Inflación y sobrevaluación son materias pendientes para el Gobierno

Por Venezuela Real - 2 de Enero, 2007, 9:54, Categoría: Economía

Entre los desequilibrios existentes destacan la sobrevaluación de la tasa de cambio, que convierte al dólar en un bien barato; la inflación estructural, desbocada por el exceso de liquidez, como resultado del gasto público, y la dependencia, más que nunca antes, de la renta petrolera, que conspira contra el proceso de diversificación económica, la generación de empleo productivo y en consecuencia nos mantiene en desventaja para combatir, eficazmente, la pobreza.

VÍCTOR SALMERÓN
EL UNIVERSAL
31 de diciembre de 2006

 Crecimiento esconde desequilibrios

Después de trece trimestres consecutivos de crecimiento, nadie duda que la economía venezolana ha entrado en una fase de expansión, no obstante, la pregunta de fondo es si están dadas las condiciones para que el viento a favor continúe de forma sostenida y se logre la materia pendiente: disminuir la dependencia del petróleo, abatir la pobreza y revertir la desigualdad.

Gastón Parra Luzardo, presidente del Banco Central, no tiene dudas y afirma en su informe de fin de año que "se mantiene el fortalecimiento del sector no petrolero de la economía (que crece 11,4% en 2006), al igual que el proceso de diversificación de la producción", y subraya el aumento del consumo, de la inversión, las remuneraciones y el descenso del desempleo.

¿La maquinaria está a tono? Analistas albergan dudas. José Guerra, quien se desempeñó como gerente de investigaciones económicas del Banco Central, explica que "ciertamente hay crecimiento, pero no es diversificado. Si observamos las cifras oficiales vemos que está afianzado en los sectores no transables de la economía como el financiero, construcción, comunicaciones, comercio y servicios comunitarios, que básicamente es gasto del Gobierno".

Inmediatamente añade que este crecimiento asimétrico, donde la banca se expande 37% y la construcción 29,5%, mientras que la industria, pieza clave para disminuir la dependencia petrolera, sólo lo hace en 10%, es un reflejo del desajuste del tipo de cambio.

Desde febrero de 2005, la administración de Hugo Chávez mantiene estático el valor del dólar en 2.150 bolívares, con lo que la moneda estadounidense comienza ser percibida en el mercado como un artículo barato que impulsa las importaciones hasta niveles récord en los últimos nueve años.

Y es que mientras la inflación en Venezuela es de las más elevadas del mundo y se ubicará este año entre 16 y 17%, en Estados Unidos y Colombia, dos de sus principales socios comerciales, registra un avance menor a 5% lo que se traduce en que los empresarios de estos países tienen menos incremento de sus costos y pueden colocar productos en Caracas a un precio inferior al de la industria nacional.

El propio presidente del Banco Central admite este desequilibrio en su informe, al hablar del "abaratamiento relativo de los bienes de procedencia importada en contraste con los bienes domésticos".

Otro aspecto a tomar en cuenta es la caída de las exportaciones no petroleras en 8%. Si bien el presidente del Banco Central se limita a explicar que "esta leve reducción podría relacionarse con la reorientación de la producción nacional de algunos productos básicos hacia el abastecimiento del mercado interno, José Guerra destaca que es una señal de que "tu capacidad de producción es muy limitada".

"Mientras el resto de los países está volcado hacia el mercado externo con el crecimiento de China e India aquí se pierde mercado, por el problema del tipo de cambio. Además de que la inversión no es alta, el BCV no desglosa cuánto de ese crecimiento de 31,5% en 2006 es público y cuánto es privado", dice José Guerra.

Muy líquido

Paradójicamente el dinero se ha convertido en un problema para la economía venezolana. Cada semana la administración de Hugo Chávez recibe una lluvia de petrodólares que cambia a bolívares en el Banco Central e inyecta a través de innumerables planes de gasto.

El inconveniente es que más bolívares tras la misma cantidad de productos, se traduce en mayores precios, de tal forma, que para evitar que el globo de la inflación definitivamente se salga de las manos, el Banco Central retira recursos de la economía al costo de debilitar su situación financiera.

Para absorber dinero de la economía, el Central le cancela a los bancos intereses de 10% por depósitos a 28 días y al cierre de septiembre tiene contenida una masa de 35,3 billones de bolívares, que equivalen a 16 mil millones de dólares al tipo de cambio oficial.

El resultado es que el pago de los intereses se ha elevado a un nivel tal que erosiona las cuentas del Banco Central, al punto que en julio y agosto el instituto perdió 102 mil millones de bolívares, para luego recuperarse en septiembre con una ganancia de 17 mil millones.

¿Qué ofrece el próximo año? Gracias a los elevados precios del petróleo, el Gobierno anuncia un presupuesto inicial de 115 billones de bolívares, lo que representa un aumento en términos nominales de 32% respecto a 2006 e indica que la inyección de dinero va a continuar a ritmo acelerado.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog