Utopías, hipocresía y chavismo

Por Venezuela Real - 22 de Noviembre, 2006, 20:11, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

VÍCTOR M ALDONADO C
El Mundo
21 de Noviembre de 2006

A Eleazar, mi censor más conspicuo

Venezuela lleva más de ocho años subyugada y sometida por una ideología radical. Se compró una utopía y se creyeron sus dos premisas más importantes: Que unas cúpulas podridas habían arrebatado todas las oportunidades de los ciudadanos, y que se habían perdido cuarenta años de historia republicana. La consecuencia de haberla comprado fueron una inmensa frustración, un gran resentimiento y por consiguiente, una gran necesidad de reivindicación colectiva.

No importó en aquel momento cuán incongruente con la realidad era esa utopía, pero ella impidió evaluar el más exitoso programa de integración social apoyado en la expansión de la educación y la mejora de la salud. No se llegó a ver que esa democracia desahuciada había hecho posible escuelas en lugares tan remotos y apartados como Sabaneta, pueblo en el cual nació y vivió un niño, que además de estudiar, pudo sobrevivir junto con su familia, porque la malaria había sido confinada más allá, donde hasta los más pobres no se tenían que exponer. Tampoco se quiso apreciar el fabuloso plan de viviendas populares del Banco Obrero, ni que un país asfaltado podía permitir la movilización y el ascenso social de los más infortunados. Nadie se dio cuenta que el producto mejor elaborado de la IV República se llamó Hugo Chávez.

En eso consiste el discurso utópico que se nos ha querido imponer: en sortear los obstáculos de la incongruencia que se pueda experimentar entre lo que dice el discurso oficial por una parte, y la experiencia práctica por la otra. Todas las utopías persiguen la destrucción de la realidad y el abatimiento del espíritu social. Todas las ideologías pueden convertirse en el arma artera de una mentalidad hipócrita, que oculte la verdad para favorecer ciertos intereses vitales y emocionales.

Chávez es un ideólogo utópico con mentalidad hipócrita. Ha destruido cinco conceptos esenciales del gentilicio nacional: Transformó la idea de soberanía nacional en dependencia, entreguismo y sumisión. Cambió las ideas de clase media y progreso social por la versión socialista del estamento, por la cual los pobres tienen que resignarse a su situación, ya que "ser pobres no es malo". Trastocó los principios de orden, justicia y libertad por los de anarquía, iniquidad y opresión. Transformó a las instituciones democráticas en espejos donde lo único que se refleja es su voluntad. Y despedazó el concepto de pueblo para imponer el de secuaces, grupos incondicionales y excluyentes donde no cabemos los 26 millones que ahora somos.

La única aspiración de la ideología chavista es controlar las ideas hasta reducirlas a la impotencia. Un régimen que se caracterice por el autoritarismo y la preeminencia de un líder presentado como infalible, inapelable e indiscutible, no puede producir como resultado una mayor democracia. Un régimen cuyo signo sea la desmovilización social, la represión política, el acoso a gremios y sindicatos, y la aversión al diálogo pluralista, no puede presentarse como el adalid de la participación. Un sistema que promueva el culto a la personalidad y la idolatría absoluta al líder del proceso no puede provocar el protagonismo popular.

La intención es otra. Es el engaño deliberado, la mentira intencional, la invención consciente, la hipocresía y la perversidad social. El propósito es la doblez y el cinismo. Es ahogar al pueblo en palabras y propagandas para que no pueda apreciar la realidad, y por lo tanto se mantenga incapaz de invalidar la gestión por las cosas que el gobierno no ha hecho.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog