¡QUÉ PENA CON ESTE SEÑOR!

Por Venezuela Real - 24 de Noviembre, 2006, 13:32, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Teodoro Petkoff
TalCual
22 de Noviembre de 2006   

La imagen de los jóvenes del Frente Francisco de Miranda gritando al unísono "Ordene, mi Comandante en Jefe" no puede dejar de ser asociada inmediatamente al discurso del ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, acerca de "educar" a los escolares de primaria y a los adolescentes de bachillerato en "los valores de la revolución". Por lo visto uno de esos "valores" es el de formar en un espíritu completamente acrítico a los estudiantes, transformándolos en robots o zombies que, para actuar, sólo necesitan y esperan "órdenes" de "su" "Comandante en Jefe". Un pueblo que delega en su Líder Máximo la función de pensar y ordenar es un pueblo vasallo, no un pueblo de ciudadanos. Una democracia de "ordeno y mando" no es una democracia participativa ni protagónica, valores explícitamente establecidos en la Constitución. La participación y el protagonismo popular exigen, como condición sine qua non, formar mentes inquietas, cuestionadoras, preguntonas, críticas. Lo contrario es hacer de la población meros habitantes del país y no ciudadanos. A lo que aspiran estos "educadores" es a formar creyentes fanatizados en verdades reveladas, que bajan del Olimpo donde se pavonea Yo El Supremo, quien según el decir del ministro de la Cultura Farruco Sesto, en una joya de adulancia, "es el verdadero ministro de la Cultura". También, obviamente, es el "verdadero ministro de Educación", porque los "valores de la revolución", ¡qué duda cabe!, son aquellos con los que nos acribilla en cada una de sus largas monsergas.

Algunos de esos "valores", dicho ha sido no pocas veces, son los del cuartel. No porque los del cuartel no sean válidos.

Lo son, pero para la institución castrense. Una fuerza armada, en cualquier lugar del mundo, tiene que operar en torno a valores dc obediencia, subordinación de mandos inferiores a superiores, respeto a la jerarquía. Si a la hora de una operación militar un oficial subalterno abre un debate con sus subordinados para llevarla adelante, seguramente fracasará.

Pero los valores cuartelarios son intransferibles a la sociedad y mucho menos a una sociedad democrática. Lo propio de esta es el debate, la libertad crítica, la duda metódica. Una sociedad regida por el principio de "Ordene, mi Comandante en Jefe" es una sociedad no sólo dictatorial sino totalitaria. Peor aún si esos "valores" son importados de una sociedad como la cubana. Ahora es frecuente leer en las vallas publicitarias del candidato continuista consignas como "Hasta la victoria siempre", "Patria o Muerte, Venceremos", de rancio sabor cubano. En uno de los camiones del Ejército, en el desfile del 24 de Junio en el Campo de Carabobo, lucía una pancarta con la frase "Patria o Muerte". Hasta en su habla se le ha pegado a Chávez el latiguillo cubanísimo del "¡Eh!" O sea, que no sólo quieren hacer una sociedad no pensante, sino que ya los jerarcas del régimen han dejado de pensar: todo lo traen enlatado y digerido desde Cuba.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog