Se fue D'Elía: había arreglado con Chávez su apoyo a Irán

Por Venezuela Real - 16 de Noviembre, 2006, 10:12, Categoría: Gente de Chávez

 "Luis D'Elía es un fanático del venezolano Hugo Chávez y su "cruzada bolivariana", que incluye el rechazo visceral a todo lo que huela a intervencionismo estadounidense. Son habituales aquí los contactos entre el ex piquetero y el embajador de Venezuela en Buenos Aires, Roger Capella."


Daniel Juri
Más allá del límite
Clarín - Argentina

EL ATENTADO CONTRA LA AMIA : EL LIDER PIQUETERO PRESENTO AYER SU RENUNCIA A LA SUBSECRETARIA DE TIERRAS PARA EL HABITAT SOCIAL

El sábado había almorzado con el embajador de Venezuela en la Argentina. En el encuentro, acordó hacer una señal de respaldo a la República Islámica. Y después se lo comunicó a Kirchner, quien le exigió que no lo hiciera.

La secuencia que terminó con Luis D'Elía fuera del Gobierno incluyó dos diálogos telefónicos con Néstor Kirchner unas horas antes de que concurriera el lunes a la Embajada de Irán. En ambos, el Presidente le reclamó que no se metiera en el tema.

"¿Vos te volviste loco?", le dijo Kirchner en el primer contacto. Fue hacia el mediodía; el Presidente estaba en su casa de El Calafate y ya tenía en la mano una copia de la carta de apoyo de D'Elía a la posición iraní en la controversia por la investigación judicial de la causa por el ataque a la mutual judía. D'Elía le dijo a Kirchner que el Gobierno debía "revisar su postura" con respecto a la acusación a Irán.

Un rato más tarde hubo un segundo llamado al presidente, y D'Elía volvió a la carga con otros argumentos. Le aseguró a Kirchner que él sabía que Irán tenía previstas inversiones en el país por nueve mil millones de pesos. Kirchner se encrespó:

—No te metás más en esto, con todos los temas que tenés... No se te ocurra abrir la boca, acá el que manda soy yo.

Como se vería después, D'Elía desoyó a Kirchner, su incursión por la Embajada iraní armó batifondo en el Gobierno y su suerte quedó echada. Antes de ir a la sede diplomática, adonde llegó poco después de las cuatro de la tarde para ver al encargado de Negocios, Mohsen Baharvand, D'Elía tuvo otra comunicación, esta vez con el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli. "Estás loco", volvió a escuchar, ante lo que contestó que no iba a retroceder: "Mis convicciones pueden más", fue su frase.

Clarín reconstruyó la secuencia en base al relato de altas fuentes oficiales. También, de fuentes del Gobierno y de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV) que conduce D'Elía, pudo saber que el apoyo a la posición iraní fue decidido en un almuerzo que tuvo lugar el sábado en la Embajada de Venezuela, que compartieron D'Elía y otros dirigentes de la FTV con el embajador Roger Capella. Allí se analizó que la postura de la Justicia argentina de culpar a Irán a por el atentado contra la AMIA y reclamar la captura internacional de altos ex funcionarios iraníes —entre ellos un ex presidente y un ex canciller—, significaba "un ataque contra un aliado de la región".

Irán es al menos un aliado del presidente Hugo Chávez, con quien coincide en un fuerte enfrentamiento con Estados Unidos. Fuentes próximas a D'Elía dijeron a este diario que el gobierno chavista considera la acusación a Irán como parte de una jugada de EE.UU. e Israel contra el régimen iraní, pero Venezuela no podía expresarlo porque se inmiscuiría en un asunto interno de la Argentina. Por eso se decidió que fuera D'Elía quien amplificara esta posición el lunes en la Embajada, aun pese a la indicación contraria de Kirchner.

D'Elía intentó resistir ese día su salida, que quedó oficializada ayer cuando dirigentes de su sector llevaron la renuncia al despacho de Parrilli, que maneja la relación con los piqueteros kirchneristas. Poco después, D'Elía dio una conferencia de prensa con elogios a Kirchner y ratificó que seguirá acompañando al Gobierno.

El desplazamiento de D'Elía era planteado ayer en la Casa Rosada como una "salida decorosa". Al menos por ahora, conservará su poder en la estructura oficial, ya que no están previstos otros cambios en la Subsecretaría de Tierras para el Hábitat Social de la que era titular, confirmó a Clarín un alto funcionario oficial.

Su organización, la FTV, seguirá conservando los tres directores nacionales que reportaban a D'Elía, y el resto de los cargos: un gerente en Canal 7 y decenas de funcionarios y asesores desparramados en la Secretaría General de la Presidencia y el Ministerio de Desarrollo Social.

Una versión indica que el ministro de Planificación, De Vido, busca imponer al sucesor de D'Elía. Pero hombres de la FTV en el Gobierno aseguraron que ese puesto quedará para uno de ellos.

En la Casa Rosada la salida de D'Elía dividía sentimientos. "Es un boludo —se decía en varios despachos—. No había razón estratégica para lo que hizo, a Kirchner no le quedó otra".

Pero no todos lo lamentaban. Según las fuentes, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, "aunque no tuvo que hacer mucho esfuerzo, fue el que más empujó para que Kirchner lo echara. Para Alberto, D'Elía siempre fue un impresentable político".

En lo que había coincidencia era en que D'Elía "nunca entendió que era funcionario nacional y sus acciones no eran individuales sino que comprometían al Presidente".

No había pistas ayer del posible reemplazante de D'Elía. La Subsecretaría de Tierras había sido creada especialmente para su ingreso al Gobierno. Se ocupa de regularizar la situación de asentamientos y barrios marginales erigidos sobre tierras fiscales. Pero D'Elía ya había tenido chispazos con varios funcionarios porque los $ 100 millones que le habían prometido para sus proyectos nunca llegaron a sus manos.

Un fanático de la "cruzada bolivariana"

Luis D'Elía es un fanático del venezolano Hugo Chávez y su "cruzada bolivariana", que incluye el rechazo visceral a todo lo que huela a intervencionismo estadounidense. Son habituales aquí los contactos entre el ex piquetero y el embajador de Venezuela en Buenos Aires, Roger Capella.

Cada vez que Chávez ha pisado tierra argentina allí está D'Elía. Se recuerda, por ejemplo, la postal de la llamada Cumbre de los Pueblos, realizada en Mar del Plata el año pasado, mientras se hacía a pocas cuadras de allí la Cumbre de las Américas. Aquel encuentro alternativo estuvo encabezado por Chavez y, claro, también estuvo el ahora renunciado funcionario a su lado, pegadito.

D'Elía suele viajar a Venezuela invitado por el gobierno chavista para participar en foros o eventos. Cuando Clarín dio la primicia, a principios de este año, de que el piquetero asumiría como funcionario, con presupuesto y oficina propios, D'Elía no pudo confirmar ni desmentir la versión: participaba, justamente, del Foro Social y Cooperativista en Caracas, la capital venezolana.

Otra más: en julio de 2004, D'Elía admitió que había viajado a Venezuela para hacer campaña a favor del presidente Hugo Chávez "con todos los gastos pagos por el gobierno bolivariano". Fue cuando el presidente enfrentaba un referendo revocatorio, con fuerte presión norteamericana. El viaje le valió muchas críticas locales a D'Elía porque, entre otras cosas, se produjo a días nomás de que liderara la toma de la comisaría 24º de La Boca, que le valió un procesamiento.

Cuando aún no había asumido y aparecía como aliado externo de Néstor Kirchner, D'Elía solía ser un crítico feroz del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, ahora pasado a la oposición. Entre otras cosas, al dirigente de La Matanza lo sacaba de sus cabales que el entonces titular de Hacienda se manifestara —hacia adentro e incluso hacia afuera del Gobierno— en contra de la enorme influencia que adquirió Chávez en la región sudamericana.


 Hace poco más de un mes, el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad le retribuyó a Hugo Chávez el viaje que éste hizo a Teherán en agosto y aterrizó en Caracas. Sellaron acuerdos enérgeticos —ambos nadan en petróleo— y también su alianza contra EE.UU.

El empujón de Chávez al irrefrenable Luis D'Elía parece explicar su sorpresiva aparición en la Embajada iraní, el lunes. Pero, a su vez, abre —cuanto menos— dos interrogantes: el primero, cómo sostendrá el Gobierno su alianza con el nuevo socio del Mercosur, luego de estas revelaciones.

El segundo, cuánto tiempo el verborrágico Chávez —el mismo que calificó de demonio a Bush ante la ONU— va a permanecer con la boca cerrada ante un tema en el que piensa ir más allá de los límites. Como lo demostró a través de D'Elía.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog