Brillo de oro negro podría deslucir economía venezolana

Por Venezuela Real - 17 de Octubre, 2006, 11:30, Categoría: Prensa Internacional

El Comercio - Perú
11 de Octubre de 2006

La Guaira (Reuters). El presidente venezolano, Hugo Chávez, recientemente comenzó a entrenar a sus seguidores en la ciudad portuaria de La Guaira organizando una guerrilla de resistencia para hacer frente a una eventual invasión estadounidense.

Pero algunos dicen que la invasión ya está en camino, no con tropas vestidas de camuflaje, sino más bien con whiskys de 18 años, exclusivos perfumes y automóviles de lujo.

La rica nación petrolera importó mercancías por casi 24.000 millones de dólares el año pasado, un 40 por ciento más que en el 2004, debido a que los crecientes ingresos energéticos han aterrizado en los bolsillos de los voraces consumidores.

"Para mí es bueno porque me da más trabajo, pero es preocupante porque mientras más importa Venezuela, menos produce", dijo Rusvel Gutiérrez, agente de importación, en su oficina de La Guaira con vistas al litoral caribeño del país.

El auge importador es uno de los numerosos signos de que los abundantes petrodólares que impulsan a la economía a tasas de crecimiento récord también están creando una dependencia del crudo que podría convertirse en un problema para el país y los inversores, si los precios del petróleo continúan bajando.

Los precios del crudo han retrocedido en los mercados internacionales cerca de un 25 por ciento en los últimos tres meses, después de marcar máximos históricos de 78,4 dólares el barril en julio de este año.

El crecimiento económico de un 9,3 por ciento y un descenso del desempleo de 6,6 puntos porcentuales en el 2005 fueron buenas noticias para todos, desde las madres pobres del barrio que votan por Chávez hasta para los banqueros de Wall Street que recomiendan comprar deuda soberana del país.

A pesar de la fiera retórica izquierdista de Chávez, que incluye frecuentes acusaciones sobre un complot de Washington para sacarlo del poder, los ingresos petroleros están a niveles tan altos que Standard & Poor's mejoró este mes la perspectiva de la calificación crediticia del país a "positiva" de "estable".

LA MALDICION DEL PETROLEO

Pero más allá de las altas cifras petroleras subyace una economía doméstica muy atrofiada por su dependencia de la rápida liquidez que da el crudo, un problema que a menudo se ha calificado como "la maldición del petróleo".

La inflación avanzó en septiembre un 15,3 por ciento interanual, la más alta de Latinoamérica, a pesar del control de precios vigente, mientras que el gasto gubernamental y el suministro de dinero se dispararon un 51 por ciento en el 2005.

Si bien los petrodólares continúan financiando el flujo de importaciones, los ingresos por exportaciones no petroleras en el segundo trimestre cayeron un 14,7 por ciento, según cifras del banco central.

Líderes industriales dicen que los dos aumentos de salario mínimo decretados este año y una sobrevaluación estimada de la divisa venezolana del 30 por ciento, han hecho muy complicado para la industria doméstica del país competir en el exterior y, en ocasiones, en el mercado local.

Aún cuando Chávez celebra el gigantesco crecimiento económico, también ha reconocido los problemas subyacentes.

"Tenemos que dejar de ser un país que sólo exporta petróleo y debemos recuperar nuestra capacidad de producción (...) para bajar las importaciones, porque importamos demasiado", dijo recientemente al prometer enfrentar la inflación.

Pero sus críticos dicen que Venezuela está volviendo a los días del 'boom' petrolero de la década de 1970, cuando la nación gastaba desmesuradas sumas de dinero en ambiciosos planes de desarrollo, sólo para volver a caer en la pobreza años más tarde cuando los precios se desinflaron.

"Estamos viendo muchas cosas que vimos hace treinta años", dijo Terry Lynn Karl, un profesor de Stanford que relató en "La Paradoja de la Plenitud" los años del auge petrolero en Venezuela durante la década de 1970.

"El dinero no se está gastando tan adecuadamente como se podría, lo que está llevando (a Venezuela) hacia la inflación y el descontrol", agregó.

ECONOMIA SOCIALISTA

Chávez ha prometido una revolución socialista para acabar con la pobreza y ha liderado una campaña contra la miseria, a la que ha dedicado más de 13.000 millones de dólares a través de programas sociales entre 2004 y 2006.

La expansión de estos servicios, que van desde atención médica y educación, hasta supermercados subvencionados y préstamos para vivienda, han dado a Chávez un fuerte apoyo entre los pobres país petrolero y se espera que le ayuden a ganar la reelección en diciembre.

Buscando desligar a Venezuela de su dependencia petrolera, el gobierno ha financiado docenas de proyectos domésticos que se dedican desde la fabricación de cementos hasta confección de camisetas.

Con pleno empleo y dinero, pocos venezolanos de a pie están preocupados por la economía, que podría crecer hasta un 10 por ciento este año.

Pero con los precios del crudo en sostenido descenso, los buenos tiempos podrían no durar para siempre.

"Es innegable que ha habido un crecimiento económico", dijo José Guerra, un ex director del Banco Central que ahora critica abiertamente al gobierno. "Pero es un crecimiento sustentado mayoritariamente en los altos precios del petróleo que será imposible sostener si los precios caen", auguró.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog