Chávez, el padrino

Por Venezuela Real - 6 de Diciembre, 2006, 9:23, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

ABC - España
06 de Diciembre de 2006

LO que le faltaba al «proceso de paz» es que ETA albergara la esperanza de recuperar un santuario en Iberoamérica donde pueda volver a refugiar a sus terroristas, captar fondos y atraerse a las opiniones públicas del continente para entorpecer la cooperación judicial.

Independientemente de que en apariencia el presidente venezolano, Hugo Chávez, haya rectificado sobre la marcha, lo cierto -y lo grave- es que una vez más haya estado dispuesto a dar otra buena noticia a los etarras otorgando importantes indemnizaciones a dos terroristas y la concesión de la nacionalidad a otros cuatro para evitar su entrega a la Audiencia Nacional. De haber actuado así, como realmente pretendía, Chávez, en su acreditado papel de padrino de terroristas, habría abierto una brecha en el cerco internacional a ETA que tanto costó cerrar precisamente en países como México, Uruguay y la propia Venezuela.

El auge del izquierdismo populista en la región y el liderazgo de Chávez sobre sus discípulos en la revolución «bolivariana» deben alertar seriamente al Gobierno español sobre un efecto en cadena que acabe desmantelando este gran avance de la política antiterrorista de Aznar. Otra cosa es que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero demuestre más fuerza diplomática y autoridad moral para frenarlo.

Lo primero está en precario por el balance de su gestión exterior, sobre todo en Iberoamérica, donde España está fuera de órbita desde que el Gobierno socialista se abrazó al eje Castro-Chávez-Morales.

Y lo segundo -la autoridad moral- está destrozada por las contradicciones internas en las que ha incurrido la gestión del proceso de negociación con ETA.

Si el presidente del Gobierno no ha dudado en hablar bien de Otegi y de De Juana Chaos, estando ambos a disposición judicial por delitos terroristas; si los dirigentes del socialismo vasco están todos los días pidiendo a los jueces y fiscales que sean sensibles a la tregua de ETA y apliquen la ley con flexibilidad; y si el PSOE dice del PP que tiene ganas de que se rompa la tregua cada vez que pide que se cumpla la Ley de Partidos Políticos, no es extraño que un sujeto como Chávez haga su propia lectura de los acontecimientos y de las intenciones del Ejecutivo español, y eche una mano al «proceso de paz». El problema es que España, desde los cambios a ninguna parte impuestos por el PSOE a su política exterior, ha perdido respeto internacional. Logros parciales, como conseguir que Chávez haya bloqueado in extremis decisiones ya tomadas en favor de seis etarras, no deben impedir más contundencia y dignidad diplomática de Zapatero para impedir en el futuro no ya vergonzantes favores a terroristas, sino que siquiera se piense en esa posibilidad.

Artículos relacionados:

Venezuela da marcha atrás en su acuerdo para indemnizar y nacionalizar a etarras
Venezuela garantiza a España que no concederá la nacionalidad a los cuatro etarras
La presión española obliga a Chávez a rectificar







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog