POR SI NO ESTABA CLARO

Por Venezuela Real - 9 de Noviembre, 2006, 14:44, Categoría: Política Nacional

Diego Bautista Urbaneja

Mucho se ha dicho que Chávez nunca ha ocultado sus intenciones. Que siempre ha anunciado lo que iba a hacer y que nadie puede decir que fue engañado.

Ha contado para dejar colar sus proyectos con varias inclinaciones humanas y venezolanas. La inclinación a creer que eso que nos anunciaba o dejaba ver Chávez era poco verosímil en un país como este.  Que se trataba de arranques y bravuconadas. La inclinación a creer que el proyecto de Chávez no era factible y que poco a poco la realidad le iría haciendo ver al personaje hasta donde en verdad podía llegar. A reacciones de ese tipo han ayudado de modo decisivo las contradicciones entre el lenguaje y los anuncios radicales de Chávez y el dineral que la gente ha visto correr por las calles, el generalizado consumismo galopante, los lujos y corruptelas de los personeros del gobierno. Las contradicciones entre esos anuncios y desplantes y las excelentísimas relaciones económicas que el país ha tenido todo este tiempo  con el centro del “imperio”

Pero en estos días han quedado al desnudo - desnudos, desnuditos – los elementos más crudos de lo que se nos quiere imponer. No tienen esos elementos qué ver con el concepto de propiedad que maneja el socialismo del siglo XXI, o con el lugar de la educación privada y religiosa en tal sistema. Eso no esta definido en sus líneas precisas, aunque si esta claro en cuál dirección se va en esos aspectos : cada vez más control, cada vez más hostigamiento, cada vez más temor.

Lo que se nos ha revelado con especial crudeza en estos días es el aspecto político del proyecto, el que tiene que ver con el modo de concebir el ejercicio del poder.  Es terriblemente, temiblemente, simple. Aquí manda Chávez. Aquí hay que estar con el proyecto, Aquí no caben ni-nis,  ni lights, ni indecisos. Mucho menos adversarios. Todo lo que no sea rojo y rojito es un enemigo, aunque él no lo sepa.  Si a los tibios lo que les espera son “carajazos”, qué les esperará a los otros.

Políticamente, en esencia, el país estará dividido en dos.  Habrá un núcleo duro en control de todo el poder, y habrá el resto del país,  amorfo, pasivo, temeroso, obediente. Más allá de lo que sea el contenido socioeconómico del nuevo sistema que Chávez aspira imponer, se trata de un sistema de forma nazi, o que quisiera tenerla.

De los motivos de incredulidad en cuanto al contenido socialista del proyecto de Chávez que mencionábamos al principio, el más tenaz seguramente es el de que poco se ven síntomas de ese socialismo a la cubana del que se habla por allí. Lo que se ve es dinero, gasto, consumo. Que hay mucho  rico nuevo y viejo haciendo cada vez más real.  En realidad, en el plano de las palabras,  Chávez y sus acólitos más claros no pueden ser en cuanto a sus futuras intenciones, más allá que en los hechos, y por ahora, puedan señalarse las contradicciones dichas. Recomiendo considerarlas una concesión temporal a las circunstancias. A temblar todo el mundo, si Chávez gana la reelección.

Y donde sí no hay contradicción alguna que pueda emborronar la visión de lo que Chávez nos ofrece es en lo político. Poder total, concentrado en un líder, cuya palabra es ley, y que exige  sumisión total, obediencia total.

Ese es el gran valor que tienen las palabras de Ramírez. Hay que agradecerle a él el haberlas dicho y al que las grabó su acto de arrojo.  Por si no estaba claro, lo que Ramírez plantea para PDVSA es una versión en miniatura de lo que Chávez plantea para el país. No lo habían dicho tal cual, ni estaba previsto que lo hicieran. A Ramírez se le “chispoteó”, lo grabaron, etcétera. Eso no estaba en los planes. Pero una vez que ocurre, lo que Ramírez blandió ante y para la gente de PDVSA, lo blande Chávez ante y para el país. Allí está, con todas sus palabras, provocador, descarado, el proyecto político. Un modo de ejercer el poder donde nadie que no sea rojo rojito cabe. Un modo de ejercer el poder donde todos los demás estarán en principio en la mira, y la diferencia será nada más el lugar del turno que ese poder autocrático les tiene asignado para ir “a por ellos”.

Estas son cosas sobre las que no puede haber duda alguna. Frente a las cuales nadie puede eludir su responsabilidad histórica y ciudadana. Donde nadie puede refugiarse en la tibieza o en la indiferencia. Son precisamente esos, los indecisos, los ni-ni, los light de cualquier tipo, los que más han de temer en un régimen que sólo admite que se esté con el - rojo rojito - o se esté contra él.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog