Los presos políticos

Por Venezuela Real - 22 de Diciembre, 2006, 12:26, Categoría: Derechos Humanos

El tema de la amnistía a los presos y perseguidos, por humanitario, es la noticia más importante en esta Navidad y en Año Nuevo.

Editorial
El Nacional
22 de Diciembre de 2006

Después del 3 de diciembre y del triunfo reconocido por la oposición democrática del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, ha prevalecido un clima de distensión; un clima cónsono con la cele bración de estos días de Pascuas, propicios para el disfrute familiar, según es el profundo significado de la tradición. Esta es una de las épocas más gratas del año, cuando la reconciliación entre los seres humanos se impone como una condición, y nos permite revisar nuestras acciones.

Como quiera que la Navidad nos envuelve en una atmósfera de esperanzas y nuevos propósitos, también el tiempo aconseja pensar en quienes por razones de distinto orden se encuentran en situaciones adversas. Queremos referirnos, en particular, a los presos políticos que están detenidos desde hace algunos años. Generalmente, los gobiernos en todo el mundo revisan estas situaciones, y aprovechan las Navidades para tomar medidas que se pueden llamar de gracia, o del nombre que a bien se tenga, pero que en todo caso, van dirigidas a demostrar espíritu de tolerancia.

Como si se abriera una nueva oportunidad para el país y para la gente. Los procesos políticos o sociales que han ocurrido en nuestro país en los últimos años, generaron un ambiente de polarización que todos reconocemos y padecemos, el cual ha sido negativo para los venezolanos. Ese clima no puede persistir, ni puede prolongarse de manera indefinida, porque sería simplemente inconcebible, y porque situaciones como esta alteran la identidad de los pueblos.

No podemos vernos como enemigos por la simple razón de que pensamos diferente. En un país de esencia pluralista, la discrepancia no puede ser castigada. La pluralidad no puede ser satanizada. Simplemente, debe interpretarse como algo no sólo legítimo, sino también natural. Mientras mayor diversidad, mayor riqueza de ideas y, por tanto, de alternativas.

Una de las cuestiones que más hondamente desean los vene zolanos es que sea resuelta de manera generosa la situación de los presos políticos. Se calcula, según fuentes confiables, que en esa situación se encuentran alrededor de 30 compatriotas, entre civiles y militares. Según los medios, próximamente será solicitada ante la Asamblea Nacional una ley de amnistía. Abundarán, sin duda, las firmas de los venezolanos dispuestos a respaldar esa iniciativa. Muestra de solidaridad, puesto que nadie puede ser ajeno a un gesto de tal naturaleza. Este proyecto debe continuar hasta hacerlo realidad, cuando las circunstancias lo aconsejen, en enero, seguramente. Traduce, como anotamos, un espíritu de solidaridad. Sin embargo, quizás no sea necesaria esa ley. Bastaría con una decisión del Presidente de la República, cuyas facultades lo hacen posible. Vivimos en un clima propicio. El Presidente va a comenzar otro periodo. Lo lógico, lo pertinente, lo indicado sería, a nuestro juicio, que sea el Presidente quien le dé al país esa demostración de que los nuevos tiempos nos pueden prometer un periodo de tolerancia.

No aludiremos a casos específicos de los compatriotas que actualmente están en prisiones, para no generar discrepancias ni polémicas. La cuestión debe verse en su conjunto. Es algo que afecta a todos los venezolanos, y en especial, a familias que han padecido suficientemente estos avatares. Dentro de la búsqueda de un clima de distensión, conviene mencionar los juicios arbitrarios que en algunas regiones se siguen contra periodistas por razones eminentemente políticas. Estos resabios del tiempo de los politicastros a quienes la libertad de expresión les resultaba incompatible con su visión del mundo, deben ser dejados a un lado. Lo que aquí se postula no es original. En todo el mundo, por esta época del fin del año, en los días de la Navidad, los gobiernos dictan medidas de esta naturaleza. De modo que solicitarlo está dentro del orden natural de las cosas. Lo que es cierto, al solicitarlo y al hacernos eco de un clamor nacional, es que interpretamos el sentimiento generalizado de los venezolanos. De un extremo al otro, en las distintas regiones, la gente aboga por la reconciliación. Porque encontremos ámbitos para el ejercicio ciudadano, civilizado, donde todos podamos participar sin afectar los intereses fundamentales de los otros.

De modo que si queremos realzar el clima reinante desde el 3 de diciembre, y si deseamos entrar a un Año Nuevo de aires realmente nuevos, nada más justo ni más pertinente que dictar una medida destinada a ponerle punto final a una etapa de discordias, liberando a los venezolanos actualmente en prisión por razones políticas. El año 2007 debe traernos nuevas perspectivas, nuevos horizontes, una manera diferente, en suma, de ver y concebir al país en su conjunto.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog