En el tramo final de la campaña presidencial: crece la tensión

Por Venezuela Real - 30 de Noviembre, 2006, 8:47, Categoría: Prensa Internacional

Jorge Elías
La Nación - Argentina
29 de Noviembre de 2006

• Una advertencia de EE.UU. agita las aguas en Venezuela
• Alertó a los norteamericanos en ese país

CARACAS.- Como si del anuncio de un inminente huracán se tratara, la embajada de los Estados Unidos recomendó ayer a los ciudadanos norteamericanos radicados en Venezuela que acopien comida, agua y medicina. Que no salgan de sus hogares. Que pospongan viajes por el país. Que tengan un "alto nivel de conciencia" de su seguridad. Y que, sobre todo, apelen al "sentido común" frente al "sentimiento antinorteamericano" regado por el gobierno de Hugo Chávez.

La advertencia, formulada cuando faltan cinco días para las elecciones presidenciales, cayó como un rayo en el Palacio de Miraflores, dominado por una creciente efervescencia contra todo aquello que vaya contra "la marea roja". Es decir, seguros de sí mismos los oficialistas, contra todo aquello que vaya contra la cuarta victoria de Chávez en ocho años de ejercicio del poder. "Quieren asustar a los venezolanos y propiciar la abstención", confió a LA NACION una fuente gubernamental.

La mayoría de las encuestas coincide en que Chávez será reelegido el domingo, excepto alguna que otra que mencionó un empate técnico u otorgó una ligera ventaja a su rival, Manuel Rosales.

La duda, expuesta por el oficialismo en un país polarizado tanto hacia adentro como hacia afuera, no radica en el desarrollo de las elecciones, supervisadas por veedores internacionales, sino, más que todo, en la reacción de aquellos que no vean coronadas sus expectativas. Atenta a ello, la oposición, según la fuente gubernamental, ya habría impreso carteles con la palabra "fraude".

En medio de duras acusaciones mutuas, Chávez no vaciló en ufanarse, con pronósticos que reflejan una diferencia de más de un 20 por ciento de los votos a su favor, de que "esto es un jonrón [de home run , batazo ganador en el béisbol] para Mister Bush", tildado, otra vez, de "diablo".

Con su alerta, mecanismo habitual de los gobiernos para evitar demandas de sus compatriotas si sucede algo anormal en el exterior, la embajada norteamericana no hizo más que cumplir con su obligación, más allá de que, según la fuente gubernamental, sea "impertinente" y "lamentable".

No se trata del anuncio de un inminente huracán, pero la misma gente teme que algo suceda. Es el comentario de la calle. El más usual. Nadie cree que Chávez pueda perder, pero nadie cree, tampoco, que la oposición se resigne fácilmente ante la eventual derrota.

Chávez, mientras tanto, no para. Estuvo ayer en Amazonas y Delta Amacuro. Continuará hoy en Trujillo y Yaracuy. Donde pisa promete "una paliza" a Rosales y un "knock-out" a Bush. En la zona industrial de San Vicente de Macaray inauguró la primera planta ensambladora de vehículos Venirauto, fruto de los acuerdos de cooperación que firmó en julio con su par de Irán, Mahmoud Ahmadinejad. El destinatario del acto no vive en Venezuela.

Rosales tampoco para. "No nos robarán ni un voto", señaló, insistente en que "la democracia de Venezuela está enferma" por la excesiva concentración de poder en una sola persona. En el partido de béisbol entre Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes apareció en forma imprevista y fue aclamado por la multitud. Le quitó la oportunidad a Chávez después de haber visto frustrado su sueño de ser lanzador zurdo de las grandes ligas.

De populismo no se habla en Venezuela. En las últimas semanas, Chávez inauguró puentes, un acueducto y un servicio de trenes y colocó piedras fundamentales para construir, si por él fuera, hasta las pirámides de Egipto.

Rosales apuntó a los pobres de otro modo: prometió un programa de entrega de fondos por medio de una tarjeta de débito que bautizó "Mi negra". No por el color de la piel, sino por el del petróleo. Su meta consiste en diferenciarse al máximo de Chávez: no viajar más de lo necesario; cortar "la regaladera" de dinero a otros países (¿la Argentina, entre ellos?), y regresar a la Comunidad Andina de Naciones (CAN). A su alrededor, según comentó a LA NACION un allegado a su campaña, piensan que "logró galvanizar a la oposición" y que, con ello, "superó la campaña abstencionista" que amenazaba con dejarle a Chávez el camino expedito hacia la reelección.

Lo curioso es que los oficialistas se quejaron ayer de "la campaña abstencionista" que supuestamente emprendieron los Estados Unidos con su mensaje de alerta. Sería, en ese caso, un jonrón dudoso.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog