Estados Unidos busca mejorar las relaciones con Venezuela y Cuba

Por Venezuela Real - 16 de Diciembre, 2006, 22:03, Categoría: Política Internacional

El pragmatismo se impone sobre la ideología, tal como hizo Nixon hace tres décadas con China. Consideramos que el pragamatismo de la diplomacia, visto como virtuoso, puede resultar beneficioso para los pueblos.

VALENTINA OROPEZA
El Nacional
16 de Diciembre de 2006  

El analista estadounidense Bruce Bagley sostiene que la Casa Blanca intenta establecer vínculos más pragmáticos con Caracas y La Habana, en vista de que el presidente interino cubano, Raúl Castro, propuso acercarse a Washington, y las elecciones presidenciales consolidaron el liderazgo de Hugo Chávez

Un día antes de los comicios presidenciales venezolanos del 3 de diciembre, durante un acto en homenaje a Fidel Castro, el presidente interino de Cuba, Raúl Castro, abrió la posibilidad de distender las relaciones con Estados Unidos.

Frente a 300.000 personas congregadas en la Plaza de la Revolución de La Habana y en ausencia de su hermano, Raúl Castro afirmó: "Sirva la oportunidad para declarar nuevamente nuestra disposición a resolver, en la mesa de negociaciones, el prolongado diferendo entre Estados Unidos y Cuba".

Su oferta fue correspondida con la visita de 10 legisladores estadounidenses a la isla, que llegaron ayer para evaluar el panorama político del país después del retiro del mandatario cubano, quien entregó las riendas de la revolución a su hermano en julio. Se trata de la primera vez que una delegación de alto nivel viaja hasta La Habana desde que se instauró formalmente el embargo, en febrero de 1962.

El 8 de noviembre, el Gobierno estadounidense expresó su respaldo a la gestión del recién electo dirigente sandinista, Daniel Ortega, quien llegó al poder con casi 40% de los votos. Una semana después, Washington aplaudió el triunfo del líder izquierdista Rafael Correa en Ecuador, a pesar de que ha reiterado que no firmará un tratado de libre comercio con la Casa Blanca y ha mostrado simpatías por adversarios de la Casa Blanca como Hugo Chávez y el mandatario boliviano, Evo Morales.

El tono conciliador de los voceros del Departamento de Estado después de la victoria de Chávez ratificó el cambio de la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina, semanas después de que los demócratas alcanzaran la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado.

El profesor del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad de Miami, Bruce Bagley, interpreta el giro de la diplomacia estadounidense como un ejercicio de poder de la oposición para hacer valer su peso en el Parlamento. "Los demócratas están buscando mayor injerencia en las decisiones del Gobierno estadounidense porque obtuvieron los votos necesarios para hacerlo".

Bagley advierte que en los próximos dos años, la política exterior estadounidense se debatirá entre una "Casa Blanca conservadora" y un Congreso inconforme con los lineamientos seguidos hasta ahora con respecto a América Latina. "Los demócratas tienen que velar por los intereses estadounidenses que han estado atados a un embargo que después de 40 años, no ha funcionado, sobre todo para los empresarios del área agropecuaria y farmacéutica".

El especialista de la Universidad de Miami opina que más allá de los intereses económicos, los demócratas intentan preparar el terreno tanto dentro como fuera de Estados Unidos para propiciar relaciones cordiales con el gobierno que sucederá a Castro.

Aclara, sin embargo, que las gestiones de acercamiento a Cuba no implican proponer a corto o mediano plazo el levantamiento del bloqueo, por los altos costos electorales que podría generarles entre los electores hispanos para los comicios presidenciales de 2008.

"Los demócratas necesitan asegurar el respaldo de los cubanos exiliados que viven en el sur de Florida para las próximas votaciones. El bloque hispano no es decisivo en la contienda, pero es importante. Dado que no hay amenazas de seguridad que emanen de América Latina, la Casa Blanca no se ha concentrado en la región, por lo cual es un área propicia para captar votos", señaló Bagley.

Decisiones pragmáticas

Bagley atribuye la política de conciliación emprendida por Estados Unidos hacia Venezuela y Cuba al subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, tras asegurar que se rige por criterios pragmáticos, más allá de las consideraciones ideológicas o políticas.

"El triunfo de Chávez llevó a Shannon a apresurar el paso en la búsqueda de mejores relaciones con Venezuela. La interdependencia económica lo obliga a intentar minimizar los conflictos y maximizar los puntos en común. Si los vínculos con América Latina dependieran de Otto Reich o Roger Noriega no se habría dado ese cambio", sostuvo Bagley.

El analista estadounidense comentó además que la salida de Donald Rumsfeld del Ministerio de Defensa alivió las tensiones con el Ejecutivo venezolano, dado que era uno de los más férreos detractores de Chávez e insistía en acusarlo de ser una amenaza para la estabilidad de la región.

Según el diario argentino La Nación, esta semana Shannon apuntó: "Anticipamos que 2007, con tantos nuevos gobiernos en la región, será un año para establecer un diálogo con ellos y reafirmar las relaciones que tenemos con los países que no han pasado por elecciones".

Aunque Bagley recordó que la primera prioridad para el Departamento de Estado es la situación en Irak, precisó que América Latina "ofrece a los demócratas la posibilidad de adquirir mayor poder en el futuro y modificar la orientación de la política exterior estadounidense en otras áreas de interés para la nación".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog