2.800 venezolanos dejarán de estrenar carro en diciembre

Por Venezuela Real - 12 de Diciembre, 2006, 15:40, Categoría: Economía

Las órdenes de los tribunales no son cumplidas por los encargados de resguardar la paz pública afectando a trabajadores, concesionarios y compradores por igual. En estos tiempos, pareciera que  impera el caos y la ley del más fuerte.

VANESSA PÉREZ DÍAZ  - YELITZA IZALLA YÁNEZ
El Nacional
12 de Diciembre de 2006

• Toyota, Mitsubishi y Hyundai paralizaron la producción de sus plantas, mientras que General Motors anunció el cierre de las líneas de montaje de los vehículos familiares Aveo y Spark ante la continuidad de la paralización de las actividades del fabricante de vidrios Vivex CA.
• La Guardia Nacional, autoridad a la que ordenaron el levantamiento de los trabajadores en huelga, decidió no acatar la orden

La industria automotriz creyó que vería una luz al final del túnel cuando el pasado viernes una decisión del Tribunal de Primera Instancia Civil, Mercantil y del Tránsito de Anzoátegui ordenó el fin de la paralización de la compañía Vivex, principal fabricante de vidrios para vehículos.

Pero el resplandor nunca apareció. A pesar de la medida judicial, la madrugada de ayer en la planta de Vivex fue igual a las existentes desde el pasado martes, cuando un grupo de trabajadores se apostó en la entrada de las instalaciones para impedir la entrada y salida del personal de la compañía.

Las consecuencias de este conflicto no sólo impacta a las ensambladoras. La paralización de uno de los principales proveedores de la industria automotriz nacional perjudica en mayor grado a aquellos que engrosan desde hace meses la larga lista de espera en los concesionarios. Hasta el día de ayer, eran unos 2.800 venezolanos los que dejan de estrenar un automóvil este diciembre. ¿La recomendación? Llenarse de paciencia.

El fabricante de autos japonés Toyota fue el primero en anunciar el cierre de su planta ubicada en Cumaná ante la imposibilidad de completar la cadena de montaje. En siete días de paralización la marca ha dejado de ensamblar 600 vehículos de todos los modelos del portafolio, entre ellos, el familiar Terios, el sedán Corolla, las camionetas Hilux y LandCruiser 70/80, y el camión Dyna.

"Vivex todavía no ha arrancado y las vacaciones de nuestra compañía comenzaban este viernes. Se estudió la situación y preferimos adelantar el cierre al ver que ya no podíamos hacer nada en materia operativa. Cerramos nuestras puertas y aprovecharemos el tiempo para hacer algunas remodelaciones a las líneas de producción. Lamentamos mucho la situación, especialmente en los concesionarios, porque es allí donde se sentirá la molestia de muchos clientes", dijo Douglas Urquía, gerente de Mercadeo y Planificación Toyota. Agregó que la comercialización de la marca para el mes de diciembre dependerá de los autos importados.

El grupo comercial MMC Automotriz, casa que comercializa las marcas Hyundai y Mitsubishi en Venezuela, también cerró las puertas de su planta ensambladora en Barcelona a partir de ayer.

Víctor Quintero, vicepresidente ejecutivo, precisó que son 1.200 vehículos los que se han dejado de producir durante casi 10 días de conflicto, en su mayoría de los familiares Getz (Hyundai), Signo (Mitsubishi) y el camión utilitario. "Paralizamos las líneas de producción y lo único que están haciendo los trabajadores es drenar el sistema de ensamblaje. Lamentamos la situación porque esto es un golpe muy duro para los concesionarios.

Hemos decidido suspender la facturación durante diciembre. Sabemos que están descontentos y por eso hablaremos con nuestra red de venta esta semana", comentó.

Quintero destacó que la industria aboga por una solución inmediata al problema de Vivex. "Queremos una salida que nos permita regresar en enero con un futuro cierto y no una incertidumbre. Algunas empresas podemos recurrir a proveedores internacionales, pero eso también nos crea un conflicto por la restricción de divisas que existe para la importación de autopartes", aseguró.

Otra de las principales ensambladoras afectadas es General Motors, compañía que no cerrará su planta en Valencia pero sí paralizó las líneas de producción del modelo Aveo 4 puertas y el Spark, ambos pertenecientes al programa del Venezuela Móvil (vehículos exentos de IVA).

Germán Álvarez, director de Suministro, explicó que la ensambladora está haciendo contacto con otros proveedores internacionales para continuar con el resto de las operaciones en la planta. Hasta la fecha, la firma ha dejado de producir 1.000 unidades de los modelos mencionados. "Estamos considerando el anticipo de las vacaciones colectivas en la planta debido al problema del suministro de vidrios.

Es una decisión que se dará esta semana", indicó.

Vidrios Venezolanos Extras C.A. ayer cumplió siete días paralizada y al parecer serán muchos más, porque aún la Guardia Nacional no ha ejecutado la medida cautelar del Juzgado para así permitir que se reanuden las jornadas laborales.

Un grupo de trabajadores y los directivos de la empresa esperan desde el pasado viernes que se ejecute la medida cautelar, incluso se había organizado un plan de producción para poder satisfacer la demanda de las principales casas automotrices del país. Pero en el Destacamento 75 de la Guardia Nacional alegan que deben seguir primero unos trámites administrativos y que para ejecutar la orden necesitan la presencia del tribunal, según indicó el asesor legal de la empresa, Juan Vicente Ardila.

Lo más grave es que la empresa que surte de vidrios a 80% del mercado automotor, así como al plan Venezuela Móvil, no abrirá sus puertas tampoco en los próximos dos días porque son festivos para el Tribunal.

Ardila destacó que será mañana miércoles cuando puedan enterar al Tribunal de lo que ocurre, debido a que la orden debió ejecutarse el pasado viernes. "Acudimos a la GN por ser la máxima fuerza de seguridad del estado. Nosotros seguimos firmes, respetuosos de las leyes y confiados en que los órganos del estado van a cumplir la ley".

En el caso han intervenido la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, diputados del estado, el Ministerio del Trabajo y la Inspectoría regional, así como la Inspectoría Nacional de Asuntos Colectivos. Sin embargo, ninguno de los representantes de esas instituciones han logrado una salida satisfactoria.

Un grupo de empleados, que no está de acuerdo con el paro, introdujo en los tribunales un recurso para que se restituyan las actividades y puedan volver a devengar su salario.

Sonia Mata, una de las trabajadoras afectadas, dijo que hay empleados desesperados por el cierre de la empresa. "En mi caso cobro semanal y ya voy para dos semanas sin devengar sueldo. Además, no podemos cobrar el ticket de alimentación ni los bonos. Soy sostén de familia y eso me afecta directamente".

Mata, al igual que un grupo de empleados, pertenece al Sindicato de Empleados y Obreros del Vidrio (Seodvivex), la organización sindical vigente antes de la actual Sutravivex.

Argenis Linares, uno de los dirigentes sindicales, desconoció la orden emitida por el Tribunal y aseguró que no serán desalojados por ninguno de los organismos de seguridad del estado. Recordó que exigen el aumento salarial de 10.000 a 27.000 bolívares diarios y la incorporación de cinco trabajadores, dos de ellos dirigentes sindicales.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog