De la vivienda, la violencia y la basura

Por Venezuela Real - 27 de Noviembre, 2006, 12:21, Categoría: Dimensión Social

Ultimas Noticias
26 de Noviembre de 2006

Venezuela se ha convertido en unvecindario inhabitable y peligroso. Esa es una de las conclusiones a las que podemos llegar si tenemos en cuenta que el país exhibe un déficit habitacional de 1,6millones de unidades, que hemos pasado(entre 1991 y 2001) de 11% hasta 21% deltotal de las viviendas que carecen de servicios como agua potable y cloacas, quenuestras ciudades se ven abarrotadas debasura y desperdicios, y todo ello aderezado con las aterradoras cifras de homicidios de cada año.

El déficit del país lamentablemente tenderá a aumentar si desde el Gobierno nose hace algo. Cada año se crean 100.000 familias. Las nuevas parejas se ven obligadas a vivir con los suegros y, cuando ellono es posible, comienza la larga historiade "construirse la casita". Las nuevas casas, la de los sectores populares, la de losque no tienen acceso ni a la banca ni a lossubsidios gubernamentales, comienzancon una casa que califican como rancho,es decir, viviendas donde se ha utilizadomateriales de desecho para su construcción. De ese tipo de viviendas, en Venezuela hay 600.000, el otro millón que constituye el déficit se trata de familias apiñadas. ¿De qué depende que los ranchos seconviertan en casas habitables y que lasnuevas familias consigan casa digna?Pues de ellos mismos. Han sido los venezolanos, y no el Gobierno, quienes se hanprocurado las 800.000 nuevas viviendasque se han requerido en los últimos 8años. Igual como los venezolanos solitoshan tratado de defenderse del hampa y demantener la basura fuera de su hogar.

Soluciones todas ellas ineficientes porque la infraestructura, el control de la violencia y el saneamiento ambiental, son materias donde el Estado es insustituible. Enlo que sigue damos unos tips sobre estostres problemas.

¿Qué hacer para resolver el problema de la vivienda?

La vivienda, como la violencia y la basura, requiere de salidas técnicas, profesi! onales, desideologizadas y, sobre todo,consensuadas y acordadas con los sectoresinvolucrados. La arrogancia gubernamental, esa que supone que siempre tiene la razón, es en buena parte causante de que losproblemas no se resuelvan. Las 100 mil nuevas viviendas que cada año se necesitan requieren de varias estrategias para su solución. Se deben construir nuevas viviendas,pero también se debe apoyar el inmenso esfuerzo que hacen las familias para procurarse su techo propio. Invertir en urbanismo y la dotación de servicios a las parcelases una estrategia complementaria a la construcción de viviendas. De igual formase necesita reformas urbanas importantes.

Hay que remodelar y transformar las "zonas enfermas de nuestras ciudades", esasque fueron industriales y comerciales yhoy lucen abandonadas. Invadirlas no sirve sino para pagar a los "compañeritoscombatientes", así como la política de expropiaciones no es sino seguir con acciones efectistas y amenazantes que no sirvenpara nada.

Construir, apoyar y remodelar son las tres bases de una política de viviendaexitosa. ¿Dónde implementar cada una?¿Cómo constituir la mezcla de estastres políticas? Eso se define acordandoentre los afectados y escuchando a losque saben.

¿Qué hacer para resolver el problema de la basura?

La primera y obvia respuesta es tratar de copiarse de aquellos gerentes urbanos que muestran una gestión ambiental eficiente. No todos los municipios sonigual de cochinos. La basura no es un problema sólo de recogerla y mucho menos de"conciencia", más bien es un problema dedinámica urbana. No está divorciado loque la ciudad "hace" con lo que la ciudad"bota". El Área Metropolitana de Caracas,aunque usted no lo crea, produce hoy (unhoy de 2002) la mitad de los desechos sólidos por habitante que en 1997 (1,14 kilospor habitante al día vs 0,55 k/h/d del presente) ¿Y entonces, cómo es eso que se produce menos basura en Caracas y hoy está más abarrotada de desechos que nunc! a? Lares puesta es sencilla, la ciudad se volvióun caos mucho mayor que el que teníamoshace ocho años y eso la hace ingobernable,incluso para recoger la basura. Ordenar laciudad, normar eficientemente los usos delos espacios públicos, es el primer paso para sanearla.

¿Qué hacer para resolver el problema de la violencia?

La violencia delincuencial no puede solucionarse desde propuestas simples. Los clichés, esos con los que comenzóeste gobierno a justificar a la violencia (lapobreza o la injusticia), puede que lo único que hizo fue atizarla. Ni qué decir de lapermisividad otorgada a la violencia política, o su justificación como medio para alcanzar objetivos. Para superar la violencia hay que hablar de paz y no tolerar laviolencia en ninguna de sus formas, ni justificarla, y mucho menos alabarla, no importa el motivo.

La violencia se controla si se mejoran los sistemas públicos de identidad, justicia, penitenciario y policial. Mientras las cárcelessean escuelas de delincuentes, la impunidad se pasee por los tribunales, nadie sepa"qué es de quién" y cueste diferenciar entreun malandro y un policía, pues las muertescontinuarán creciendo.

En este punto hay una comisión nacional trabajando para ello. Ojalá apure susrecomendaciones y, lo más importante,le hagan caso de modo integral y no porpedacitos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog