Una carta para los venezolanos, no para el Niño Jesús

Por Venezuela Real - 26 de Diciembre, 2006, 10:01, Categoría: Política Nacional

Julio Andrés Borges
Ultimas Noticias
24 de Diciembre de 2006


Las cartas al Niño Jesús abundan en estas fechas, mas en todo caso me arriesgo a esperar de la Navidad lo que millones de venezolanos deben desear:
 
Pido por Salud. Espero que este año el Niño Jesús nos dé un sistema sanitario que funcione. Un sistema donde los hospitales tengan gasa, alcohol e inyectadoras, donde los médicos sean personal de alta calidad y estén bien remunerados, donde enfermarse no sea un lujo.

No espero que este deseo se me cumpla de la nada, me comprometo a esforzarme en construir con mi trabajo diario una Venezuela más sana. La medicina preventiva es la clave.

Pido por la Educación. Deseo también tener un país con educación sin exclusión.

Donde todos podamos leer y escribir, y que eso sea la cosa más normal del mundo, no la gran proeza del Gobierno.

Quiero un país en el cual todos tengamos grandes oportunidades de ser lo que queramos ser.

Es posible lograrlo, sólo es necesario estructurar políticas de Estado coherentes.

En primer lugar, hay que reforzar la escuela primaria, los mejores maestros de todo el sistema educativo deben estar en los primeros años del colegio, porque es entonces cuando el niño crea su base intelectual para continuar absorbiendo conocimiento.

Los salarios de los maestros y profesores deben ajustarse a la realidad y a la importancia que tienen en la sociedad. Debemos crear el deseo de ser profesores, esa es una de las profesiones más hermosas y con mayores responsabilidades en un país; por lo tanto, debe ser remunerada en consonancia.

No espero que este deseo se me cumpla de la nada, me comprometo a esforzarme en construir con mi trabajo diario una Venezuela más educada.

Pido por el Trabajo. Un país funciona con base en la productividad de sus habitantes.

Si los venezolanos producimos riqueza, el país será cada vez más rico y todos viviremos mejor. Olvidémonos del petróleo, que ha sido simultáneamente! lo mejor y lo peor que le ha pasado a Venezuela. Sí, la riqueza del petróleo debe distribuirse equitativamente entre los 26 millones de venezolanos, pero debemos trabajar como si éste no existiera. Por algún extraño motivo, varios de los países más ricos del mundo carecen de cualquier recurso natural; eso pasa porque la gente sabe que tiene que sudar con su trabajo, y lo hace. Sigamos el ejemplo.

Las iniciativas particulares, las microempresas y los proyectos de emprendimiento deben ser apoyados. Debemos facilitarle a la gente la posibilidad de abandonar la economía informal para crear sus propias pequeñas empresas. Eso se puede lograr solamente simplificado y abaratando el costo de los trámites necesarios para la conformación de una compañía, además de crear y reforzar sistemas de préstamos bancarios a bajos intereses y facilidades de pago.

Todos, más que trabajadores, somos potenciales empleadores, sólo necesitamos nuestro ingenio, la preparación adecuada, iniciativa y muchas ganas. El Estado debe garantizar la seguridad necesaria para que todas las ideas productivas sean desarrolladas.

No espero que este deseo se me cumpla de la nada, me comprometo a esforzarme en construir con mi trabajo diario una Venezuela con más empleo.

Pido por la Honestidad. Gran parte de los males del país descansan sobre la mal llamada viveza criolla, esa percepción de que hacer trampa es bueno siempre y cuando nadie se entere. Sólo basémonos en algo que, con seguridad, todos queremos: que el país nos brinde iguales oportunidades a todos. Si las personas que tienen más acceso a esas oportunidades son corruptas, las personas de más abajo no tendrán acceso a esos programas, creándose un círculo de exclusión que hará cada vez más fuertes a los poderosos y más débiles a los otros.

La corrupción es un mal que acecha a la mayor parte de los venezolanos: ¿Quién no ha sobornado a un policía? ¿Quién no le ha pagado a un tramitador para sacar su cédula? ¿Quién no ha ignorado un semáforo? Los fu! ncionari os públicos corruptos dejarán de existir cuando los ciudadanos comunes dejen de necesitarlos. Los políticos corruptos desaparecerán cuando los ciudadanos no les permitamos robar. Pero sobre todo, la corrupción general, esa corrupción ciudadana, desaparecerá cuando reconozcamos que lo único que necesitamos para surgir es trabajar y esforzarnos; cualquier atajo es hacer trampa, es deshonesto, inmoral e inaceptable.

No espero que este deseo de tener un país basado en la honestidad se me cumpla de la nada, me comprometo a esforzarme en construir con mi trabajo diario una Venezuela más honesta.

Pido por el Desarrollo. Espero con tanta esperanza el día en que veamos que Venezuela cambia positivamente cada día, el día en que nos levantemos y agradezcamos un millón de veces vivir en este país, en el que veamos por la ventana o caminando por la calle notemos la mejora.

El desarrollo es eso, es tener cada día más empleo, mejor educación, mayor seguridad, mejor sistema sanitario, es tener una Venezuela de oportunidades donde todos por igual, ricos y pobres, tengamos las mismas posibilidades de superarnos y ser alguien.


Breves

Podemos marcar el cambio, no sólo deseemos un país mejor, construyámoslo

Pido por la Seguridad

Quiero tener unaVenezuela dondepodamossaliralacale sineltemoraserasaltados, comoenesaépocadondela gentenodebíaenjaularseen suscasasparasentirsesegura ydejabalaspuertasdesus hogaresabiertassinningún tipodetemor.

Quiero tener una Venezuela sin odios de ningún tipo, en la cual los más pobres no crean que quienes tienen un poco más son los culpables de sus carencias, sino que entiendan que con su esfuerzo pueden superarse y vivir cada día mejor.

Ojalá pronto podamos revisar los periódicos de los días lunes y hayan desaparecido esos números rojos tan preocupantes que nos hablan de las muertes violentas por asaltos y enfrentamientos violentos.

La paz de un país comienza con la paz de sus habitantes. Deseo un país con policías honestos.

No espero que este deseo se me cumpla de la nada, me comprometo a esforzarme en construir con mi trabajo diario una Venezuela más segura.

POR UN PAÍS PARA TODOS

Comencemos a crear ese país de desarrollo con nosotros mismos. Si nos esforzamos en cada día ser mejores, y lo hacemos todos diariamente, en suma, el país irá mejorando también junto con nosotros. No espero que este deseo se me cumpla de la nada, me comprometo a esforzarme en construir con mi trabajo diario una Venezuela más desarrollada. Si todos hacemos esta promesa, sin esperar que sea el Niño Jesús quien nos haga el milagrito, tengamos por seguro que esa Venezuela de la esperanza y la dignidad que tanto queremos, la tendremos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog