Agotamiento

Por Venezuela Real - 17 de Octubre, 2006, 12:28, Categoría: Política Nacional

Diego Bautista Urbaneja
Internet
Octubre 2006


El gran problema del proyecto de Chávez es que está llegando a las elecciones cuando ya no da más. Eso pasa. Los proyectos se agotan. Véase si no. Las misiones ya no dan más. Se han rutinizado en el mejor de los casos, han retrocedido en la mayoría. Las obras que el gobierno dice que va a inaugurar en estas semanas venían de atrás, de gobiernos anteriores, y cierran así una especie de ciclo de obras que estaban pendientes. No hay ninguna nueva oleada de obras que se anuncie. Los datos económicos están claros : casi cero inversión, las importaciones por las nubes, la inflación indomable, una devaluación en puertas. Todo ello en el marco de un escenario petrolero que tiende a  estabilizarse, en la medida en que los conflictos internacionales son absorbidos por las negociaciones, así como por  nuevos hallazgos de petróleo y las medidas que se van tomando para solventar los cuellos de botella en la capacidad mundial de refinación.

Todas estas tendencias no tienen, bajo un nuevo gobierno de Chávez, otro camino que el de acentuarse. La rigidez ideológica y política de este gobierno no le permite dar un vuelco favorable a la inversión privada, ni a la libertad educativa, ni al alza de los niveles de exigencia en los diversos órdenes de la vida social. Por eso Chávez no está ofreciendo nada. No tiene nada preciso que ofrecer. Privada de dinamismo la economía, lo único que queda es la renta petrolera, y esta está llegando a su nivel de equilibrio con los compromisos adquiridos por este gobierno terriblemente ineficiente y dispendioso. Ya está dejando de sobrar”. Ya están desapareciendo los recursos excesivos que, en su exceso, permitían poner en marcha esto y lo otro, un surtido de ideas, muchas veces  costosas e ineficientes, pero que daban a determinados sectores la sensación de ser atendidos, de que por primera vez, como dicen algunos, “existían”. A lo que pueda haber habido  de avance  social en esas iniciativas no le queda sino esperar el deterioro y la asfixia. El óxido.

Por eso Chávez lo único que puede ofrecer son cosas como “una nueva etapa de la revolución”. Cosas que nadie sabe bien en qué pueden consistir, pero que sí es seguro que significarán más control del Estado sobre la vida de cada uno de nosotros, mayor identificación del Estado con la persona y la voluntad de un hombre embalado en una ruta de delirio personalista, un nuevo nivel de clima de conflicto internacional artificial, pero de consecuencias represivas para dentro.  Una nueva etapa de anuncios inquietantes en cualquier área imaginable de la vida social, una nueva oleada de incertidumbre, peligro y angustia.

La única forma de salvar – así es la vida – lo que se haya adelantado socialmente en estos años es un cambio de gobierno. Un cambio de gobierno que, al traer un nuevo dinamismo a la vida económica y social, rescate a los avances   sociales  de ese futuro que de otro modo les espera : languidecer. Tomemos el caso de la salud. Sólo una nueva política de salud puede salvar barrio adentro. Una política de salud que, al traer una vigorosa inversión en toda la red hospitalaria, y al involucrar a la sociedad en su gestión, “engarce”  en ese dinamismo a barrio adentro y lo lance hacia arriba, venezolanizado, sin ir contra nadie que haya hecho su aporte a lo que allí se haya realizado. Engastado ahora en toda una red donde tiene su función y su efectividad propias.

No soy de los que cree que los pasados son años perdidos. Costosísimos sí. Pero desde otro punto de vista, han sido una etapa. Un duro aprendizaje. Un difícil eslabón en el proceso de maduración de esta como una sociedad democrática. Pero  del mismo modo creo que la única manera de salvar para la construcción del país lo que estos años hayan significado como eslabón, de salvar, esto es, la significación positiva que estos años puedan tener para nuestro proceso histórico, es que este gobierno termine ya. Porque su continuación será fermentación, degeneración, podredumbre, represión  y, al cabo, execración.

Ningún régimen está nunca dispuesto a ver las cosas así. Y mucho menos este. Les toca a los pueblos imponer esas verdades, mientras disponen de mecanismos democráticos para ello y sobre todo cuando tienen la suerte de contar con una alternativa real, popular, social, como la que representa Manuel Rosales.

Lo otro será perder una gran oportunidad e incurrir en una gran responsabilidad histórica, ante la que no habrá excusa posible.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog