Cartas marcadas en la ONU

Por Venezuela Real - 26 de Octubre, 2006, 11:33, Categoría: Política Internacional

Editorial
El Nacional
26 de Octubre de 2006

La diplomacia como improvisación no ha dado ni dará buenos resultados. Menos aún la política exterior que pretende privilegiar a determinadas tendencias ideológicas por encima de otros facto res. Esto equivale prácticamente a una especie de veto o de censura contra los otros países que no entran en el juego de las coincidencias políticas. Lo sucedido con la carta bajo la manga que tenía el presidente de la República, Hugo Chávez, para salir del mar muerto de la votación fracasada por obtener un puesto en el Consejo de Seguridad, ilustra muy bien esta situación.

De buenas a primeras, el mandatario venezolano lanzó la candidatura de Bolivia como condición para que Venezuela retire su postulación y se supere el problema. Como haciéndose eco de la voluntad venezolana, que Guatemala retire también la suya. Pero las condiciones son dictadas por el Gobierno venezolano. O sea, sólo deben contar los intereses y los puntos de vista de la revolución bolivariana, y no los de aquellos países que creen en la opción guatemalteca.

"Con Bolivia nos sentimos perfectamente representados", dijo el mandatario Hugo Chávez; pero sucede que no es sólo el Presidente de Venezuela el único que se debe sentir "representado" en la ONU. Son 192 Estados miembros. Esto equivale a confesar un gran desconocimiento de cómo opera la ONU y de cómo se presentan las candidaturas en el foro mundial. De cómo se negocian. Del lenguaje que se usa. De los diversos factores implicados en la representación ante el Consejo de Seguridad que los delegados ponderan, miden, imaginan, según el récord de los candidatos.

Ayer las rondas dieron resultados similares a los de la semana pasada: Guatemala se mantuvo en los ciento y tantos votos, Venezuela en los setenta. No hubo avances significativos, lo que hubo fue congelamiento de un número de votos que, de pronto, puede comenzar a disminuir como consecuencia de la incapacidad para negociar. Los países no se prestan tan voluntariamente para esta sistemática pérdida de tiempo. El batiburrillo ha sido demasiado grande, y se han retardado de manera indebida los trabajos de la Asamblea General en busca de una competencia que ya no nos pro mete sino un terrible fiasco. Se ha demostrado intransigencia e incomprensión de la realidad.

En Naciones Unidas no se trata ni se tratará de eso de "rodi lla en tierra, bayoneta calada". Eso está bien, si acaso, para las prácticas fantasmales de los reservistas. Pero no más allá. Ojalá esta expresión no haya llegado hasta los delegados y se hayan sentido desafiados de esa manera, pues daría mucha pena. Otras expresiones dejan un mal sabor y una estela que no se borrará fácilmente. Guatemala no olvidará que ha sido agraviada con esa cantaleta de que la batalla "no es contra Guatemala, sino contra Estados Unidos". Que los ciento y tantos países que han respaldado a la nación centroamericana "han sido comprados con un caramelo", o los han presionado o les "han torcido la mano". Afirmar esto y proclamar que los únicos votos dignos son los que se pronuncian por Venezuela es exactamente lo mismo. Conviene aprender también a usar las palabras. Usarlas como proyectiles puede ser contraproducente.

La candidatura de Bolivia, lanzada a última hora y de manera inesperada, tiene otras implicaciones que no pasarán inadvertidas. Estaba ya un tanto adelantada la candidatura de Uruguay, con la ventaja de ser representante de un conjunto de países como los de Mercosur. Al lanzar a Bolivia, el Gobierno venezolano vetó a su manera a Uruguay. Si se desea negociar, y buscar un consenso en el seno del Grupo Latinoamericano y del Caribe, (que es lo inteligente, lo necesario, lo que espera todo el mundo), nadie puede presentarse con una fórmula religiosa, consagrándose como un factor de discordia. Lanzar a Bolivia fue una temeridad. Puso a Bolivia en una situación inelegante. Es lo que no debe hacerse, sin que medien consultas, ni intercambios ni exploraciones con otros países, como se procede en el seno de la ONU.

Al cabo de un alto número de rondas, ayer quedó demostra do que las posibilidades de Venezuela se alejan de manera irreversible. No hay otra alternativa que el retiro de la candidatura, sea cual fuere la posición de Guatemala. Lo que está en juego es el crédito de Venezuela, y esto es lo que debe preservarse. Este episodio de la ONU deja tantas lecciones que sería penoso seguir oyendo eso de que "Venezuela derrotó moralmente al imperio". Ni "rodilla en tierra", ni "lanza en ristre". Sindéresis.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog