"Misión despilfarro"

Por Venezuela Real - 17 de Octubre, 2006, 12:02, Categoría: Prensa Internacional

JOSÉ VALES
El Universal - Mexico
12 de Octubre de 2006

La administración chavista gasta millones en programas de asistencia (misiones) en los que hay más inscritos que beneficiarios, según un estudio de la Universidad Católica Andrés Bello

CARACAS.- Daisy es una buena guía para recorrer los mercales de su barrio, porque "compro más barato, aunque el arroz, los fideos y toda la comida es de muy mala calidad, pero ayuda a llegar a fin de mes".

En La Vega hay por lo menos tres mercales (mercados populares donde los alimentos se venden 35% más baratos que en los comercios tradicionales), y seis módulos de Barrio Adentro (la misión dedicada a la salud primaria), otras tantas misiones Ribas (para terminar el bachiller) o la Robinson (de alfabetización). No difiere del resto del país, donde las misiones fueron vistas como una buena medida para achicar los índices de pobreza, el analfabetismo y terminar con la deserción escolar. De hecho, Hugo Chávez, presidente de Venezuela, llegó a admitir que fueron la herramienta que "me ayudó a ganar los comicios durante el referéndum revocatorio", de agosto de 2004.

Hoy, a casi tres años de instauradas, muchas de las misiones como las de La Vega parecen no cumplir con el rol para el que fueron creadas.

Luzmila, viene del módulo de Barrio Adentro, pasadas las tres de la tarde. Es la segunda vez que lleva a su hija de 5 años, para que un médico le diga cuál puede ser el origen de la colitis que desde hace dos días padece, pero no tuvo suerte. "Ahora trabajan hasta la una solamente", se resigna, como se resignó a perder el empleo en la Dirección de Tránsito de Caracas "por haber aparecido en la Lista Tascón".

Como Lista Tascón se conoce a la relación que los venezolanos firmaron en el 2003 para forzar el referéndum revocatorio contra Chávez en Agosto del 2004. Lleva el nombre del diputado chavista Luis Tascón. Como Luzmila, son miles las denuncias de trabajadores y de empresarios que fueron rechazados a seguir trabajando, a realizar obras o venderle al Estado, por figurar en la lista que puede adquirirse por unos pocos bolívares en cualquier puesto de buhoneros (ambulantes).

Pero el problema de Luzmila, en lo inmediato, pasa por la salud de su hija. Tiene que caminar unas 15 cuadras para llegar al centro de salud La Pradera, que lleva el mismo nombre que la escuela y el jardín maternal, que desde hace siete años funciona allí con el apoyo de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). El rector de la UCAB es el padre jesuita Luis Ugalde, quien lleva más de 49 años de venezolano pero no ha perdido su acento acento español y su amor por el País Vasco, donde nació hace 67 años.

Es una figura respetada en Venezuela y en los últimos años fue blanco de la furia del chavismo por sus críticas al gobierno. No obstante, llega periódicamente hasta el barrio para ver cómo marcha la nueva escuela primaria que se está construyendo para reemplazar el rancho donde tomaban clases más de 40 niños, nuevos en el barrio y que habitan la parte más peligrosa del cerro. "Todo lo hacemos con el apoyo de donaciones privadas y con el asesoramiento de la Universidad, porque aquí la realidad es muy dura", dice Mercedes Morales, directora de Asuntos Sociales de la UCAB y coordinadora en La Pradera.

Ugalde, quien en su momento calificó las misiones (programas de asistencia social del chavismo) de "positivas", hoy dice que "no funcionan". Incluso "más allá de las diferencias con el gobierno, hemos colaborado con los médicos cubanos destinados a las mismas. Creo que fallan porque hay corrupción y porque no cumplen un rol netamente social sino político", acota el sacerdote, en sintonía con muchos otros intelectuales venezolanos.

Lo de la corrupción podría quedar en el terreno de los rumores, siendo como es casi un deporte nacional en Venezuela. Pero un equipo interdisciplinario de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), realizó un estudio que demuestra que el presupuesto de las misiones está "sobredimensionado" e incluso entre los beneficiarios aparecen personas ya fallecidas o con más de 100 años que están cursando el bachillerato.

El estudio, que demandó nueve meses y fue liderado por el ex decano de la UCV, Manuel Rodríguez Mena, demuestra que las misiones, en el primer año, tuvieron una inversión de 516 millones de bolívares (poco menos de 250 mil dólares). En 2005, la cifra se elevó a 5 mil 300 millones (2 millones 500 mil dólares) y el ministro de Finanzas anunció que este año serán 14 mil 800 millones (7 millones de dólares). Pero para la misión Ribas (915.7 millones de bolívares) sólo se necesitaban 384 millones.

Por eso Rodríguez Mena y el resto del equipo se preguntan: "¿En qué se utilizó el resto?" Es que ni considerando los gastos de estructura y equipos esa cifra cierra.

"Por lo menos hay ineficiencia y los problemas estructurales de la pobreza no han sido tocados en absoluto por las misiones, porque ese no era el interés del gobierno, sino el efectismo político", sostiene el responsable del estudio. El sociólogo Luis España también trabajó en el proyecto y afirma que "las misiones cada vez más son un foco de corrupción y de clientelismo político".

Serios problemas de gestión es lo que se observa en Venezuela en estos ocho años. La lista es larga. Desde la implementación del Plan Bolívar, en 1999, por el cual miembros de las Fuerzas Armadas operaban toda la ayuda social, hasta las carreteras que se desploman por falta de mantenimiento o la recolección de residuos en cualquier municipio.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog