Viviendo con dengue

Por Venezuela Real - 6 de Noviembre, 2006, 11:54, Categoría: Salud

Oscar Medina
El Universal
05 de Noviembre de 2006

Cada año Venezuela experimenta epidemias de esta enfermedad y ya nos acostumbramos a que el número de casos siga en aumento. Un plan del Minsalud con las comunidades arranca esta semana.

Durante marzo y agosto buena parte del país experimentó una epidemia de dengue. No hubo ni advertencia ni alarma general. El investigador y ex ministro de Sanidad, José Félix Oleta, ha venido cuestionando ese "silencio" en foros médicos: "En un país normal deberían informar a la población", advierte: "Tienes que enseñarle a la gente cómo cuidarse, cómo cuidar a sus hijos. Estábamos en plena epidemia y el Ministerio de Salud nunca habló de eso. Entonces se dio un brote muy fuerte en Amazonas y fue Defensa Civil la que dio la alarma. Eso indica que no había un plan de preparación dentro del Ministerio".

El director general de Epidemiología y Análisis Estratégico del Minsalud, doctor José Manuel García, ofrece otra visión: "Se informa a toda la población si se trata de un problema nacional, tal como se hizo en el año 2001. Lo que pasó ahora es que hubo dificultades en zonas específicas y en esos lugares se hizo pública la situación y se actuó, pero no puedo crear alarma en toda la nación porque incluso puede pasar lo del cuento del lobo: que cuando llegue el lobo de verdad no habrá respuesta de la gente".

Los doctores Julio Castro y José Antonio Suárez, profesores de la sección de Infectología del Instituto de Medicina Tropical de la UCV, se atienen a la visión técnica: la realidad de esa enfermedad queda reflejada semana a semana en los boletines epidemiológicos del Ministerio que son públicos. Y aclaran: "La verdad es que en el país tenemos varias epidemias de dengue cada año".

Los índices de dengue se miden por semanas. Así que para hablar de cierre de año hay que llegar a la semana 52. Para 2004 el boletín de Minsalud contabilizó 30.694 casos de dengue. Al año siguiente sumaron 42.199, de los cuales 2.681 fueron de dengue hemorrágico con cuatro víctimas mortales. El acumulado de 2006 hasta la semana 42 (15 al 21 de octubre) es de 33.105 casos, con 1.968 hemorrágicos.

Si se compara con la semana 42 de 2005, hay una disminución de 2,4%. Pero con respecto al registro de la semana inmediata anterior (la 41 de 2006), actualmente tenemos un repunte de 5,9%. El 8 de agosto, para ilustrar, el doctor Suárez declaró a El Universal que más de 50% del país estaba en condición de epidemia de dengue. Ya para la semana que termina hoy la situación había cambiado, pero en el Minsalud esperaban un leve aumento en el número de casos como consecuencia de las últimas lluvias que favorecen la aparición de criaderos del Aedes aegypti.

Dependiendo de cómo se mire y hasta de la acera política desde la que se estudie el tema, la situación da para decir que se ha hecho mucho o nada. Lo cierto, más allá de la diatriba, es que ya nos acostumbramos a vivir con dengue. Con cada vez más dengue, para ser precisos.

"Viendo la realidad por una pequeña rendija, la de la semana 42, tenemos 2% menos de casos que el año anterior en esa misma fecha. Pero si abrimos una rendija más grande y sumamos los casos oficialmente reportados desde 1990 hasta ahora y dividimos eso entre la población, la tasa de impacto del dengue en Venezuela es la más alta que ha habido en el mundo durante el último siglo", apunta el doctor Julio Castro: "Está alrededor de 33 por cada 100 mil habitantes".

"El asunto es que la gente se acostumbró a vivir con dengue", señala su colega José Antonio Suárez: "Y cuando un país es expuesto de modo permanente al virus aumenta la probabilidad de que surjan más situaciones de dengue complicado, de hemorrágico".

Que llevamos al menos 10 años en epidemia es lo que aclara Castro: "Tenemos condición de epidemia desde el punto de vista numérico 4 o 5 veces cada año. La cosa no es que el Gobierno lo diga, sino que haga algo. El dengue es como un vecino molesto que llegó a tu casa y te acostumbraste a vivir con él y más nunca lo sacaste".

Más y más

Todos los estudiosos del tema coinciden en atajar un punto: el problema del dengue no es único de Venezuela y hay que verlo en su entorno continental: toda América está afectada y especialmente lo está el Sur de la región con Brasil y Venezuela a la cabeza. Otro rasgo que compartimos con ese vecino es el tener circulando los cuatro serotipos de dengue: "Eso hace una condición hiperendémica", precisa Oleta: "Y es muy fácil que cualquier persona que no tenga anticuerpos pueda ser afectada, además que facilita también el desarrollo de dengue hemorrágico. Aquí sucede que cada vez que hay un aumento en el total de casos, al terminar el ciclo las números no bajan hasta el nivel anterior, sino que dibujan una escalera ascendente. Después de 2001, cuando hubo cerca de 84 mil casos, en ninguno de los años siguientes hemos bajado de 30 mil casos. Y este año terminaremos fácilmente sobre los 40 mil".

Castro y Suárez también calculan un total por ese orden. Y, claro, aquí sólo estamos hablando de los tabulados. Oleta estima que por cada paciente con síntomas de dengue hay "entre 50 y 100 asintomáticos que no van a consulta". Y Castro supone que "hay por lo menos 100 mil casos de dengue al año. No hay precisión de ese subregistro, pero por ejemplo, en Puerto Rico -donde hay un buen trabajo de control- se hizo un estudio que reveló que por cada caso reportado hay tres más que no entran en la estadística".

El ex ministro puntualiza las características del "cuadro" local: "Alta incidencia de dengue y de fiebre hemorrágica, presencia de los cuatro serotipos permanentemente desde el año 2001, un alto nivel de infestación del vector (el mosquito Aedes) y pérdida de toda la tradición y el esfuerzo científico de los índices de vectores que se hicieron durante años y que permitían planificar".
Problema de todos
El director de epidemiología del Minsalud reconoce que hay mucho por hacer, pero defiende lo realizado: "Antes sólo el Instituto Nacional de Higiene tenía capacidad para procesar muestras y ahora tenemos 44 laboratorios regionales de salud pública que procesan todo, incluyendo dengue. Ha habido una descentralización de la vigilancia desde el punto de vista de laboratorio, y aunado a eso tenemos los más de 200 Centros de Diagnóstico Integral, los de Barrio Adentro II. Entonces, pasamos de tener un solo centro de identificación a más de 244".

García maneja una tesis: "Eso explica en parte el aumento del número de casos porque ahora estamos notificando más casos porque estamos siendo más sensibles al problema". Y celebra el refuerzo de la capacitación profesional: "En 1989 la mortalidad fue muy alta comparada con la de ahora. El número de casos aumentó, pero disminuyó la mortalidad porque los diagnosticamos oportunamente y además los estamos atendiendo de mejor forma, con todo y las dificultades que no negamos que existan en los hospitales".

Crecimiento de la población, urbanización inadecuada, migraciones, carencia de servicio de agua potable, condiciones sanitarias y hasta vuelos aéreos y calentamiento global entran en la lista de culpables de la expansión del mosquito y en consecuencia del dengue. ¿Qué se puede hacer?

Para Oleta está claro que las autoridades sanitarias están haciendo poco o nada: "es el mismo cuento de siempre, la respuesta episódica, en lugar de tener planes elaborados que deben comenzar antes de que se presenten los problemas". Suárez y Castro aseguran que "aquí nunca se ha hecho trabajo de prevención, ni antes ni ahora, sólo campañas esporádicas". Castro, de hecho, dice que "no se ve la existencia de una campaña cuyo fin sea erradicar o al menos controlar el dengue. Hace falta voluntad política".

El 26 de septiembre de 2001, la Organización Panamericana de la Salud presentó una generación de programas para abordar el tema que iban más allá de la poca eficiente modalidad que se limitaba a la fumigación para matar mosquitos. Venezuela suscribió un acuerdo para implementarlos como todos los vecinos de la región. Oleta considera que esas recomendaciones no se han puesto en práctica. En esencia, lo que se plantea es descentralizar la acción, integrar a las comunidades y crear un cambio de comportamiento. Para Suárez ese modelo es el indicado: "El concepto más importante es educación. Esta es una de esas enfermedades en las que la responsabilidad no es únicamente del Gobierno".

Y en esas andan en Minsalud. Misión Dengue se llamó un primer plan el año pasado, "con fuerte componente de capacitación de la comunidad", explica García: "Se identifican áreas de alto riesgo, identificamos actores aliados de otros organismos y de organizaciones comunitarias, les damos capacitación y actuamos juntos. En estos dos años hemos estado trabajando con el Frente Francisco de Miranda, con los ocho mil comités de salud en todo el país y con las comunidades. Lo hicimos entre agosto y septiembre de 2005 y esta semana arranca el plan Venezuela sin Dengue, en el que de forma masiva se concentra la labor con la comunidad casa por casa". Según García la experiencia ha sido exitosa y se permite una meta optimista: "Esperamos tener menos casos que los 42 mil del año pasado".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog