Grave alternativa

Por Venezuela Real - 31 de Octubre, 2006, 16:03, Categoría: Electorales

Ovidio Pérez Morales
El Nacional
30 de Octubre de 2006

La decisión que ha de tomar la ciudadanía venezolana en diciembre próximo lleva a recordar alternativas del pasado, como la que desafió a Italia en abril de 1948.

En aquel entonces se le planteó a dicho país una escogencia de tremendas consecuencias: el permanecer en el campo democrático o entrar en la órbita comunista. La opción se inscribía en el crescendo de una Guerra Fría, que habría de mantenerse, con variados matices, hasta finales de los ochenta. Rivalidad limitada en el campo bélico por la amenaza de un holocausto nuclear, pero que se mantuvo muy activa en los ámbitos económico, político y cultural. Felizmente la opción de los italianos en aquella circunstancia fue positiva; les evitó iniciar el recorrido que hicieron otros pueblos y que concluyó en el fundamental cambio de rumbo simbolizado por la destrucción del Muro de Berlín.

La grave alternativa nacional para diciembre puede formularse en estos términos: involución o apertura de futuro. Lo de involución se funda en que lo del "socialismo del siglo XXI", según la progresiva explicación que de él han venido haciendo, con palabras y hechos, los interesados, resulta ser una reedición, sin mayores correcciones, de experiencias lamentables de un pasado que no debiera revivir. Aunque de un tal tipo de sistema quedan resabios como los casos muy patentes de una vecina isla caribeña y de un lejano país asiático.

La posibilidad de una involución no ha de extrañar en una historia escrita vitalmente por el ser humano. Éste, se ha dicho, es el único animal que cae dos veces en el mismo hueco. Y más de dos veces. Muestras no escasean. En Alemania se registraron guerras de religión después de la separación protestante, y se construyeron en el siglo XX campos de concentración excelentemente bien llevados, desde el punto de vista de la eficacia, para destruir personas y comunidades enteras. En el ínterin, los germanos habían tenido, en medio de los obvios claroscuros humanos, lapsos brillantes de historia; y podían exhibir gente de gran estatura humana y calidad espiritual, notables pensadores y maravillosos compositores. El tiempo de las personas y de los pueblos no es una caminata lineal ascendente desde el punto de vista ético y religioso. En Venezuela, el devenir republicano es diciente al respecto. El inventario ofrece momentos y momentos, buenos y mejores unos, depresivos y decadentes otros. Este vaivén es comprensible por la naturaleza bastante compleja del "animal racional", que es --y esto conviene no olvidarlo nunca-limitado, frágil y pecador.

El criticar a un régimen o a un sistema, al igual que a personas o entidades cualesquiera, no implica, en modo alguno, ignorar o negar lo que de positivo se da en ellos. Tradicionalmente se ha dicho que lo "totalmente" malo no existe. Equivaldría a la nada. Lo que calificamos "malo" es algo real (bueno), con carencias y defectos, que pueden ser graves y hasta gravísimos, al punto de que se lo deba considerar rechazable y aun perverso. Un traje puede ser magnífico en esto o aquello, pero si tiene una grave mancha en la solapa, no se lo compraría. Esa falla corrompe el conjunto. Algunas carencias o distorsiones alcanzan tal magnitud que descalifican la totalidad. Hay quien alegan a favor de un régimen despótico y violatorio de los derechos humanos, obras importantes realizadas por éste en el campo social y económico. El admitir lo uno, no exime el denunciar lo otro y, en definitiva, pronunciar un juicio condenatorio.

Cabe también señalar que cuando se hacen observaciones críticas a un gobierno, en lo referente, por ejemplo, a déficit en libertades básicas, seguridad ciudadana, superación de la miseria y de la pobreza, pluralismo educativo, se está tocando ciertamente la política, entendida como ciencia, práctica, lógica y estética de la convivencia, del bien común. Pero no necesariamente se está entrando en lo político-partidista. Lo de las masacres de El Amparo o La Paragua, para seguir con ejemplos, no es asunto restringido a "casas de partido", sino que concierne a la "casa de humanidad".

¿Qué puede uno menos que anhelar para Venezuela? Que sea hogar de todos los venezolanos. Sin discriminaciones ni exclusiones. Y, entre otras cosas, que el gobierno se ejerza y sea reconocido como gobierno para todos y no solamente para una fracción de los compatriotas. Venezuela es y ha de ser de todos. No solamente como lema, sino, sobre todo, como grata y promisoria realidad.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog