Les jeux sont faits

Por Venezuela Real - 3 de Diciembre, 2006, 14:20, Categoría: Electorales

Antonio Sánchez García
Webarticulista.com
03 de Diciembre de 2006

No va más: en pocas horas se abrirán los centros electorales y la verdad tendrá su hora. La incertidumbre del resultado final y de los sucesos de la crónica roja electoral que nos mantiene en vilo no logran ocultar un hecho que será trascendental: Venezuela se ha conmovido hasta sus raíces y quiere decidir su destino. Y lo escribirá con su puño y letra: ténganlo por seguro.

Entre los muchos aspectos anecdóticos de este histórico enfrentamiento electoral, avergüenza el triste papel jugado por los medios internacionales. Con escasas y muy contadas excepciones, ni los periodistas extranjeros acreditados en el país ni quienes llegaran a última hora para cubrir tan trascendental acontecimiento han sabido comprender la hondura de la apuesta, la gravedad de la decisión ni la trascendencia de estos comicios de cara al futuro de nuestro pueblo: casi sin excepción todos ellos – no hablemos de los tarifados de Reuters, la agencia que trucara fotografías  para golpear con descaro e inmoralidad la política exterior de los Estados Unidos - - se han conformado con la mascarilla de falsedades y mentiras montadas por un gobierno corruptor, represor y descarado que pronto será un triste, un ominoso recuerdo. Le han dado vuelta la espalda al pueblo que visitan, arrodillándose ante la satrapía de Miraflores. Es el efecto de un perverso fenómeno cultural que macula la vida de nuestra contemporaneidad: el predominio avasallante de los trasnochados anhelos utopistas de una izquierda que ha fracasado en todo el mundo de manera flagrante. Pero que no se amilana a la hora de venerar cadáveres políticos podridos por la represión y las muertes que provocaran. Ver a Depardieu llegando a La Habana para rendirle pleitesía al tirano nos hace comprender a Leni Riefenstahl. Denle a Castro la Alemania de los 30 y tendrán a Hitler.

A la hora de jugarse sus vidas por la libertad y la democracia, los pueblos están solos. Ni los gobiernos, ni los medios, ni las instituciones internacionales son capaces de alzar la cabeza con hidalguía y ponerse de lado del débil. Así fue ante Stalin. Así ante Hitler. Así ante Mao. Así ante Castro. Pero vaya a ocurrírsele a una mujer como Oriana Fallaci gritar su ira y su repudio contra el homicida integrismo musulmán, para que estas pútridas buenas conciencias pongan el grito en el cielo.

Depardieu no vendrá a Caracas. La democracia que vamos a construir a partir de la salida por vía electoral de este esperpento no es tan atractiva a la babosería izquierdosa francesa como la espantosa y ensangrentada dictadura castro comunista. Que le aproveche.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog