Distancia con Chávez y Morales

Por Venezuela Real - 30 de Octubre, 2006, 11:31, Categoría: Política Internacional

Valentina Alvarez - Brasilia
El Nacional
30 de Octubre de 2006

"Queremos aumentar nuestras relaciones comerciales con Estados Unidos, pero eso no quiere decir que nos vayamos a volcar a una relación bilateral que perjudique al Mercosur", dijo el ministro de Relaciones Institucionales de Brasil, Tarso Genro, principal articulador político del gobierno de Lula da Silva y candidato a mantenerse en el cargo durante su segundo mandato.

Genro, como el resto de los oficialistas brasileños, es ambiguo a propósito. Evita responder cómo será en el futuro el trato con el presidente Hugo Chávez, a quien el presidente Lula ya llegó a llamar compañero y catalogar como una víctima de las élites venezolanas. Pero no desmiente que aquel trato efusivo quedará en el recuerdo, a cambio de un diálogo franco, pero distante.

Tras los bastidores de la política exterior brasileña ya se tiene como un hecho que el nuevo gobierno de Lula marcará distancia con Chávez y con su principal aliado en la región, Evo Morales. Versiones oficiosas confirman que Celso Amorim será confirmado en su cargo.

El canciller ha sido un duro crítico de la actuación del presidente venezolano en la región; en mayo -tras la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia-, lo acusó de injerencia en asuntos internos de Bolivia y Brasil. Hace pocos días, criticó a Venezuela por su insistencia en postularse infructuosamente a la vacante rotativa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, porque tal actitud podría generar una división regional indeseable.

En Itamaraty, el imponente predio de la Cancillería brasileña, los comentarios que se escuchaban contra la participación del mandatario venezolano en la Asamblea General de la ONU son irreproducibles. El discurso del azufre y la pelea por el Consejo de Seguridad le grajearon antipatías antes impensables.

Además, los voceros del Ejecutivo anuncian que el asesor internacional de Lula para asuntos internacionales, Marco Aurelio García, saldría del Gobierno.

García fue siempre un fervoroso defensor de Chávez dentro del Ejecutivo, asiduo visitante de Miraflores e ideólogo de una política de guante de seda con Evo Morales. Antiestadounidense, influyente y respetado por Lula, siempre representó un contrapunto incómodo a las posiciones de Amorim, y en Brasilia se le llamaba "el canciller paralelo".

Dedicado ahora a la presidencia del PT, García no volvería a su despacho del Palacio de Planalto sino que saldría hacia una embajada europea, en 2007.

En Brasil nunca le perdonaron a Chávez que no advirtiera a Lula que Evo Morales anunciaría la nacionalización de los hidrocarburos con una toma militar de las instalaciones de la estatal Petrobras en ese país andino. "Podría haber intentado hacerlo recapacitar; no hacía falta esa demostración de fuerza cuando Brasil estaba abierto a la negociación", dicen desde el Ejecutivo brasileño.

"El desprestigio que viene sumando Chávez a escala mundial será decisivo para que Lula, en un segundo mandato, se aleje de su gobierno, así como el trato que Petrobras recibió en Bolivia ha endurecido el trato con Evo Morales", indica el analista internacional Eduadro Viola, de la Universidad de Brasilia. Según Viola, Brasil hará de su política internacional un complemento pragmático de su estrategia comercial.


Nota: Interesante análisis sobre lo que podría ser la posición de la Cancilleria Brasileña de cara a los gobiernos revolucionarios de Bolivia y Venezuela. Una línea controversial entre los intereses de la nación y el corazoncito de su presidente, el cual deberá poner de lado las consideraciones ideológicas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog