, la prensa guaraní está denunciando que "Bolivia se prepara para atacar al Paraguay".

El propio gobierno de Nicanor Duarte ha respaldado esta inquietud. Hace unas semanas, el canciller paraguayo, Rubén Ramírez, dijo que Asunción "observa atentamente" los emprendimientos militares de su vecino.

La misma preocupación ha expresado Perú. "Es una cooperación absolutamente atípica. Siempre el apoyo entre países se ha limitado a cooperación alimentaria, humanitaria o en asuntos absolutamente productivos, pero nunca en la construcción de bases militares para ser colocadas en fronteras. Es una injerencia sorprendente por parte de Venezuela, que lo financia, y de Bolivia, que lo acepta", afirma Luis González Posada, presidente de la Comisión de Defensa Nacional del Congreso peruano y ex canciller del primer gobierno de Alan García.

El parlamentario sostiene que el eje Caracas-La Paz está creando tensiones en la relación entre Perú y Bolivia. "La información que tengo registrada es que las bases estarían en las fronteras de Chile y Brasil y con este acuerdo Venezuela puede interferir en asuntos internos (...) por eso he solicitado que Perú pida información oficial a la cancillería boliviana y lo mismo debería hacer Chile", agrega.

Calmando las aguas

Aunque en La Paz el ministro de Defensa, Walker San Miguel, ha intentado apaciguar los ánimos, al asegurar que las bases militares que se construirán no serán venezolanas, en el Congreso boliviano reconocen que Chávez no sólo financiará las unidades militares, sino que serán efectivos de las Fuerzas Armadas venezolanas quienes las construirán.

Las dudas de la oposición boliviana han aumentado con el correr de las semanas. "El convenio pasó recién para su aprobación al Senado de la República en septiembre, pese a que fue aprobado en la Cámara de Diputados en julio, pero no hemos podido establecer muy bien cómo pasó eso, porque en ese momento estaba en receso", dice Bohrt respecto de la extraña tramitación legislativa del acuerdo.

Una fuente de la inteligencia chilena -que sólo aceptó hablar en off the recordreconoce que para Chile el hecho tampoco debería ser subvalorado por las autoridades políticas.

"Por lo pronto, tenemos constatada la presencia de muchos asesores venezolanos en Bolivia, y el hecho de que Chávez les esté entregando armas a los bolivianos es una amenaza para Chile, porque nadie cree que la ayuda que está entregando sea sólo con fines humanitarios", confirma la misma fuente, que está vinculada directamente al tema.

Chile entra al ruedo

La advertencia está siendo estudiada en algunos sectores. En el Congreso han comenzado a preocuparse por el asunto y la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara citó para mañana martes al canciller Alejandro Foxley y a la ministra de Defensa, Vivian Blanlot.

Según el diputado Ivan Moreira, el bjetivo será analizar la difusa asistencia financiera de Venezuela a las Fuerzas Armadas bolivianas, así como de qué manera este escenario puede complicar un eventual voto de Chile favorable a Venezuela para convertirse en miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

En la comisión se presentarán los argumentos por los cuales preocupa la gravitación que está teniendo el mandatario venezolano en el corazón de Suramérica. "La situación interna de Bolivia es muy inestable y obviamente Chávez quiere asegurarse de que Morales se mantenga en el poder", opina un experto en inteligencia.

Por lo pronto, tres departamentos de la Agencia Nacional de Inteligencia, y la Dirección de Inteligencia de Defensa, se encuentran analizando los alcances de la alianza entre ambos gobernantes. Allí, el tema del Silala ocupa un lugar importante. "Si siempre hemos tenido roces con Bolivia por el uso de esas aguas, el que ahora haya allí un puesto militar y efectivos circulando por la zona hará que cualquier conflicto que surja en el futuro será más delicado", concluye.

Gobierno atento

El Gobierno chileno dijo ayer que "estará atento" al convenio de cooperación militar suscrito por Venezuela y Bolivia., reseñó la agencia EFE.

"El acuerdo que suscribió Venezuela y Bolivia no se escapa de los cánones tradicionales en esta área", afirmó el ministro portavoz del Gobierno, Ricardo Lagos Weber.

"Sin embargo, nosotros estaremos atentos a todos los eventos y desarrollos que tengan lugar y que dicen relación con las políticas de defensa en la región", subrayó.

Descargue el acuerdo militar
entre Venezuela y Bolivia (pdf. 8.2MB)







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog