El voto y los jóvenes

Por Venezuela Real - 30 de Noviembre, 2006, 16:35, Categoría: Electorales

Editorial
El Nacional
25 de Noviembre de 2006

Lo más extraño de estas elecciones para presidente de la República se nota en la forma como se ha llevado la campaña, ya sea en el estilo alejado y distante que escogió el jefe del Estado, o en la manera corta e intensa que ha debido trazarse obligatoriamente el candidato de la oposición democrática. Lo cierto es que el factor tiempo ha jugado un papel de primordial importancia para los comandos electorales porque, de hecho, impuso condiciones extremas a los dos principales participantes en la contienda, e incluso limitó la gran batalla ideológica que debía alimentar la decisión del voto ciudadano. En este caso, el tiempo cerró las puertas a cualquier otra con sideración política que no fuera la meramente propagandística, valga decir, la que ejerciera rápida atracción sobre el votante y lo entusiasmara por una de las opciones. Contribuían a abonar este terreno dos factores de peso como lo son la extrema polarización del electorado (ya previamente sensibilizado en el camino de sus decisiones) y la tardanza de la oposición en armar su estrategia presidencial y escoger su candidato. Esto hizo que la campaña se convirtiera en una extenuante carrera contra reloj. Por ello, entre las dos franjas de opciones electorales, siguió gravitando un espacio indefinido, un extenso terreno dentro del cual la indecisión y la indiferencia continuaron como si nada estuviera ocurriendo, a pesar de los llamados públicos y partidistas a participar en la escogencia de un futuro mejor. Los esfuerzos propagandísticos a un costo multimillona rio llevados a cabo por el Gobierno (con especial énfasis en los sectores populares) no hicieron mella en la vocación abstencionista de los 4 millones de ciudadanos que se han mantenido, hasta ahora, al margen del proceso electoral. Lo tragicómico de todo es que la revolución bolivariana se jacta de haber movilizado al pueblo y de hablar en su nombre cuando en verdad apenas cuenta (según las encuestas más favorables) con un poco más de un tercio de la población apta para votar. Entre los votos de la oposición y aquellos que no van a par ticipar suman una mayoría sustancial de venezolanos a la cual no ha convencido el proceso revolucionario. Y todo esto ocurre en un momento en que si alguien puede sumar sufra gios de última hora es el candidato opositor, por la sencilla razón de que no ofrece más de lo mismo. Suena rudimentario pero un desempleado o una persona marcada en la lista de Tascón no va a sufragar para que las cosas sigan igual: lo que aspira es a recibir una oportunidad que, sin duda, no llegará de un gobierno sectario y discriminador.

La desventaja para la oposición de no haber podido desarrollar una campaña más larga y demoledora se nota hoy a leguas porque, si bien se ha avanzado en la conquista de un terreno electoral, esto no ha ido acompañado de la formación de una nueva conciencia democrática que impulse valores diferentes en la forma de administrar el Estado y de conducir el país.

La construcción y difusión de un nuevo pensamiento demo crático efectivo y justo, unido a la propuesta electoral que hoy enarbola la oposición pacífica, es un objetivo sin el cual no habrá ni existirá un alto interés colectivo en las elecciones populares como forma ciudadana de darle vida a una novedosa estructura social más equitativa.

Quienes se marginan de estos procesos lo hacen porque no encuentran en las proposiciones que están sobre la mesa algo que les mueva no sólo la emoción, sino que les provoque credibilidad en el cumplimiento de lo ofrecido por los candidatos. Esto obliga a reflexionar sobre el carácter real de las campañas y de su provisionalidad en la conciencia de los electores. Los votantes se reconocen en algunas propuestas que les con ciernen cercanamente, pero no comparten los proyectos en el largo plazo porque los consideran inviables o demagógicos, productos de la inmadurez o de la gran capacidad de fabulación del candidato. En las encuestas se nota que los partidarios del oficialismo rechazan el modelo cubano, el enfrentamiento con Estados Unidos y la amistad con Irán. Y sin embargo no le niegan su voto pero... ¿será siempre así cuando llegue el lobo? Ayer este diario revelaba que "los jóvenes son el sector de mayor exclusión en los mecanismos de participación electoral". Se agregaba que "según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y el CNE, 2,1 millones de personas mayores de 18 años siguen excluidas del padrón de votantes, de los cuales 77% tiene menos de 25 años". ¿Por qué este fracaso?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog