Quemar las facturas

Por Venezuela Real - 23 de Noviembre, 2006, 12:31, Categoría: Electorales

MARIO VILLEGAS
El Mundo
22 de Noviembre de 2006

Oigo su voz y me detengo a escucharla.

El programa ya va a terminar. Frente a su talibana entrevistadora, ella luce muy sosegada, conciliadora y racional.

Su planteamiento final lo evidencia claramente: pide que, en vez de venganza y retaliaciones, los venezolanos de oposición quemen las facturas que guardan contra quienes están hoy en el gobierno.

Quien habla por la radio es Evelyn Trejo de Rosales, la esposa del gobernador y candidato presidencial Manuel Rosales. Ante una Marta Colomina que imagino sorprendida, la aspirante a Primera Dama ratifica el planteamiento y se atreve a decir que, de ser necesario, su esposo gobernaría al país con los chavistas.

Más allá de si Rosales va a ganar o no las elecciones -que bastante chance tiene, según mi opinión-, lo importante es que su esposa expone una filosofía bien lejana de los extremismos que han caracterizado el debate político de los últimos años. Frente al discurso sectario, agresivo, prepotente y provocador, muy presente en las esferas oficialistas, como también en conocidos sectores de la oposición, la señora Rosales eleva un mensaje de tolerancia, de respeto e inclusión.

Cuánta corrupción, cuántos crímenes y atropellos, cuántas violaciones a la legalidad, cuánto despilfarro, cuánta malversación y peculado hubo en el puntofijismo y cuánta ausencia sistemática de justicia. Ni en la IV ni en la V República vi por ninguna parte los presos, los procesos legales, los jueces y fiscales que hayan castigado a quienes cometieron delitos en aquellos años de complicidades puntofijistas. Por ahí andan, con su cara muy lavada, muchos delincuentes verdiblancos que, lejos de cuestionar la corrupción actual, deberían estar tras las rejas purgando sus propias condenas. Y tampoco veo ahora los recursos de la justicia accionando para sancionar la galopante corrupción chavista, que debería asquear a la gente decente que participa en el gobierno o lo apoya.

Quienes comprobadamente hayan incurrido en delitos y tengan cuentas pendientes con la justicia deben pagar por ello. Pero no es delito ser o haber sido chavista, como no lo es ser o haber sido adeco o copeyano.

Antes por el contrario, la más amplia libertad de opinión tiene que ser rasgo distintivo de cualquier gobierno, si es que se pretende democrático. Un hipotético mandato de Rosales debería garantizar la absoluta vigencia de las libertades públicas, el respeto absoluto a los derechos humanos, entre ellos el indispensable derecho a la defensa y al debido proceso.

Cuando la señora Rosales habla de quemar las facturas lo hace justamente en contra de la cacería de brujas que algunos opositores extremistas quisieran desatar en caso de que Chávez resulte derrotado el 3 de diciembre. Desde su perspectiva, y también desde la mía, el nuevo tiempo venezolano tiene que ser una confluencia de voluntades para la construcción de un porvenir verdaderamente democrático y de justicia social.

Está visto: la señora Rosales es una buena influencia, bien sea que su esposo esté en Caracas como Presidente o siga en Maracaibo como gobernador.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog