"Chávez es el padre de la lista Tascón"

Por Venezuela Real - 14 de Noviembre, 2006, 19:49, Categoría: Derechos Humanos

Elizabeth Araujo
TalCual
13 de Noviembre de 2006

Activa defensora de los derechos ciudadanos, Ana Julia Jatar cree que, más que socialismo de nuevo cuño, este gobierno ha engendrado un sistema de terror donde, luego de echar a la calle a más de 18 mil personas, descubre que aún no hay "trabajadores puros" en Pdvsa. Su libro Apartheid del siglo XXI documenta el terrible drama de la retaliación política en la administración pública

Ana Julia Jatar podría sonreír cuando oye a los ministros aclarar la voz para decir "ciudadanas y ciudadanos", en respeto a la determinación de géneros, obligatorio en el lenguaje oficial; pero el libro que viene de publicar tal vez se lo impida.

Apartheid el siglo XXI recoge experiencias dolorosas que apuntan hacia esos mismos ministros, sorprendidos in fraganti en actos aún peores: el de la discriminación por pensar distinto.

Economista, miembro del directorio de Súmate y responsable de un blog (www.anajuliajatar) que sirve para expresar sus ideas y recabar casos de atropellos a los derechos humanos, a Jatar no le extraña que algún día el ministro Rafael Ramírez termine en la hoguera por no haber podido demostrar su "pureza revolucionaria".

–¿No exagera cuando califica de apartheid hechos que para otros son casos aislados de hostigamiento, en procesos electorales?
–No.Yo escogí muy a propósito ese título, como forma de llamar la atención y de encender una luz de alerta. Las sociedades viven periodos oprobiosos, y muchos no se dan cuenta de que están en ellos.Hasta Estados Unidos después de 1777, cuando declaró la independencia y eliminó la esclavitud, tomó 200 años más para eliminar la discriminación racial y a nadie le parecía moralmente inaceptable. En Sudáfrica, el apartheid fue una ley que separó a blancos y negros, y por décadas a nadie le pareció inmoral hasta que la comunidad internacional reaccionó y presionó al gobierno. Escogí ese nombre adrede porque estamos viviendo algo similar. Millones de venezolanos tienen miedo. Están amenazados. Se les han negado sus derechos fundamentales y la sociedad sigue como si eso fuera normal y peor aún: es ya una política de Es! tado, qu e se pretende justificar moralmente desde el mismo gobierno.

–¿Cómo puede demostrar que es política de Estado? ¿Apelando sólo a las denuncias que presenta en el libro?
–Decidimos hacer este trabajo porque sabíamos de casos aislados: a unos los botaron, a otros les negaron la cédula, entre otras cosas. Entonces, nos dedicamos a investigar los hechos, dónde se producían; con qué frecuencia; si, de alguna manera, era sistemática.

Queríamos saber si había colaboración entre los entes públicos, y descubrimos que hay una relación entre las entidades públicas. Fue así como armamos el rompecabezas y comprobamos que es una política de Estado, que tiene su origen en el propio discurso presidencial. Mucho antes de que surgieran las listas, se inició este proceso de segregación, y se divide a Venezuela en dos.

–¿Hubo una cita, un discurso, que incitaba a esa segregación?
–Sí. Hay un hecho de lo más dramático.

Ocurrió en Barquisimeto en 2003, cuando el presidente Chávez, refiriéndose a la oposición, dice: "ellos no tienen moral, nosotros sí; ellos no tienen bandera, les queda grande la bandera; ellos no tienen patria; ellos no tienen amor, tienen odio y el amor anda con Dios y Dios anda con nosotros".

Esa cita revela la expresión de apartheid en el que unos venezolanos que siguen al Presidente tienen bandera, patria, amor y moral; y otros, que no le siguen, no tienen derecho a nada. Luego vino el referendo revocatorio y ocurre esa fiesta democrática de la sociedad civil, para lograr una salida pacífica y democrática a la crisis política. Entonces surgió la expresión física del apartheid:
la lista Tascón, publicada sin consentimie! nto de q uienes firmaron, y usada para perseguir a empleados públicos y empresarios. Esa lista nació de las palabras de Chávez; él es su padre.

–¿Las personas que menciona recurrieron a las instancias legales para denunciar sus casos? ¿Qué les dijeron?
–Claro. Empezaron por ir a los entes del país y terminaron en los organismos internacionales, y lamentablemente no han tenido respuesta. O les han dicho que sus casos no reúnen los requisitos o justifican los despidos porque estaban en cargos de libre remoción.

Hay un caso de un militar, del cual el TSJ se pronunció en abril.Tú sabes, que los militares pueden votar, pero no pueden hacer proselitismo político. Este oficial, a la salida de una misa, firmó por el RR. Fue detectado en la lista y dado de baja. Introdujo su caso en tribunales y el TSJ se pronunció: estaba bien botado, algo que no tiene sentido, porque no era él quien estaba recogiendo firmas.

–¿Cuánto fanatismo hay en gente como el ministro de Energía cuando emplea esa práctica del terror?
–Hay gente que piensa que lo de Ramírez fue a propósito. Lo cierto es que hay un mensaje para aterrorizar y paralizar, como suele ocurrir en los regímenes fascistas. Imagínate que luego de haber botado a más de 18 mil trabajadores, resulta que Pdvsa no es lo "suficientemente pura", no es roja rojita. Es un signo de las revoluciones: ser ideológicamente puro. Son periodos de terror, cuando, si disientes en algo, consideran que no eres puramente puro. El caso Pdvsa es patético. Han botado a 18 mil trabajadores y todavía hay que demos! trar que se es revolucionario puro para ser aceptado.

Para nada importan la formación profesional o la honestidad.

–¿Ha sido víctima de algún atropello del oficialismo que podría calificarse de retaliación?
–Sí. Yo soy economista y quise montar una microempresa con unos amigos. Cada uno puso un capital para crear un banco de microcréditos.

Vimos que no salían los créditos. Pasaron las semanas, hasta que uno de los socios me lo confesó: habían llamado para decirles que mientras yo estuviera allí, no iba a salir ningún crédito para ninguna microempresa. Tuve que irme.

–Es que para el chavismo que se expresa en Aporrea y La Hojilla usted pertenece a la oligarquía que llevó una vida fácil en la cuarta república...
–Mira, yo nací en Cuba, en el exilio de la dictadura de Pérez Jiménez. En la leche materna me dieron política, democracia y libertad, porque yo era hija única, y mamá y papá me llevaban a todas partes. Fui masista cuando estudié en la UCV y he sido de izquierda toda mi vida, además de liberal.Yo viví en Cuba, y he viajado unas 15 veces.

Cuando estoy allá, hablo hasta cubano, me mezclo con la gente.Yo sé cómo es eso.Tengo amigos en el gobierno y en el pueblo. He oído a muchos cubanos decirme que tienen su forma de pensar secuestrada. Quieren más libertad, y muchos guardan en secreto qué tipo de política le conviene a Cuba, desde el punto de vista económico.

–¿Qué reconoce como positivo de la gestión de Chávez?
–Que ha organizado a un sector gigantesco de la sociedad, que ahora participa y se moviliza. Logró organizar a ese sector marginado, para una democracia protagonica, en la que él mismo no cree, porque Chávez sólo cree en él.

–¿Qué representa Hugo Chávez para usted?
–Siempre lo he visto como un portador de todos los antivalores: autoritario, intolerante, grosero.

–¿Cuál fue el caso más doloroso de discriminación que conoció?
–Es difícil.Pero está el de un petrolero, que participó en el paro en los inicios pero tuvo que seguir trabajando en Pdvsa. Era un ingeniero honesto, muy eficiente.Formó parte de ese grupo reducido de los que botaron y luego reengancharon.

Su pasión era Pdvsa.Pero vivía en ese fuego cruzado: el del rechazo de sus antiguos compañeros despedidos, y el de los trabajadores nuevos. No aguantó y se suicidó.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog