Chávez ya perdió

Por Venezuela Real - 6 de Noviembre, 2006, 11:56, Categoría: Electorales

Manuel Caballero
El Universal
05 de Noviembre de 2006

Desafió a Irene Sáez, pero le tiene un gran miedo a Manuel Rosales

No se tome este título como una muestra de triunfalismo, uno de los peores enemigos en toda contienda electoral. No me refiero con él a los resultados del próximo mes, sino a la realidad presente aquí y ahora. En cuanto a lo que sucederá el tres de diciembre, emplearé una frase que juro por este puñado de cruces que nadie ha pronunciado antes que yo; a saber, que no soy optimista ni pesimista, sino todo lo contrario.

Pero ella es la medida de la verdad que encierra el título. No hay sino que compararla con lo que todo el mundo creía hace dos o tres meses: que el tipo tenía segura la conservación de su silla, acaso hasta que la muerte los separase. Hoy, el piso se le ha movido de tal manera que decir aquella contradictoria frase puede que algunos la tomen más bien como una muestra de moderación, sino de aberración visual. Pero, sin embargo, esa es la verdadera derrota del tipo ese. La peor derrota política que pueda haber sufrido.

Oposición pulverizada

Porque él estaba convencido de haber pulverizado la oposición; de que ésta estaba diseminada si no desaparecida; de que, gracias, además, a las trapacerías de Jorge Rodríguez y Francisco Carrasquero; y con la ayuda, no del escapulario de Maisanta ni del chorro de petrodólares, sino gracias a la política suicida de la dirección del antiguo "Partido del Pueblo" llamando al electorado a abstenerse (esto es, a entregarse sin pelea); gracias a todo eso, podía seguir haciendo lo que le viniese en ganas, sin que el país reaccionara. Nada de eso: apenas salió a la calle una candidatura unitaria, esa espléndida seguridad se vino al suelo.

Como gallina ciega

Y ahora anda como la gallinita ciega, dando bandazos, porque las palizas vienen también de fuera. El ridículo que ha hecho al presentarse en la ONU como un azote de barrio, usando no el lenguaje de un hombre de Estado sino de un portero de burdel, hizo reflexionar a muchos que, detestando con no poca razón al señor Bush, decidieron recapacitar.

En tales condiciones, no sólo por primera vez en la historia América Latina se presenta dividida para elegir su representante al Consejo de Seguridad, sino que también lo hicieron africanos y árabes, que votaron divididos.

Y muchas cosas hacen pensar que quienes sí votaron por él, como en el caso de Argentina y Brasil, no sólo no olvidaron poner primero un pañuelo en sus respectivas narices, sino que en la opinión pública de esos países y hasta en la gente de la calle, cunde el desprecio que siempre acompaña al "burro con plata".

Pero lo que sucede de puertas afuera es apenas una garúa que picotea sobre una calle inundada aquí dentro. Por primera vez en mucho tiempo, no es el Gobierno quien dicta la agenda, sino la oposición. Es Manuel Rosales quien ha planteado la discusión, y ofrecido sus soluciones, a la inseguridad que hace que ningún ciudadano pacífico y honesto se atreva a andar a pie por la calle apenas cae la noche, en un país bajo el gobierno del hampa.

Es Manuel Rosales quien ofrece soluciones reales al problema de la pobreza extrema, a atender en lo inmediato, pero sólo como el primer paso a su solución a largo plazo, consciente de que el problema no es tanto la pobreza como el desempleo.

País en positivo

Es decir, es Manuel Rosales quien propone un enfoque positivo del problema, convirtiendo al nuestro del país de pedigüeños permanentes en que ha querido convertirlo el hoy locatario de Miraflores, en un país de productores, orgullosos de su trabajo y seguros de que, sobre esa base, su futuro dependerá del propio esfuerzo y no del capricho de un atarantado empeñado en creerse Padre de la Patria.

Frente a eso, los voceros del gobierno, a comenzar por el sargento narcisista y parlero, no dan con pie en bola: y recurren a las dos únicas armas que conocen o, por lo menos, que en ocho han demostrado conocer a exclusión de cualquier otra: la descalificación personal del contendor y las promesas cada vez más descabelladas: desde el ferrocarril Caracas-Buenos Aires hasta, quién sabe, el oleoducto Maracaibo-Shangai.

Esas mentiras

Dejemos esto último, que es muy fácil de refutar poniendo simplemente en un platillo de la balanza el inmenso volumen de lo destruido y el escuálido--¡ese sí! -monto de lo construido, mintiendo en este caso como con aquello del "territorio libre de analfabetismo": o como con la retrasadísima y, sin embargo, incompleta y apresurada inauguración de obras proyectadas e iniciadas antes de 1998.

Vayamos a lo otro, que marca mejor esa derrota política del Gobierno. Su negativa a discutir, a ir a un debate público, está acompañado de la descalificación personal de Manuel Rosales, quien "no está a su altura".

¡El mandón más ignorante que haya tenido la república (muchos de los anteriores eran escasamente letrados, pero no sólo lo sabían, sino que, como entre otros el general Gómez, no intentaban ocultarlo y trataban de rodearse de gente culta e informada); ese sargentón ignaro y perdonavidas creyéndose una mezcla de Einstein con Marx y Freud!

Sin embargo, hubo un momento en que ese señor sí estaba dispuesto a debatir, como se lo manifestó al peruano Jaime Baily en una entrevista: fue cuando desafió a hacerlo a Irene Sáez.

Esa si era una contendora que le gustaba, porque el machismo cuartelario tiene como dogma de fe que "mujer es bruta y débil". Pero Rosales es un hombre, piensa el Héroe del Museo Militar, y a lo mejor pega muy duro.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog