AUTONOMÍA Y MISIONES DE LA REVOLUCIÓN

Por Venezuela Real - 7 de Noviembre, 2006, 15:42, Categoría: Educación

Graciela Soriano
Editorial Venezuela Real
06 de Noviembre de 2006

La Universidad venezolana vive actualmente entre fuerzas que quieren, de un lado,  insertarla vehemente y bruscamente en un esquema totalitario, ideologizado, que busca ponerla al servicio de la revolución, mientras de otro,  tiene en su seno fuerzas capaces pero confundidas e indecisas que no asumen definitivamente y con brío la definición responsable de la Universidad como institución necesaria del país moderno,  tanto más necesaria en una época que define a la sociedad de este tiempo como "sociedad del conocimiento".  Y es lo cierto que sólo hay posibilidades reales de lograrlo desde la propia esencia de la Universidad, institución tradicionalmente fundada sobre la necesidad de crear, desarrollar, guardar y difundir conocimiento.
 
La autonomía nace con la Universidad en el siglo XII. No es un concepto unívoco ni abstracto; tampoco Libertad "liberal" con mayúscula,  sino un haz de significaciones concretas relativas a las múltiples  libertades llamadas a expresar la pluralidad de requerimientos que el conocimiento necesita para surgir, desarrollarse y subsistir. La autonomía, por tanto, puede entenderse en sus varias vertientes como académica, administrativa, territorial, financiera, gubernamental y, lo más importante aquí y ahora,  económica.
 
La Universidad venezolana fue autonómicamente muy débil en el momento de su creación (1721-25). La fuerza de la Iglesia en el poder del Obispo eran históricamente avasallantes e impidieron el desarrollo de sus distintas facetas.  Medio siglo después (1784), Carlos III abrió  el compás, ganado por su afán ilustrado de secularización de la Universidad;  pero fue sólo en 1827 cuando los "Estatutos republicanos" de Bolívar, rechazando deliberadamente el modelo napoleónico (centralizado, piramidal y ganado por la eficaz idea de la profesionalización), rescatan las libertades medievales, esenciales a la  Universidad, perfilando el concepto de Autonomía Universitaria para la recién creada Venezuela con una fuerza tanto o más importante que las reformas de Córdoba en 1918. Y es Bolívar quien concede  la importancia debida a la autonomía académica no menos que a la autonomía económica para independizar a la Universidad –dotándola con las mejores haciendas de la época-  deaquellos  poderes personalistas  desatados y en boga en toda Hispanoamérica, extraños a su espíritu.
 
Lapso terrible el de la Universidad venezolana desde mediados del siglo XIX hasta 1958. La riqueza económica agraria de la Universidad dotada por Bolívar con aquellos bienes en 1827, padeció grandemente con la crisis que significó la emancipación de los esclavos y convirtió a la Universidad en sierva secular de la rapiña o incomprensión de los gobernantes, según los casos,   hasta 1958, cuando el Rector de Venanzi comenzó a colocar las cosas en su lugar, en el umbral de un tiempo en que la vida universitaria comenzó  a debatirse entre las dos racionalidades dominantes: la académica (que era la suya) y la política (representada en esos años por sendas racionalidades gubernamental y revolucionaria) enfrentadas en el campus ucevista en detrimento de la racionalidad propiamente académica.
 
Hoy por hoy la Universidad se encuentra en un momento sumamente peligroso desde la perspectiva de las libertades que en principio implica la  autonomía universitaria. La Misión Cultura la amenaza desde el gobierno con una intención totalitaria ideologizante, dispuesta a secuestrar a la vida universitaria para la revolución. La racionalidad política que en los años 60 estuvo dividida (en gubernamental y revolucionaria), hoy es una sola en la voluntad del gobernante de la revolución, que sólo es capaz de entender  la vida universitaria en los términos del Che Guevara, como instrumento que, mediante la presión económica y la ideología, subordina la racionalidad académica al "proceso". 

La tendencia gubernamental de raíz nutrida y fundada en las "teorías de acción revolucionaria" que tanto dieran que hacer para la teoría y la acción hace varias décadas, ha conducido a la creación de una realidad universitaria paralela en las "universidades bolivarianas", hoy académicamente estancadas en la demagogia, en el populismo y en la ineficiencia, características de un régimen que sólo se mueve por la manipulación del poder, en beneficio del "proceso" que encalla, a fin de cuentas, en la desmesurada ambición de un solo hombre incapaz de comprender que los procesos de creación institucional  (y la Universidad es el resultado de uno de los más valiosos y estimables de nuestra cultura) constituyen creaciones seculares de acumulación de saber, de esfuerzos y de logros que no se pueden improvisar con  petrodólares destinados a cualquier improvisada "Misión".   A la Misión Cultura se suma atropelladamente hoy,  6 de noviembre,  la Misión Alma Mater antes de saber si se dieron  los frutos de su antecesora.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog