ENANOS DE ALMA

Por Venezuela Real - 13 de Noviembre, 2006, 8:07, Categoría: Electorales

Paulina Gamus
Analitica.com
10 de Noviembre de 2006

Es más que sabido que la historia, desde que el mundo es mundo, la han escrito los vencedores. Claro está, con algunas excepciones. Por ejemplo, Franco ganó la guerra civil española y al interior de España la educación, la cultura, los medios de comunicación, el cine, la vida toda, se hicieron falangistas y contaron la historia de las barbaridades y crímenes de los “rojos” que englobaban a los republicanos. Pero fuera de las fronteras de España se aposentó la historia de los vencidos: todos almas candorosas y niños de pecho que jamás cometieron una tropelía y fueron víctimas de la crueldad de los nacionalistas, con c y también con z de nazis. A la muerte del dictador hubo un pacto entre todas las fuerzas políticas para no remover  las cenizas ante el temor de atizar ese fuego que consumió a un millón de españoles en una de las más cruentas guerras fratricidas. Pero la verdad no puede mantenerse oculta mientras hay dolientes de la misma: los  hijos y nietos de los protagonistas, nacidos y educados en democracia, empezaron a querer saber.

Han sido varias las series de la televisión española que han pretendido contar esa verdad de manera objetiva, una de ellas “Cuéntame cómo pasó” y otra que actualmente se transmite llamada “El amor en tiempos revueltos”. Pero ningún aporte más esclarecedor que la novela “Los Soldados de Salamina”, de Javier Cercas, llevada al cine (2002) por el jovencísimo director español David Trueba, quien logró esa proeza a favor de la justicia a la memoria con apenas 33 años de edad. Lo que nos enseña la novela es que en esa guerra no hubo ángeles como no los hay en ninguna confrontación en la que cada quien se juega la vida y hay que matar para no morir. Los crímenes del régimen franquista fueron mayores porque no se limitaron a los años de la guerra sino que se prolongaron a lo largo de los treinta y cinco años de esa dictadura, pero la barbarie también fue práctica de quienes combatían con las banderas comunistas o a favor de la república.

Hoy se han retirado las estatuas de Franco en casi todos las edificaciones y plazas públicas, y es una acción lógica dentro de una democracia como lo habría sido que en Venezuela se hiciera otro tanto con las de Pérez Jiménez si las hubiera. Igual en Chile con las de Pinochet, en República Dominicana con las de “chapita” Trujillo y así en todos los países oprimidos bajo la bota de un dictador. Fueron los mismos iraquíes quienes derribaron las estatuas de Sadam Hussein al producirse la caída de su gobierno. Son actos simbólicos dentro del amplio concepto de la venganza, pero no borran la historia.

Una de las más recientes decisiones del gobierno chavista empeñado más que en desaparecer la historia en reescribirla, es el cambio de nombre del Parque del Este del cual solo una minoría recordaba el verdadero: Parque “Rómulo Betancourt”. No contentos con esta decisión, añadieron la de retirar una obra de arte de la famosa escultora Marisol Escobar, que representa el rostro del ex presidente con su característica pipa. La funcionaria encargada de ejecutar la medida declaró que, por tratarse de una obra de arte, se la llevaría a un depósito adecuado.

¿Quitarle el nombre de Rómulo Betancourt al Parque del Este y a la Autopista de Oriente, borra de la memoria colectiva lo que fueron su persona y su obra? Desterrar su efigie póstuma ¿qué es sino un acto de venganza? Pero una venganza muy diferente a las antes mencionadas, en este caso se trata de impedir el recuerdo del hombre que con voluntad de hierro supo enfrentar a la guerrilla castrocomunista e impedir que nuestro país se convirtiera en una provincia o colonia cubanofidelista, como lo es hoy. Su más importante aporte lo recibieron no solo la democracia venezolana -que ni los ocho años de Chávez han podido liquidar del todo- sino las de todo el continente americano: fue la Doctrina Betancourt que sanciona a los gobiernos no democráticos, la que inspiró la Carta Democrática de la OEA aunque ésta con efectos bastante debiluchos.

Chávez y su corte de abyectos adulantes pretenden escribir una historia de la que sean desaparecidos los cuarenta años que vivimos en democracia, con sus aciertos y sus errores. Si así no lo hicieran la gente comenzaría a preguntarse cosas inconvenientes, por ejemplo: de dónde salieron Chávez y su combo, dónde estudiaron, cómo se formaron, quién les dio trabajo y les permitió alcanzar posiciones para desde allí llegar al poder. Para ello esperan- de perpetuarse en el poder- lavarle el cerebro a los niños desde la escuela primaria, eliminar los medios de comunicación independientes y reducir la cultura al ámbito del estrecho cerebro del ministro del ramo. Eso trató de hacer Hitler y ya vemos qué clase de extraordinaria democracia es la Alemania actual. Lo pretendió Stalin y aunque el derrumbe tardó setenta años y Rusia dista mucho de ser una democracia genuina, no quedan rastros del sistema criminal y opresivo que aquel implantó. Aunque a Mao no le tumbaron las estatuas, el único que incomoda a los chinos de hoy recordando su era, es Chávez. Y en cuanto a Franco veamos lo que dice Javier Cercas en su obra, con mi advertencia de  que cualquier parecido con nuestra realidad podría no ser coincidencia:

“Durante esos años de hierro Sánchez Maza pronunció discursos, diseñó estrategias y programas, redactó ponencias, inventó consignas, aconsejó a su jefe y, sobre todo a través de F. E, el semanario oficial de la Falange -donde se encargaba de una sección titulada "Consignas y normas de estilo". Difundió en artículos los anónimos firmados por él mismo o José Antonio, unas ideas y un estilo de vida que con el tiempo y sin que nadie pudiera sospecharlo -y menos que nadie el propio Sánchez Mazas- acabarían convertidos en el estilo de vida y las ideas que, primero adoptadas como revolucionaria ideología de choque ante las urgencias de la guerra y más tarde rebajadas a la categoría de ornamento ideológico por el militar gordezuelo, afeminado, incompetente, astuto y conservador que las usurpó, acabarían convertidas en la parafernalia cada vez más podrida y huérfana de significado con la que un puñado de patanes luchó durante cuarenta años de pesadumbre por justificar su régimen de mierda".

Soldados de Salamina, página 86






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog