NUEVO MAPA DE LOS PARTIDOS (I)

Por Venezuela Real - 22 de Diciembre, 2006, 12:24, Categoría: Política Nacional

NARELA ACOSTA RAMÍREZ
El Nacional
22 de Diciembre de 2006  

El voto joven atenta contra las fuerzas del puntofijismo

Desde la década de los 80, el sistema político venezolano ha experimentado un deterioro creciente. Esto se debe a la pérdida de la confianza del electorado en los partidos, pero también en las decisiones que tomaron cuando estaban en el gobierno

Cuando a cualquier ser humano le sucede lo contrario a lo que espera, es común escuchar de sus labios: "¿Por qué a mí?". Hay otros que les ocurre algo muy bueno pero que no era una certeza, y dicen: "¡Qué sortario!". Esas son las perspectivas que se perfilaron desde 1993 para los partidos políticos de este país.

José Enrique Molina, profesor de Ciencia Política de la Universidad del Zulia y de la Universidad de Michigan, junto a la profesora Carmen Pérez Baralt, explicaron en su trabajo "Luces y Sombras de la Democracia Venezolana", que el ascenso de nuevas opciones se vio en 1993 cuando la Causa R, partido de izquierda, captó más de un millón de votos; y un partido no tradicional como Convergencia (escisión de la organización política Copei, vinculada a la derecha) concentró la mayor cantidad de sufragios, en alianza con el partido izquierdista MAS.

Molina resumió el antes y el después del mapa político venezolano, luego del 3 de diciembre. "La desinstitucionalización del sistema de partidos abrió la puerta a nuevas organizaciones y a personalidades que ofrecían lo que la gente quería oír: un cambio radical. El apoyo pasó sucesivamente por Caldera, de Caldera a Irene Sáez, y de Sáez a Salas Romer y Chávez. A partir de 2002, la radicalización del entonces llamado proceso y la bonanza petrolera le ha permitido al Gobierno recuperar apoyo en los sectores populares y creó condiciones para el fortalecimiento de nuevas alternativas: MVR, Podemos, PPT, por un lado; y Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia por otro. A la vez, continúa el deterioro de fuerzas políticas vinculadas a la etapa del bipartidismo, como AD y Copei".

Se formó una Hidra de Lerna (personaje mitológico representado en una serpiente multicéfala) durante los años posteriores a la debacle económica de la década de los 80, un monstruo de increíbles dimensiones y cientos de cabezas: el electorado no confiaba en los partidos como fuente de democracia.

Luis Eduardo León Ganatios, en su estudio publicado en la revista de la UCV Politeia 2001, reflejó esta realidad: "En 1993 69% de los encuestados tiene una opción desfavorable sobre los partidos políticos, 31% favorable". Esto significó la pérdida de la identificación partidista, y entró al juego político el movimiento izquierdista que siempre se identificó por fustigar el sistema de partidos establecido, y eso habría contribuido a su ascenso posterior.

León Ganatios explicó que para 1998 los nuevos partidos surgieron como máquinas electorales sensibles a las demandas de la sociedad.

El MVR se perfiló de izquierda, y agrupó al resto de los partidos como de derecha. Por ejemplo, Acción Democrática, que según los intereses pregonados en su medio siglo de existencia la ubican en la centroizquierda, fue desplazada desde 1982 hacia la derecha en la percepción del elector, según Ganatios. El emeverrismo ganó adeptos "apostando a 56% de desconfianza en los partidos y 37% de poca confianza hacia los mismos", dijo Ganatios.


El legado del escepticismo

Si bien desde 1958 el sistema de partidos logró instaurar la democracia, el pluralismo, el consenso como forma de relación y el disfrute de libertades políticas y civiles -señalan Molina y Pérez en su trabajo– también en esa época se destacó el centralismo (la toma de decisiones exclusivamente en el la instancia central de gobierno y en los partidos) y el clientelismo. Continuaron su camino al desprestigio por los escándalos de corrupción.

Por esto, los partidos fueron considerados los principales responsables de las decisiones públicas, y sobre ellos recayó la crisis económica a partir de 1989, aseguró Molina.

En un sondeo que hizo Redpol en 1998, a la interrogante: "¿Cree que los partidos políticos venezolanos tienen arreglo o no?", 32% respondió que sí, mientras que 57% los creyó una causa perdida,.

Cobra fuerza una suposición esbozada por José Enrique Molina: "Conforme las nuevas generaciones de votantes vayan aumentando su peso en el electorado, el apoyo por las fuerzas políticas del puntofijismo tenderá a declinar aún más, pues posiblemente sobreviven sobre la base de lealtades que consolidaron antes de 1993. Estos electores serán reemplazados por nuevos, cuya tendencia predominante es rechazar a esos partidos tradicionales".


Democracia en vilo
Los investigadores de la ciencia social saben que la democracia y la estabilidad del sistema político dependerán del número de partidos, la distancia ideológica entre ellos y la institucionalización (la confianza) en el sistema. "A menor número de partidos relevantes (siempre que sean dos o más), menor distancia ideológica; a mayor nivel de institucionalización, mayor será la estabilidad del sistema político; a mayor grado de institucionalización, mejora la calidad de la democracia", explicó Molina.

En esto juega un papel determinante la legitimidad de los partidos como mecanismos de representación. "Un sistema es más institucionalizado en la medida en que el peso del componente partidista es mayor y el de las personalidades menor".

El catedrático comentó que el peso de las personalidades en el chavismo aún es fuerte, pero ha disminuido. En la oposición considera que se ha producido una activación política de la clase media, y "esta movilización se presta para el desarrollo de partidos fuertes. El Gobierno no ha podido bajar a la oposición de un apoyo cercano a 40%. Podría haber una reinstitucionalización de los partidos, pero es un proceso que está en sus inicios y pudiera truncarse". El peligro está en los errores que puedan cometer las nuevas direcciones políticas, en su confrontación con los partidos de gobierno.

Los partidos del chavismo dependen todavía del liderazgo personal de Chávez, y de la abundancia de recursos económicos. "Sin embargo, es evidente que están haciendo esfuerzos para consolidar sus partidos en torno al socialismo.

Aun cuando es muy confuso todavía, alrededor de esa ideología lograron apoyos que superan positivamente la adoración al caudillo".

DOCUMENTACIÓN : CARLA NAVARRO





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog