La banca baja a la base de la pirámide

Por Venezuela Real - 2 de Enero, 2007, 12:10, Categoría: Economía

El proceso de bancarización, es decir, ampliar el espectro de personas que utilizan las instituciones financieras, cuenta con el gran obstáculo de los ingresos en nuestro país. Un alto porcentaje de la población económicamente, activa vive todavía del salario mínimo y la clase media ha visto desaparecer el excedente, que le permitía ahorrar en el pasado.

VÍCTOR SALMERÓN
EL UNIVERSAL
02 de enero de 2007

En 2006 la población bancarizada aumentó de 35% a 40% según Softline Consultores

Durante años los banqueros venezolanos optaron por dejar a un lado el mercado de las zonas populares. La ausencia de garantías, el temor a prestarles a empresas de poco tamaño y el recelo hacia la economía informal, pudo más que el hecho de excluir del servicio financiero al grueso de la población.

La buena noticia es que esta falla, aunque lentamente, comienza a superarse. Tomando como punto de partida las cifras de Datanálisis, Softline Consultores afirma que al cierre de 2006 el 40% de los venezolanos tiene acceso al servicio bancario, mientras que en 2005 esta proporción no superaba 35%.

Después de que la administración de Hugo Chávez obligara a los banqueros a dirigir 3% de la torta crediticia a la microempresa, y que el descenso de las tasas de interés no dejase otro camino que aumentar el volumen de la clientela, se hizo evidente la necesidad de atender a sectores medios y bajos.

El resultado es que la gran banca pone en marcha estrategias para penetrar este nicho de mercado, a la par de que aumenta el número de pequeñas organizaciones enfocadas exclusivamente al microcrédito.

"La banca venezolana ha hecho grandes avances en este proceso. Al cierre de noviembre los microcréditos suman 2,5 billones de bolívares y representan 5,45% del total de préstamos, superando el porcentaje obligatorio de 3%", dice el analista financiero José Grasso.

Las ventajas de aumentar el tamaño de la población con acceso al servicio financiero son claras. Está demostrado que es una forma efectiva para incrementar la masa de ahorros disponible hacia la inversión productiva, estimular la demanda y reducir el costo de las operaciones bancarias.

Por el contrario, la exclusión dificulta la repartición equitativa del ingreso, el descenso de la pobreza y alienta la usura.

Mientras que aquellos que tienen acceso al crédito cuentan con una tasa de interés máxima de 28%, los usureros que operan en los barrios exigen intereses de hasta 250% e incurren en prácticas abusivas.

Una baja bancarización es señal de subdesarrollo. Mientras que en el Primer Mundo nueve de cada diez familias tienen acceso al servicio financiero, en Latinoamérica el promedio es de tan solo tres.

De acuerdo con las estimaciones de Softline Consultores, dado que la reforma a la Ley de Bancos aumentará de 3% a entre 5 y 10% la porción de préstamos que obligatoriamente deberá dirigirse al microcrédito, y al interés que ha despertado esta opción de negocios, es previsible que a finales de 2007 la mitad de la población venezolana esté bancarizada.

Al enumerar las barreras que impiden un aumento más acelerado de la bancarización, José Grasso destaca: " el reducido ingreso de la clientela, quienes ganan salario mínimo no pueden cubrir el costo de la cesta básica, entonces mucho menos pueden cumplir con el pago de un crédito; a esto se añaden la informalidad del sector, la necesidad de una mejora del sistema judicial para lograr rapidez en la solución de casos y ausencia de agencias bancarias en zonas rurales".

La regulación de las tasas de interés podría ser perjudicial. La práctica internacional señala que el préstamo a la microempresa es sumamente costoso, requiere entrenamiento de personal y medición de riesgo mucho más trabajosa, por lo que los intereses suelen ser altos, pero muy lejanos a los que usualmente los pobres cancelan a los usureros.

El Banco Central de Venezuela colocó un techo de 28% a todas las tasas de interés, lo que a la larga podría desestimular la entrada de nuevas organizaciones al mercado del microcrédito o propiciar la evasión de la regulación.

El cobro de elevadas comisiones ha permitido amortiguar este efecto, pero el Banco Central también inició un proceso de control de estos cargos, aunque hasta el momento se ha enfocado en servicios distintos al microfinanciero.

"La población no bancarizada en general y las micro y pequeñas empresas requieren de productos y servicios a precios competitivos y diseñados para cubrir sus necesidades", subraya José Grasso.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog