Chávez es venezolano gracias al general Páez

Por Venezuela Real - 30 de Diciembre, 2006, 9:58, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Pacífico Sánchez
El Impulso
Diciembre 2006


• El primer aporte de Páez fue lograr que los que salieron a pelear e integrarse al ejército de Colombia no lo hacían como llaneros sino como venezolanos.
• Chávez lo detesta porque siendo Páez un militar y habiendo llegar a ser respetado general por el mérito de su lanza y a lomo de caballo, prohijó el gobierno civil que se intentó dar en Venezuela en los primeros 17 años de la república.
• Además, se opuso a la reelección presidencial

 
Manuel Caballero, profesor universitario, historiador y analista, tiene una tesis en relación con el odio que manifiesta el presidente de la República, Hugo Chávez, hacia el general José Antonio Páez contra quien ha desatado toda serie de improperios y, además de calificarlo de traidor a Simón Bolívar, considera que sus restos no deben estar en el Panteón Nacional.

Todo el mundo conoce mi posición frente a la historia heroica, señala. Siempre he combatido lo que me parece una historia mítica y falsa. Dentro de esta corriente que yo he siempre he combatido se sitúa Chávez, que ignora en una forma escandalosa la historia, no ya para un presidente de la República sino para cualquier venezolano que haya pasado por un liceo.

"En primer lugar, el jefe del gobierno ignora lo positivo de Páez y es que él no es un sabanetero sino que es un venezolano, gracias a Páez", expuso. "Eso que dice él, de que Páez traicionó a Bolívar y separó a Venezuela de la Gran Colombia, no es así".

En este sentido señala que Páez formó a Venezuela desde antes de que ésta se separara de la Gran Colombia, porque él agarró a los llaneros que se definían muy localistas y decían: "yo soy de Achaguas", "yo soy apureño", por ejemplo, y los convirtió en venezolanos; es decir, ahí está la base de la creación de Venezuela como nación.

Porque lo que hizo Carlos III, que es el verdadero padre de la patria en los últimos 30 años de dominación española, fue una unión administrativa; pero quien la unió espiritualmente fue Páez.

"Cuando esta gente salió a pelear e integrarse en el ejército de Colombia no lo hacía como achagüeño, fernandino o calaboceño, sino como venezolano", prosiguió. "Ese es el primer aporte de Páez. Pero, el presidente de la República niega eso porque ignora la historia de Venezuela".

En segundo lugar, hay dos elementos: uno que podríamos llamar político-histórico del odio hacia Páez. Chávez lo detesta por el hecho de que siendo Páez un militar y habiendo llegado a ser respetado general por el mérito de su lanza y a lomo de caballo, haya prohijado de una forma u otra el gobierno civil que se intentó dar en Venezuela en los primeros 17 años de la república.

"Páez sale a combatir a Carujo cuando éste se alza contra Vargas", resalta. "El hecho de que un militar haya prohijado el gobierno civil no le gusta a Chávez; pero, además, dentro del mismo orden de ideas el hecho de que haya, si no ordenado, por lo menos tolerado, la no reelección inmediata del presidente de la República, tampoco le gusta al hoy presidente de la República".

Páez gobernó cuatro años y después le pasó la presidencia a Soublette, de quien se decía que era hechura suya, pero era un hombre que tenía sus méritos propios como prócer y como político.

La no reelección fue respetada durante casi 18 años hasta que acabó con ella José Tadeo Monagas en el 1857 cuando reforma la Constitución, única y exclusivamente para poder reelegirse. Durante cierto tiempo tuvo que poner a su hermano, pero quería ser él personalmente, porque a aquel comenzaron a abrírsele las agallas, comentó. Esa reforma duró dos o tres meses nada más, porque en marzo de 1858 ya estaba fuera del poder.

Caballero refiere que le formuló a Chávez, en un programa de televisión, una pregunta sobre la no reelección, tomando en consideración que El Libertador en el Discurso de Angostura dijo que no se podía permitir que alguien permaneciera demasiado tiempo en el poder, porque el hombre se acostumbraba a mandar y el pueblo a obedecer.

Sólo cuatro gobernantes en Venezuela han desoído esa advertencia de Bolívar: Monagas, Juan Vicente Gómez, Marcos Pérez Jiménez y Chávez.

Cuando le pregunté a Chávez cómo se sentía en semejante compañía, por supuesto, no me respondió, recuerda. Él lo único que hace es descalificar a quien lo interroga y a mi me llamó, creyendo insultarme, experto, lo cual, deduzco, su desconocimiento del idioma español es mucho más grande de lo que yo creía. Cree que llamar a alguien experto es insultarlo.

El otro elemento es que Páez fue un hombre muy valiente, muy difícil de rendirse y no era una persona de esconderse en un Museo Militar que, por lo demás, no existía, destacó. Páez se ponía al frente de sus llaneros, peleaba igual que ellos y no se escondía a esperar a que le trajeran la victoria.

La cuestión no es plantear que Bolívar haya sido bueno y Páez el malo, sino que se presentaron dos proyectos políticos: uno, que resultó inviable como era la Gran Colombia, precisamente porque El Libertador intentó acumular todo el poder en sus manos; pero, si hubiera dado posibilidad de dar poder local, que fue lo que sucedió en Estados Unidos, a lo mejor existiera todavía la Gran Colombia. En Cambio, Páez presentó un proyecto político que si era viable y el resultado fue que todavía podemos llamarnos venezolanos y no colombianos.

Bolívar jamás llegó a despreciar a Páez y se dio cuenta que no estaba frente a un subalterno, sino a un jefe real en Venezuela y en el famoso encuentro de ambos en Arichuna,  Bolívar lo valoró en su justa medida.

Jamás se le ocurrió a El Libertador pensar en hacer condenar a muerte a Páez por prohijar la división de la Gran Colombia, cosa que sí hizo con Santander.

De modo que ese odio tan imbécil de Chávez hacia Páez no tiene ningún basamento, afirmó

Disparates

Chávez ha dicho centenares de disparates, manifestó. El primero que le escuché fue el día de la toma de posesión cuando dijo, más o menos, que entre la presidencia y sus principios, se acogía a éstos últimos.

"Yo digo como aquel rey: París bien vale una misa", declaró, cuando precisamente el ejemplo del rey Enrique IV es todo lo contrario. El tipo deja de ser hugonote para convertirse a católico porque París vale una misa.

Es una cosa tan absolutamente distorsionada que después él nombra a Federico Brito nombra rector de una universidad medio pirata e inmediatamente aquel le pagó el rectorado con un doctoris honoris causa y Chávez repitió el mismo disparate en un discurso de orden, frente a alguien que se suponía era un historiador profesional.

Pero, hay algo mucho más grave todavía como es el hecho de que haya historiadores, incluso algunos formados en la Escuela de Historia de la UCV, que no se preocupen por hacerle entender lo errado que está, sino que traten de construir una historia para que se adapte a lo que dice el presidente. Cita entre ellos a Samuel Moncada, ministro de Educación Superior.

Sucede lo mismo con el caso de José Vicente Rangel, a quien Chávez insulta en público y él con su cara muy lavada acepta el insulto. ¿Qué tiene que hacer Rangel con el protocolo? , pregunta. Eso es tratarlo como un sirviente.

Se suponía que Rangel era un hombre más formado, ya que los otros son militares que están acostumbrados a obedecer y son generalmente, no todos, unos sargentones ignorantes como Chávez, enfatizó. Pero, hay algo más general que yo planteé en mi discurso de incorporación a la Academia de la Historia: la tentativa de abolir la historia.

No es una cosa original, aclaró. Goering  dijo cuando las tropas de Hitler invadieron a Francia: hay que borrar el año 1789 y Rosenberg, que era el teórico del hitlerismo, decía que toda la historia de un pueblo se resuelve con sus primeros mitos y el resto es un monstruoso accidente.

Porque en el primer mito estaba el destino de un pueblo, reiteró. El primer mito era Silfrido y el otro era Hitler; aquí, el primer mito es Bolívar y del otro lado, Chávez o por lo menos eso es lo que quiere ser.

Caballero sostiene que este es el gobierno más reaccionario que ha tenido Venezuela en toda su historia, porque todos los gobiernos buenos o malos, militares o civiles, siempre tenían la idea de avanzar hacia el siglo siguiente; es decir, estamos haciendo todo esto para que en el próximo siglo tengamos un país moderno; pero, este es el primer gobernante que está mirando hacia atrás y la prueba es que volteó el pescuezo del caballito del escudo.

Chávez está mirando hacia el siglo 19 y sus héroes son todos guerreros de ese siglo, señaló. Su primer héroe y así le dio el nombre a su comando de campaña es Maisanta. ¿Y quién es Maisanta? ¿Un luchador democrático como dice el calendario escolar? Comenzando, él era "mochista"; es decir, godo. Y en segundo, lugar, cuando mataron a El Mocho, él se dejó de tonterías políticas si es que eso se podía llamar política y se dedicó a lo único que sabía hacer: robar ganado. Y lo hacen preso por abigeato y muere en la cárcel por abigeato.

Uno de los últimos disparates de Chávez es haber dicho que Páez traicionó a El Libertador por orden del imperio. El único imperio que existía era el inglés y Bolívar estaba partiendo un confite con ese imperio. Aún más, al plantear los ingleses la idea de invadir a Portugal, Bolívar les dijo: si ustedes quieren tomar las colonias aquí en esta parte del continente, yo estoy dispuestos a ayudarlos con tropas colombianas para que tomen eso y se queden con ellas o dejan que sean independientes.

El imperialismo inglés ayudó muchísimo a El Libertador, reiteró. Ese es el otro problema como decía el general De Gaulle: Francia no tiene amigos, Francia sólo tiene intereses. Tanto Miranda como Bolívar buscaron ayuda en el enemigo de España.

Seguidamente se pregunta: ¿qué disparate es ese de que Páez traicionó a Bolívar con un imperio que no existía y que vino a existir casi un siglo después?

Socialismo

En cuanto al socialismo del siglo 21, Caballero sugiere preguntarle a Chávez una explicación, para ver el soberano enrede en que se mete.

En primer lugar, lo que significa ese planteamiento es que Chávez va a ser reelecto hasta que se muera o mejor dicho, hasta que Rosinés esté en edad de merecer nombrarla sucesora, porque no tiene un hijo varón.

En segundo lugar, lo del partido único, que viene a ser el totalitarismo.

Tengo ganas de escribir un artículo que se llame Chávez tiene razón, anunció. Él dijo: no se hagan ilusiones. ¿Ustedes creen que esos votos son de ustedes? Esos votos son de Chávez. Y es cierto.

Andrés Oppenheimer  en su libro Cuentos chinos tiene un capítulo dedicado a Venezuela en el cual califica al régimen de Chávez de narcisista leninista, porque todo gira alrededor del presidente, indicó. El autor dice que la mejor definición que le hayan dado de Chávez se la di yo.

En ese sentido, Caballero le confesó que Chávez no era comunista, ni cristiano, ni mahometano, ni budista, ni capitalista, ni neoliberal, sino todo eso, separado o junto, siempre que le garanticen hasta el 2031.

Ese es su único objetivo o lo que es lo mismo: es una cosa personal, recalca. Su idea es gobernar, con quien sea y con lo que sea. Se ha encontrado con un aliado formidable que es Bush, uno de los gobernantes más estúpidos que han tenido los Estados Unidos; sin embargo, el presidente estadounidense no ha cometido la estupidez que cometió Eisenhower y en general los norteamericanos con Fidel Castro, el de darle una bandera.

La situación históricamente aquí no es la misma que la de Cuba, porque ésta fue una colonia norteamericana y el odio hacia los Estados Unidos es comprensible, declaró. No ha habido nunca ese odio aquí, pero Chávez lo ha despertado por interés político y tener una bandera.

Él dijo una vez en Asia: "yo soy el segundo Castro", relató. Yo digo eso es verdad: pero, no Fidel, sino el segundo Cipriano Castro, quien buscó pelearse con todo el mundo afuera, para atraer el apoyo venezolano bajo la bandera nacionalista.

Pero, como decía Marx: los grandes errores históricos se repiten dos veces: uno como tragedia y el otro como farsa.

Lo de Chávez es una gran farsa, sentencia. Uno de los avances de lo que sería el socialismo del siglo 21 es el trueque, mucho antes de la aparición de la moneda. Yo no sé cómo diablos van a hacer los Diosdados, los Barretos, los Tarek, que andan en tremendas naves para cambiar topochos y caraotas por un ferrrari o cualquiera de los carros que a ellos les gustan.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog